Bruselas ve insuficiente su plan de reformas

Grecia avisa: se quedará sin liquidez el jueves

El ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis.
El ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis. REUTERS

El pulso que mantiene el nuevo Ejecutivo heleno de Alexis Tsipras con los acreedores institucionales del país que conformaban la troika ha llegado a un punto crítico. Mientras las reformas propuestas por el primero como contrapartida a recuperar financiación no resultan suficientes a juicio de la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE), Grecia ha advertido que en la situación de asfixia actual se quedará sin liquidez el próximo jueves día 9 de abril, informa Reuters.

Ese día el Gobierno deberá elegir entre afrontar el pago de 450 millones de euros al FMI o abonar salarios y pensiones. Y el Ejecutivo apuesta por la segunda opción, avanzó el miércoles el ministro del Interior Nikos Voutsis.

Para evitar esta disyuntiva, o la dolorosa sequía posterior, el Gobierno de Tsipras ha reclamado a sus socios que desbloqueen la financiación mientras se llega a un acuerdo, dado que si no el plan de financiación llegará a una Grecia “post mortem”.

Los acreedores, por su parte, se mantienen firmes en sus posiciones y argumentan que el dinero volverá a fluir, desbloqueando inmediatamente 7.200 millones de euros del último rescate, si Tsipras cumple con el pacto alcanzado entre la troika y el Gobierno heleno anterior. Un catálogo de recortes que el nuevo Ejecutivo no está dispuesto a adoptar, sin embargo, dado que choca frontalmente con buena parte de las premisas del programa electoral que llevó al poder a Syriza el pasado enero.

En su lugar, Grecia ha presentado esta semana a sus acreedores un plan alternativo de reformas en el que descarta buena parte de las medidas que se le solicitaban, como rebajar las pensiones, y apuesta en su lugar por recaudar hasta 6.000 millones de euros en el año luchando contra la economía sumergida, el fraude fiscal o las posiciones bancarias en paraísos fiscales, informa el periódico británico Financial Times. Se trata de un documento de 26 páginas que la Comisión Europea ni siquiera considera una propuesta en firme. “No se ha concluido ninguna lista. Las listas evolucionan mientras que las negociaciones continúan”, matizaba el jueves la portavoz comunitaria Annika Breidhardt. De hecho, los socios comunitarios descartan convocar un Eurogrupo para la próxima semana que aborde una solución urgente.

Aunque sí se prevén más contactos para tratar de desbloquear esta situación, incluyendo nuevas conversaciones la próxima semana en la que Atenas aspira a lograr un pacto, desde Bruselas asumen que el estrecho margen de negociación, y la agenda de encuentros del G20 y el FMI harán imposible alcanzar el consenso antes de la próxima reunión de los ministros de Finanzas de la zona euro en Riga, que no tendrá lugar hasta el 24 de abril. Una fecha que se antoja excesivamente lejana para un país que se declara incapaz de “llegar más allá del 9 de abril”.

Normas