Breakingviews

Detrás de los bancos centrales

Antes se decía que los mercados de valores predijeron nueve de las últimas cinco recesiones. Hoy en día son los bancos centrales en lugar de los fundamentos económicos los que tienen a los inversores de capital en ascuas.

Está lejos de ser una derrota, pero el estado de ánimo se ha oscurecido ligeramente en los últimos días. El S&P perdió un 3,5% del 2 al 10 de marzo, mientras que el índice de volatilidad VIX subió un 28%. Mientras tanto, las acciones asiáticas de fuera de Japón han bajado un 3,1% en términos de dólares, según muestra el índice MSCI. Sin embargo el europeo Stoxx 600 perdió solo un 0,4% en el mismo período.

Todo depende de la política monetaria. La perspectiva de una subida de tipos en la Reserva Federal de Estados Unidos ha deteriorado el estado de ánimo nacional. El alza del dólar empuja hace caer los beneficios extranjeros.

La perspectiva de que la Fed suba los tipos de interés ha deteriorado el estado de ánimo nacional

Mientras tanto, el crecimiento económico de Asia se está desacelerando, pero eso probablemente es menos importante para los mercados bursátiles de la región que la subida real de la moneda de Estados Unidos y la subida que se espera en los tipos de interés del país norteamericano. Estos llevan a los inversores estadounidenses a adoptar una visión más pesimista de las bolsas asiáticas.

Por el contrario, las noticias económicas en Japón ha sido decepcionantes, pero su banco central está inundando los mercados con dinero. El índice Nikkei 225 ha subido un 7% este 2015.

Algo parecido a lo que ha sucedido en la zona euro. Aquí la anticipación, y ahora la realidad, de la liquidez y la debilidad de la moneda logradas gracias a la expansión cuantitativa del Banco Central Europeo están detrás de gran parte de subida del 15% en el índice Stoxx 600 en 2015.

El optimismo en los mercados ha llevado a los insiders europeos a vender acciones a un ritmo récord. Estas ventas pueden ser una mala señal. Después de todo, si los propietarios de empresas están disminuyendo su inversión en acciones, tal vez las existencias son demasiado caras. Pero por ahora los inversores se preocupan más por los banqueros centrales.

Normas