Marcos de Quinto

El copiloto de Coca-Cola

Tiene muchas aficiones pero, sobre todo, le gusta su trabajo. Su lista de tareas es larga y por eso el nuevo vicepresidente de Coca-Cola, Marcos de Quinto, no pierde el tiempo

Caricatura del nuevo vicepresidente ejecutivo de Coca-Cola, Marcos de Quinto.
Caricatura del nuevo vicepresidente ejecutivo de Coca-Cola, Marcos de Quinto.

"En Coca-Cola no estamos para hacer un buen marketing, sino para redefinir lo que es el buen marketing”, aseguraba recientemente Marcos de Quinto a través de su cuenta en la red social Twitter. El directivo español apenas ha tenido tiempo de asentarse en su puesto como máximo responsable global de la chispa de la vida en dicha área, cuando ha llegado su nuevo nombramiento: vicepresidente ejecutivo de The Coca-Cola Company.

De Quinto es un ejecutivo muy activo en la plataforma de microblogging por excelencia (aunque a principios del año pasado aseguró que se proponía abandonar su perfil, pero parece que le resultó imposible cumplirlo) y en ella daba cuenta el 31 de diciembre de 2014 su traslado a Estados Unidos. Allí su cometido iba a ser sustituir a Joe Tripodi, que se jubila a finales de este mes, y convertirse en el primer director mundial de marketing no estadounidense de la firma. Ahora el reto se ha transformado en uno aún mayor pero De Quinto cuenta con un amplio conocimiento de la empresa para asumirlo.

Entró en Coca-Cola en 1982, compañía a la que ha dedicado prácticamente toda su carrera profesional (solo hay en su currículo un pequeño paréntesis de dos años en los que no estuvo relacionado con la multinacional, cuando ejerció como director de una agencia de publicidad). Gracias a su trayectoria, goza de un importante reconocimiento en la multinacional, y prueba de ello es que el presidente mundial de la empresa, Muhtar Kent, se refería a él a raíz de su nombramiento como alguien con “compromiso con el negocio, así como con visión estratégica”. El máximo responsable del fabricante de refrescos recordaba también que el ADN de De Quinto es el de un hombre de marketing, pero que también ha demostrado su liderazgo en otras áreas y que tiene una visión global.

Para ser merecedor de estos comentarios, este licenciado en Economía por la Universidad Complutense de Madrid y MBA por el Instituto de Empresa, ha ejercido diversos cargos en la compañía con cada vez mayor responsabilidad. Entre ellos, se cuentan diferentes experiencias a nivel internacional, ya que ocupó puestos en el área de marketing en divisiones como la del Sudeste y Oeste de Asia y Alemania, así como la dirección general en Singapur y Malasia.

Pero la mayor parte de su trabajo ha tenido lugar en Coca-Cola Ibérica, filial que ha presidido durante 14 años y donde ha estado al cargo de las actividades en España y Portugal. Bajo su mando, la empresa despuntó por iniciativas como sus originales campañas de marketing y sus nuevos productos. Por ello, desde la división a la que se ha dedicado tanto tiempo no han dudado en mostrarse muy orgullosos por el nombramiento de De Quinto.

La mayor parte de su trabajo se ha desarrollado en la filial de la empresa en España y Portugal, que ha presidido durante 14 años

Aquellos que han tenido la oportunidad de conocerle de cerca lo describen como un trabajador incansable y un eterno inconformista. También dicen que su perfil rompe con los moldes de los directivos tradicionales, y es que no faltan los comentarios que lo han descrito en alguna que otra ocasión como un ejecutivo de estilo estadounidense.

Pero más allá de sus características profesionales, el nuevo vicepresidente ejecutivo de Coca-Cola es alguien sincero, que no ha dudado nunca a la hora de manifestar sus opiniones sobre cualquier tema. En lo referente a su profesión, ha llegado a elogiar las campañas de la competencia de su compañía, como hizo con la que puso en marcha PepsiCo en Arentina a raíz de que la selección quedara segunda en el Mundial de Fútbol (“Tienen que estar orgullosos de ser segundos, se los dice alguien que de segundo dice una bocha”, afirmaba la campaña por la que De Quinto dio su enhorabuena, presentando ante todo sus respetos.)

Hombre de trato amable, De Quinto se muestra cercano y abierto con todo el mundo y que hace gala siempre de su buen sentido del humor.

Quienes lo conocen más, destacan que es un hombre muy culto, principalmente por influencia familiar. Y es que le gusta disfrutar del teatro, de la ópera o de la literatura. Hay incluso quien asegura que este ejecutivo lleva dentro algo de artista.

Sin embargo, a Marcos de Quinto también le gustan las emociones fuertes, especialmente los rallies. Le fascina igualmente el desierto. La mezcla de ambas cosas solo puede dar como resultado una gran pasión por el Dakar, en el que ha participado en más de una ocasión (la última en 2014, cuando corrió la África Race, que sustituye a esta prueba en el continente africano por su traslado a América Latina, y finalizó con su compañero Manolo Plaza en la vigésimo primera posición).

Por si fuera poco, el recién nombrado vicepresidente de Coca-Cola elabora su propio vino y miel. Puede que su nuevo cargo no le deje tiempo para dedicarse a tantas actividades, pero él mismo ha explicado en algunas entrevistas que le gusta hacer muchas cosas para “abarcar todo lo que pueda en la vida”. El ejecutivo está convencido de que hay demasiadas experiencias por vivir y muy poco tiempo para hacerlo como para dejar pasar las oportunidades.

Pero sobre todo, a este directivo con amplios conocimientos en el mundo del marketing y al que algunos medios estadounidenses aseguraban a comienzos de año que había que seguirle la pista, le gusta su trabajo. Ahora, sus pasos serán seguidos con todavía más atención en todo el mundo.

Normas