Editorial

El cliente es el primer objetivo

En las negociaciones entre sindicatos y entidades para los nuevos convenios colectivos de banca, ahorro y cooperativas de crédito, que afectan a un cuarto de millón de trabajadores y que buscan acuerdos para los próximos cuatro años, se manifiestan notables diferencias. Es natural que surjan estas, y más en el nuevo ecosistema en que vive el sector después de un ajuste tan importante como para concentrar el número de marcas en la mitad. Por lo pronto, una de estas discrepancias destaca claramente sobre las demás. Se trata de los horarios, ese melón siempre abierto en el campo de los servicios que se manifiesta como eterna asignatura pendiente y nunca aprobada tanto en el comercio como en la banca. Está claro que tras la larga crisis el escenario ha cambiado. Las nuevas ideas sobrevuelan y algunas asociaciones empresariales van más allá que otras. Sin embargo, existe una idea generalizada que se alinea definitivamente con la importancia que las empresas deben dar a sus clientes, tanto en términos comerciales como de servicio diferenciado frente a la competencia. Algunos en el sector financiero ya han entendido esto y, lo más importante, quieren avanzar en el área del servicio comercial. Bankia, en concreto, tiene planes rompedores que pueden marcar el camino. Acertará si pone el servicio al cliente como primer objetivo.

Normas
Entra en El País para participar