La familia Pons comienza a elaborar esta bebida en 1945

Gin Xoriguer, la bebida ‘oficial’ de Menorca

Los marinos y soldados británicos introdujeron la ginebra en la isla en el siglo XVIII

La empresa produce en torno a 500.000 botellas anuales

Comunidad de Madrid
Cartel promocional antiguo.
Cartel promocional antiguo.

La ginebra, la bebida de moda de los últimos años y británica por excelencia, se elabora también en Mahón, la capital menorquina, situada en el este de la isla. Su historia tiene ya más de 300 años. Cuando en 1708 las tropas británicas desembarcaron en Menorca trajeron consigo su apreciado aguardiente. No sabían ni podían vivir sin él. Tanto era así que la intendencia de la Royal Navy proveía a sus marineros de una medida diaria de alcohol. Era su derecho. Y no solo ellos la necesitaban. Los militares de tierra, también. Nace así una industria artesanal puramente menorquina. De todas las destilerías que existieron a lo largo de tres siglos, hoy solo una sigue en pie: Xoriguer.

Cronología

Foto de familia de los fundadores.
Foto de familia de los fundadores.

1708. En plena Guerra de Sucesión española, una escuadra angloholandesa se apodera de Menorca para entregársela al archiduque de Austria, enfrentado con los Borbones. En poco tiempo, sin embargo, la ocupación derivó en un dominio británico de la isla.

1713. El 14 de abril de 1713 España firma el Tratado de Utrecht, por el que cede a Inglaterra el peñón de Gibraltar y la isla de Menorca.

1750. La receta de la ginebra entra en la familia Pons, que la trasmite de generación en generación.

1802. Mediante el tratado de Amiens, Menorca vuelve definitivamente a manos españolas

1945. Miquel Pons Justo pone en marcha una destilería artesanal en su casa, en la que comienza a experimentar para mejorar la fórmula de la ginebra, herencia familiar. Al cabo de poco tiempo traslada la producción a unos antiguos almacenes del puerto de Mahón.

1963. Pons empieza a embotellar su ginebra en un envase de gres cerámico. Hasta ese momento, la venta se hacía a granel.

1971. Se incorpora como gerente Javier Mora, quien se mantiene en este puesto hasta su retirada en 2012.

1976. Aunque desde sus inicios Xoriguer no solo se comercializa en Baleares, sino también en el resto de España y en el extranjero, los primeros registros de exportación datan de este año.

1979. Xoriguer se hace con la Destilería Mica.

1981. Muere el fundador.

1983. Xoriguer compra Destilería Son Petit, fabricante del Gin Son Petit.

1985. Adquiere las Destilerías Beltrán. Con esta operación y la desaparición del fabricante de Gin Wolf, Xoriguer se convierte en el único fabricante de ginebra de Mahón.

1997. El Consejo Insular de Menorca le otorga la denominación geográfica Gin de Menorca.

2014. La Consejería de Agricultura balear aprueba la indicación geográfica Gin de Mahón.

Las propietarias de la empresa se sienten especialmente orgullosas de que su producción continúe siendo totalmente artesanal. Y, sobre todo, de haber logrado convertirse en la bebida oficial de Menorca. No hay fiesta popular o patronal en la que los isleños no consuman litros de ella. Lo mismo ocurre en el resto del archipiélago balear. Fuera de las tierras insulares, Xoriguer se ha convertido en una marca apreciada por aquellos que pasada la treintena quieren disfrutar de una buena copa.

Aunque la fórmula original, de influencias británicas y holandesas, estaba en la familia desde 1750, tardaron casi dos siglos en compartirla con los foráneos. La causa, una tragedia. En 1945 Miquel Pons Justo, que trabajaba como administrativo en la destilería Fornero, vio cómo un incendio se llevaba por delante el sustento de los suyos. Ante la falta de trabajo, Pons se lanzó a una aventura en solitario. Comenzó a experimentar en su hogar a partir de la receta primigenia hasta obtener el Gin Xoriguer.

Pronto la casa familiar se quedó pequeña y se trasladó la destilación a unos centenarios almacenes del puerto de Mahón. Ahí se forjó el crecimiento de una empresa que hoy produce anualmente en torno a las 500.000 botellas, el 60% destinadas al consumo interno balear. El 40% restante se divide entre España y países como Reino Unido, Alemania, Hong Kong, Estados Unidos, Canadá y Japón.

Mirando al mar siguen los centenarios alambiques. En ellos se destila todavía el Gin Xoriguer. Ya no es, sin embargo, el único licor que se elabora en las portuarias instalaciones. Le acompañan otros como Bloody Island, a base de higos y con toques de orejón; Hierbas de Menorca, en el que la artemisa alba o manzanilla de roca se olvida de su destino de tisana, o Calent, donde la canela y el azafrán se entremezclan en una tradicional receta menorquina.

El origen del nombre Xoriguer se encuentra en un homenaje que Pons quiso rendir a la saga de harineros de la que provenía. Tomó el nombre y la imagen del viejo molino de viento de 1784 que sus antepasados habían usado durante siglos para convertir quintales de trigo en harina. Este, a su vez, había sido bautizado así en recuerdo de la finca en la que los Pons se habían ganado el jornal durante el siglo XVIII.

Si inicialmente Xoriguer se vendía a granel, a partir de 1963 pasó a embotellarse en una caneca. En este tipo de envase, donde el líquido se conserva fresco, se exportaban tradicionalmente los aguardientes. Aunque, con el tiempo, este recipiente ha acabado asociado a la ginebra. La primera entrada para esta palabra del Diccionario de la Real Academia no deja lugar a dudas. La caneca es un frasco cilíndrico de barro vidriado que sirve para contener ginebra.

Xoriguer siguió la tradición. Su caneca fue marrón. Ahora es verde. Y de otro material. Botellas de vidrio verde respetuosas de la forma original, con su característica asa. Exigencias de la normativa de embotellado obligaron al cambio. Los amantes de las antiguas usanzas tienen todavía, sin embargo, la posibilidad de saborear el licor como antes. La empresa comercializa dos ediciones, Canet y Caneco, en vasijas de cerámica.

Casi 70 años después de su nacimiento, Xoriguer sigue siendo la herencia mimada de una familia. Tras la muerte de Pons se hicieron cargo del negocio sus tres hijas. Ellas y los alrededor de 30 trabajadores que forman la plantilla de la destilería enarbolan el orgullo de producir la bebida oficial de Menorca.

Una ‘pomada' con bayas de enebro y limonada

Imagen antigua del molino Xoriguer.
Imagen antigua del molino Xoriguer.

Lo que en la España peninsular se suele pedir en los bares como un gin limón, en Menorca recibe otro nombre, una pomada. El padre de la idea y del apelativo cuentan que fue un natural de Mahón, a quien se le ocurrió bautizar así a su mezcla por el efecto espumoso que se producía al combinar la ginebra Xoriguer con la limonada.

Esta bebida, que se consume principalmente en verano, sobre todo en las fiestas patronales, ha de servirse muy fría e incluso en forma de granizado. Aunque cada uno pueda tener sus medidas preferidas, la proporción generalmente aceptada como la más idónea para su preparación ha de llevar un tercio de Xoriguer y dos de limonada.

Una de las características más destacadas de la ginebra de la familia Pons es su método de elaboración, el cual dura unas diez horas. Como combustible para la destilación utilizan la leña procedente de la limpieza y desbroce de los bosques menorquines. Gracias al fuego, en las calderas de los alambiques –algunos de ellos con más de 250 años de antigüedad– se forman los vapores, que, tras circular por unos tubos de cobre hasta un serpentín, se condensan y dan lugar a la ginebra, que va cayendo gota a gota.

Además de este laborioso proceso, que incluye una refrigeración con agua de mar, son otros tres elementos los que imprimen carácter a este licor: el alcohol vínico de alta calidad, el agua de Mahón y las enebrinas de los Pirineos catalanes, de las que Xoriguer importa más de diez toneladas. Estas se guardan en los almacenes de la destilería hasta su prensaje.

El producto final: una ginebra seca y muy aromática, con una marcada nota de bayas de enebro.

Normas