Editorial

Un firme cambio de tendencia

El mes de marzo se ha saldado en términos de empleo con un ritmo de crecimiento notable, muy similar al que España vivía antes de la crisis. Durante el tercer mes del año se crearon 160.570 puestos de trabajo, lo que supone un aumento del 3,29% anual en nuevos afiliados a la Seguridad Social. La antesala de la Semana Santa, la cercanía de las elecciones municipales y autonómicas –que tradicionalmente eleva las contrataciones por parte de los organismos públicos– y el buen comportamiento del sector de la construcción son los tres grandes factores que explican que el empleo en España haya recuperado la intensidad de crecimiento que tenía en marzo de 2007. Todas las comunidades autónomas registraron en este tercer mes de 2015 repuntes en el número de cotizantes y solo en dos provincias –Castellón y Jaén– se destruyeron puestos de trabajo. Una vez corregido el efecto calendario, el mercado refleja un escenario que suma ya 20 meses consecutivos con incrementos en términos de afiliación. A ello hay que añadir que la cifra de parados registrados se sitúa de nuevo por debajo de los 4,5 millones.

Los buenos datos de marzo –en línea con lo adelantado en los últimos días desde el Gobierno– confirman el cambio de tendencia que vive el mercado laboral en España. Se trata de la consecuencia lógica de una economía que ha dejado atrás un largo y duro invierno y que es nuevamente capaz de generar puestos de trabajo en lugar de destruirlos. A ese proceso ha contribuido de forma fundamental una reforma laboral que ha dotado al mercado de herramientas lo suficientemente flexibles como para animar a las empresas a contratar.

Las características de los nuevos empleos no son todavía las óptimas, como demuestra el hecho de que nueve de cada diez contratos cerrados en marzo son de carácter temporal. Sin embargo, los contratos fijos crecieron un 20% en ese mes y un 27% en el año frente a un avance menor –del 17%– en los temporales, una tendencia que debería consolidarse a medida que las empresas perciban el afianzamiento de la mejora económica. A la espera de ese proceso, existen todavía asignaturas que acometer. Una de ellas es la firma del acuerdo de negociación colectiva por parte de patronal y sindicatos, que incluye recomendaciones salariales previsiblemente para este año y el próximo. La moderación salarial ha supuesto un factor determinante en la recuperación del empleo en España, por lo que los incrementos acordados en este capítulo deberían establecerse con realismo y sentido de la responsabilidad. No en vano son todavía muchas las empresas que registran pérdidas –especialmente las pequeñas– y que deben adaptar sus respectivas políticas laborales a un horizonte de mejora que aún tienen que consolidar.

Normas