Lo que Jesús Hermida enseñó a los emprendedores

El comunicador tuvo que hacer frente a muchos obstáculos para alcanzar el éxito en el mundo del periodismo, tal y como le ocurre a un sinfín de emprendedores y autónomos en su día a día profesional.

Lo que Jesús Hermida enseñó a los emprendedores

El pasado lunes fallecía uno de los mejores comunicadores que tuvo este país, Jesús Hermida. Para alcanzar la fama tuvo que hacer frente a unos cuantos obstáculos. En su momento lo más fácil hubiese sido rendirse, pero gracias a la perseverancia y a la lucha consiguió convertirse en todo un referente del periodismo. Dejó grandes frases y momentos para el recuerdo que, sin lugar a dudas, deberían tener en cuenta los emprendedores.

Después de un periplo por Estados Unidos regresó a España. "Traje doce proyectos y todos me los tiraron a la papelera. Se que me quisieron hacer la vida imposible. Es más, un alto directivo dijo algo así como 'de ese me encargo yo", señaló Hermida en su momento. Estuvo un año apartado del mundo de la comunicación, pero en lugar de rendirse siguió creyendo en aquellos proyectos por los que había apostado. Y es que la perseverancia es una de las características que debe tener todo buen emprendedor. Tuvo que hacer frente al rechazo inicial y luchó hasta hacerse con un hueco en la televisión nacional.

Hubo otra frase de Jesús Hermida que cuenta con mucho sentido si la vinculamos al emprendimiento. "A nadie le importan tus sentimientos, al no ser que los comparta", dijo. Para que los proyectos e ideas de cualquier emprendedor alcancen el éxito es preciso que busque la empatía de los demás y para ello debería cubrir una necesidad. El comunicador tenía mucha facilidad para que los espectadores se engancharan a su programa, y es que en las presentaciones realizaba una explicación detallada de los acontecimientos para que todo el mundo entendiera el tema sobre el que se iba a hablar.

"Aquí la televisión se creó política y, como consecuencia de ello, ha tenido un desprecio infínito al espectador, que no cuenta. Entre otras cosas, porque en este país durante muchos años el espectador no ha tenido voz, como no ha tenido voto", declaraba hace años Hermida. Su estancia en Estados Unidos le abrió los ojos y le convirtió en un visionario. El emprendedor puede encontrar aquí una solución a sus problemas, que es escuchar y pensar siempre en el cliente, que al final es el que le ayudará a mantener el negocio.

La primera experiencia del comunicador en TVE se remonta a 1966. Al parecer no quedó satisfecho del todo y dijo que era "una mierda". El paso del tiempo le permitió corregir unos cuantos defectos y moldear sus programas, adaptándolos a las necesidades del público. En este sentido, los emprendedores deben ser capaces de ser flexibles y anticiparse a los cambios. Y es que estos para triunfar en el mundo de los negocios necesitan ser más rápidos que sus competidores. La diferencia entre los buenos y los malos radica en la capacidad de vislumbrar el futuro antes que nadie.

Normas
Entra en El País para participar