Negocia la compra de TSB

Un 30% del balance de Sabadell, fuera de España

Imagen de una sucursal de Lloyds TSB.
Imagen de una sucursal de Lloyds TSB.

Parece cada día más claro que Banco Sabadell se ha convertido en el sucesor de Banco Santander en su afán de compras internacionales. Su presidente, Josep Oliu, nunca ha ocultado la intención del grupo de crecer con compras. Y así lo está haciendo. Se ha convertido en el banco más agresivo en crecer de forma inorgánica en España en los últimos 15 años, pero ahora parece que también fuera de las fronteras nacionales.

Las negociaciones anunciadas para la compra del británico TSB demuestran que Sabadell quiere ser un banco internacional y operar en México, donde ya cuenta con una sociedad financiera y está pendiente de que le autoricen la licencia bancaria, EE UU y ahora en Europa, con la compra de TSB en Reino Unido, donde contará (de cuajar finalmente la operación) con 631 oficinas y le aportará 4,6 millones de clientes. Quiere ser uno de los grandes de la banca internacional, y si sigue la senda emprendida en España en los años 90 puede que lo consiga en pocos años. No hay que olvidar que Sabadell ha duplicado su tamaño en plena crisis financiera.

La compra de TSB le permite crecer unos 30.000 millones más en activos, lo que reafirma su quinta posición detrás de Bankia en España, pero se distancia del Banco Popular. Se da la coincidencia de que el banco que preside Ángel Ron negociaba la compra de las filiales de consumo en Latinoamérica de Citi, pero el martes la entidad dio por rotas las conversaciones.

Oliu ha reiterado en varias ocasiones, la última el miércoles, que uno de los objetivos fijados en el plan estratégico del banco a tres años (2014 a 2016) era reducir el peso de España en el balance del grupo en un 30%. Y con esta operación no solo lo reduce, sino que adelanta el objetivo en un año. Ahora el peso internacional en el balance es solo del 8%, que con la compra de TSB pasa al 30% aproximadamente.

En la presentación de resultados anuales del banco, celebrada en enero, el banquero fue menos preciso y jugó al despiste ya que casi pasó de puntillas por la expansión internacional del banco, y cuando lo hizo dio la sensación de que primero había que recuperar fuelle en España. Un juego de despiste típico de los banqueros.

Los lazos con TSB parten ya de hace dos años cuando Sabadell adquirió en España Lloyds, un pequeño banco de 28 oficias que iba perdiendo fuelle en el país tras la crisis financiera de Reino Unido y de España.

Esa operación, cerrada en abril de 2013, permitió a Sabadell estrechar lazos con el banco británico dueño de TSB, que entró en el capital de la entidad española con una participación estratégica del 1,8%, que mantiene e incluso podría subirla considerablemente en los próximos años al 5%. La posición de Lloyds en el capital de Sabadell es estratégica, según acordaron ambos bancos en 2013. Ahora el fruto de esa operación ha hecho posible que Sabadell vaya, como ya lo ha hecho Santander, a la conquista del mercado británico.

La experiencia en el mercado de pymes de Sabadell ha sido también clave en esta operación, lo mismo que el pacto de reciprocidad en la atención de clientes de ambos bancos en sus respectivos países aprobado en abril de 2013 como parte también del acuerdo antes mencionado.

Sabadell inició su expansión internacional en 1978 con la apertura de su primera oficina en Londres. Puede que el conocimiento del mercado británico influyó para que en 1996 adquiriese en España Natwest, ahora transformado en la marca SabadellSolbank. En 1987 abrió otra en París. Fue el primer banco español en abrir una oficina en Turquía, concretamente en Estambul. En 2013 aterrizó en Polonia.

Sabadell tiene el 5% del portugués Millenium BCP y el 51% de Banc Sabadell d’Andorra. Hace 25 años que entró en el mercado estadounidense para en 2007 adquirir Transatlantic y poco más tarde Mellon United National.

Sabadell cuenta con 270.000 clientes europeos, de los que el 48% son británicos.

Normas