Los efectos de la depreciación de la moneda única

Ofensiva comercial en EE UU para aprovechar la caída del euro

Ofensiva comercial en EE UU para aprovechar la caída del euro Ampliar foto

En los últimos doce meses, el euro se ha depreciado un 21,1% con respecto al dólar (su cotización ha pasado de 1,3839 a 1,092 dólares por euro) y todas las previsiones, tanto de analistas nacionales como internacionales, apuntan a que ese proceso de abaratamiento podría tener continuidad a lo largo de este año e incluso se podría llegar a bajar de la paridad con el dólar. No obstante, el consenso de los expertos apunta a que el cambio medio se situaría en torno a 1,10 o 1,15 dólares, lejos, sin embargo, del 1,4 alcanzado a principios de año.

Un euro barato eleva el atractivo de España para recibir inversiones y turistas extranjeros de países de fuera de la zona de la moneda única. Un factor que ha sido aprovechado especialmente por EE UU, que se ha convertido en un socio comercial estratégico para España en tres frentes: inversiones, turismo y exportaciones.

En 2014, EE UU recuperó la primera posición de los países que más invierten en España, con 3.516 millones, un 19,9% del total, con un crecimiento anual del 108,2%. A lo largo del pasado ejercicio se cerraron operaciones de gran relevancia, como la entrada de la multinacional de la distribución Costco en Sevilla, la de la tecnológica UST Global o algunos incrementos de producción decididos por General Motors en Figueruelas (Zaragoza) o Almussafes (Valencia). Todo ello ha llevado al Ejecutivo español a concentrar su estrategia comercial en EE UU.

Récord de exportaciones

Buena prueba de ello es el despliegue sin precedentes dispuesto dentro del programa de actividades previsto por el ICEX en EE UU. En concreto, contará con pabellones oficiales en un total de ocho ferias, tendrá un Espacio España en otras nueve ferias y realizará una participación agrupada (junto a otros países) en otros 28 eventos. El trabajo conjunto con los empresarios también será importante, como demuestran las ocho misiones directas que se realizarán en Estados Unidos, centradas en alimentación, biotecnología y moda, y las 13 misiones inversas de futuros inversores americanos, interesados en conocer los avances de las empresas españolas en sectores como el del calzado, la máquina-herramienta o el agrícola, el energético, los servicios audiovisuales o la arquitectura. Todo ello supervisado desde las seis oficinas comerciales (Chicago, Los Ángeles, Miami, Nueva York, Puerto Rico y Washington) que tiene el Ejecutivo de España, a la que presumiblemente se unirá la de Houston, donde presumiblemente se producirá la próxima apertura. Un ejemplo es el sector cerámico, en el que España contará en la feria de Coverings, la más importante del mundo (del 14 al 17 de abril), con una superficie de 2.800 metros cuadrados y la participación de 76 empresas españolas (+24,5%).

La ofensiva también se va a concentrar en el ámbito del turismo, como demuestra el hecho de que en la reorganización de las oficinas de turismo, EE UU haya sido uno de los escasos destinos que ha quedado al margen de los cierres y fusiones. De hecho, la red exterior cuenta con un total de 33 delegaciones, de las que cuatro están localizadas en EE UU (Chicago, Los Ángeles, Miami y Nueva York). En paralelo a la depreciación del euro, la llegada de visitantes estadounidenses ha crecido con fuerza. Durante 2014, se incrementó un 2% y en los dos primeros meses de 2015 lo ha hecho ya a una significativa tasa del 18,7%.

La principal ventaja que aporta el turista estadounidense es su elevado poder adquisitivo, lo que le convierte en un objetivo muy codiciado por los destinos españoles más visitados. El viajero medio que acude a España gasta 971 euros en su estancia y 110 euros al día, mientras que aquél que procede de EE UU llega a gastar durante su estancia un promedio 2.338 euros y 182 euros cada día. Las primeras previsiones del sector apuntan a que la entrada de turistas crecerá un 6,1% y las pernoctaciones un 7% en el primer cuatrimestre.

El abaratamiento del euro también ha servido para que las exportaciones de bienes crecieran con fuerza. En concreto tocaron un máximo histórico, superando los 10.600 millones, con un alza del 22,6% anual. De hecho, es la primera vez en la historia en la que España vende más de lo que compra a EE UU, consolidando a este país como el sexto comprador de mercancías de España.

Los beneficios del futuro Tratado de Libre Comercio

Las delegaciones de la Comisión Europea y de EE UU tratan de desencallar las negociaciones del Tratado de Libre Comercio entre ambas regiones con el fin de abrir un mercado de oportunidades para las empresas españolas, en especial las pequeñas y medianas, que ahora se encuentran en una situación de desventaja competitiva.

Así lo recordó la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, durante una conferencia que pronunció recientemente en Madrid. En ella detalló, por ejemplo, que los fabricantes de calzado de Alicante tienen que hacer frente a un arancel del 35% para vender sus productos en EE UU, porcentaje que baja al 15% en el caso de los productores de alcachofa.

“Se encuentran en desventaja con sus competidores de América Central, que ahora no pagan arancel desde el acuerdo de libre comercio entre Centroamérica y Estados Unidos”, apuntó.

Además de derribar barreras arancelarias, también servirá para acabar con obstáculos no arancelarios, como la cláusula Buy American (compre americano), que obliga a miles de centros públicos a comprar productos fabricados en EEUU, pese a que en muchos casos son más caros.

Malmström puso como ejemplo a las firmas de mobiliario de oficina, “que no pueden vender mesas o sillas a los colegios públicos o a las universidades públicas”.

Entre los grandes beneficiados del tratado, que no entrará en vigor hasta 2017, se encuentran las empresas de automoción, las más exportadoras de España (las ventas a EE UUcrecieron un 72,3% en 2014) ya que dejarían de pagar aranceles por vender vehículos y piezas y además se produciría una homogeneización de reglas de seguridad y estándares para fabricar vehículos.

Normas
Entra en El País para participar