Las sociedades tributarán al 20% y se eliminan los beneficios fiscales

La receta de Ciudadanos: IRPF más bajo y complemento salarial

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y el economista Luis Garicano, durante la presentacion del tercer eje de su programa economico.
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y el economista Luis Garicano, durante la presentacion del tercer eje de su programa economico.

Unos tipos de IRPF más bajos; eliminación de deducciones, sustituidas por un complemento salarial; dos tipos de IVA, al 18% y al 7%, con la supresión del superreducido al 4%; y un impuesto de sociedades en el 20%, acompañado por la desaparición de los beneficios fiscales. Este es el corazón de la reforma para un nuevo sistema fiscal, tercera parte del plan de Ciudadanos, que ha presentado este martes el responsable del programa económico de la formación, Luis Garicano, en un acto en el que han partecipado también el presidente, Albert Rivera, y el exsecretario general de la Organización de Inspectores de Hacienda, Francisco de la Torre.

El planteamiento con respecto al impuesto sobre la renta de las personas físicas prevé la eliminación de las reducciones por rendimientos del trabajo –2.000 euros con carácter general–, mientras se dejarían intactos los mínimos personales y familiares. El IRPF se reestructuraría en torno a tres tramos: el 18% para la parte de la renta hasta 22.500 euros, el 28% para el tramo entre 22.500 y 75.000, y el 42% para el segmento que excede este monto.

  • Clase media trabajadora: Albert Rivera dijo que debe “protagonizar un nuevo milagro español” y que se le va a favorecer, “porque no tiene cuentas en el extranjero, ni paraísos fiscales, ni dinero en SICAV ficticias”.
  • Adversarios: el presidente de Ciudadanos criticó que Cospedal haya dicho que la formación naranja hace sus programas con hojas de cálculo. “No queremos prometer, como otros, para fallar el primer día”, agregó.
  • Pueden estar satisfechos: “los ciudadanos medios que trabajan y quieren bienestar, los que se han quedado en la cuneta y los empresarios que no quieren hacer virguerías”, dijo.

“Esta propuesta supone una disminución de la recaudación por IRPF de 4.350 millones de euros respecto a la situación prevista para 2016”, concede Ciudadanos en un documento difundido el martes. Sin embargo, en este cálculo no entran las consecuencias positivas que tendría la introducción de otra medida estrella de la formación naranja, el complemento salarial anual, que generaría un derecho de cobro del que “se beneficiarían las rentas más bajas”, aquellas de hasta 28.000 euros anuales.

Se trata de un mecanismo que prevé distintos tramos, según el nivel de la renta y la situación familiar. Por ejemplo, un trabajador soltero y sin hijos con una renta de hasta 9.000 euros al año recibiría un complemento equivalente al 27,8% de este monto. Si la renta de este mismo trabajador fuera de entre 9.000 y 11.000 euros, tendría derecho a 2.500 euros. El último tramo para este caso, el de una renta de entre 11.000 y 16.000 euros, prevé un complemento del 50% de la diferencia entre la renta y el máximo del tramo.

Para los pensionistas con rentas bajas, Ciudadanos introduciría una deducción de hasta 500 euros en la cuota estatal y asegura que ninguno de ellos “tributará más que con el sistema actual, bajo ninguna circunstancia”. Asimismo, “ningún asalariado se enfrentará con un incremento de impuestos directos”. La formación naranja hace hincapié, además, en el efecto combinado de la bajada de tipos y del complemento salarial, que se traduciría en un aumento de los ingresos de los contribuyentes, sobre todo de aquellos “en situaciones más precarias”.

El coste de esta reforma, según los cálculos de la formación naranja, sería de 12.592 millones de euros, una cifra que se reduciría a 7.732 millones, por el efecto sobre la renta declarada del cambio en los tipos marginales de IRPF. Este coste se pagaría “íntegramente a través de la eliminación de deducciones en sociedades, la simplificación de la administración y una decidida inversión en la lucha contra el fraude”, otras de las medidas presentadas ayer en el madrileño Teatro Goya.

En el al Impuesto sobre Sociedades, Ciudadanos destaca su voluntad de implementar un tipo único, del 20%. “Los tipos reducidos para pymes desincentivan el crecimiento empresarial”, reza el documento presentado por el partido de Rivera.

La formación naranja se ha mostrado decidida también a “eliminar absolutamente la deducibilidad de los gastos financieros en la medida que financien activos que generen ingresos exentos”. Poco a poco, ha prometido, se avanzaría también hacia la supresión “total” de la deducción de intereses de la deuda por encima de un millón de euros. La reforma de este impuesto generaría una recaudación adicional de 4.534 millones de euros, alcanzando el 2,5% del PIB (en 2012 fue el 2%), según Ciudadanos.

Como anticipó el martes este periódico, la formación naranja reformaría también el IVA, al introducir solo dos tipos, al 18% y al 7%. De esta forma, sobre todos los productos básicos que hoy tributan al 4% pesaría un gravamen casi doble con respecto al actual.

Límites al impuesto de sucesión y al gasto público

Uno de los objetivos de la reforma fiscal de Ciudadanos es que “en ninguna región la clase media tenga que pagar impuestos de sucesiones”, según el documento que ha acompañado la presentación de este martes. Esto pasa por la exención de la primera vivienda, de la empresa familiar y de un millón de euros por hijo, por lo que las herencias por debajo de esa cuantía no tengan que tributar. Por encima, la formación naranja propone armonizar esta imposición, al fijar una horquilla de entre el 4% y el 10% para el margen reservado a las comunidades autónomas.

Ciudadanos promete también controlar el gasto público a través de la supresión de las diputaciones provinciales, la fusión de los ayuntamientos en administraciones de mayor tamaño, la descentralización, y la unión de administración de la Seguridad Social y de Hacienda, entre otras medidas. Esta racionalización debería producir un ahorro del 0,5% del PIB, es decir, 5.000 millones de euros, según el partido de Rivera.

Otra de las reformas que Ciudadanos avanza es la del régimen de módulos o estimación objetiva, para luchar contra “la proliferación de la emisión y deducción de facturas falsas”. Este sistema se mantendría solo para las empresas cuyos clientes principales sean consumidores finales, con el objetivo de evitar la emisión de facturas por las que ellos no tienen que pagar y que suponen gasto deducible e IVA soportado para las empresas que las reciben.

Con el fin de regular el precio de los hidrocarburos, Ciudadanos afirma que “obligará” a los operadores a vender a compañías extranjeras parte de su red e introducirá “elevadas multas por prácticas anticompetitivas”. Una vez reducido por esta vía los márgenes y los precios, la formación naranja aprobaría “una fiscalidad más progresiva sobre los hidrocarburos”.

Normas