Colin Graham, director de inversiones de BNP Paribas
Colin Graham, director de inversiones de BNP Paribas
Colin Graham, director de inversiones de BNP Paribas

“El BCE animará al sector inmobiliario cotizado”

Las amenazas sobre la buena marcha de los mercados financieros son numerosas y recurrentes. El año arrancó con la bonanza que propició el plan de compras masivas de deuda del BCE, pero se ha ido enturbiando con la incertidumbre sobre el futuro de la deuda griega –y la cuenta atrás para un rescate que finaliza el día 28 y que sigue pendiente de una dura negociación– y con la grave situación que vive Ucrania, ahora en un frágil alto el fuego con Rusia pero sin haber resuelto la dura disputa con su poderoso vecino sobre el control del este del país.

Sin embargo, en opinión de Colin Graham, director de inversiones de BNP Paribas, estas sombras no anulan el buen pronóstico para el año, en que el plan de estímulos del BCE será capaz de proteger al mercado de los golpes y que, de hecho, invita a los inversores a asumir cierto riesgo. La política de Draghi permitirá por tanto ver con otros ojos la Bolsa europea y el sector inmobiliario cotizado.

¿Qué tipo de activos van a beneficiarse en mayor medida del QE del BCE?
El mercado de bonos soberanos ya ha descontado en sus precios la expansión cuantitativa del BCE, los plazos más cortos de la deuda de los países core de la zona euro está en interés negativo. Hay mejores oportunidades por tanto en otros activos, como los bonos corporativos, ya que el riesgo de default ya no es un problema. Además, el euro se deprecia, lo que es un buen apoyo para los beneficios empresariales. El QE será bueno para los bonos corporativos y la Bolsa. Y las compras del BCE también animarán el mercado de REIT (Real State Investment Trust).

¿Será también una oportunidad para las Socimi españolas?
Sí, en general para el sector inmobiliario cotizado. Una de nuestras decisiones de inversión tomadas en enero ha sido elevar de neutral a sobreponderar el sector de real state.

¿Les tomó por sorpresa la decisión del BCE de inyectar liquidez por más de un billón de euros?
No, nuestra cartera estaba preparada para un aumento del apoyo del BCE. La decisión clave fue la de otoño del pasado año, cuando Draghi anunció su disposición a activar la expansión cuantitativa. El QE va a ayudar a la recuperación de la economía y eso es bueno para los activos de riesgo.

También han decidido en enero sobreponderar la Bolsa, ¿qué mercados europeos les interesan más?
La Bolsa europea está barata, llevamos esperando la recuperación de la economía europea trimestres, años... Y la depreciación del euro va a ayudar a ello. Hay una clara oportunidad en Bolsa europea, especialmente en Alemania, por sus compañías exportadoras.

¿Y qué opinan del mercado español?
España es uno de los países con un crecimiento mayor y más rápido en la zona euro. Y no perdemos de vista que el sector inmobiliario puede ser el principal beneficiario de los estímulos del BCE, aunque en España el universo cotizado en estos activos no es muy grande. Sí tenemos bonos soberanos españoles en cartera, son útiles para construir la cartera de renta fija y compensar así la presencia de otros activos de renta fija de más riesgo.

 ¿Cree que hay riesgo de contagio sobre la economía española de la incertidumbre griega? ¿Qué opina del auge de Podemos?
No debería haber contagio, estamos en una situación mucho mejor que la de 2011 y 2012. España, Portugal e Irlanda están recuperándose. Y a esto también ayuda que Estados Unidos también está en mucho mejor situación que en 2011. El riesgo que Grecia supone para la economía global es pequeño y para la zona euro, también. Las negociaciones con Grecia llegarán a una buena conclusión. Creemos que no habrá contagio en cualquier caso a otros países de la zona euro.

¿Y sobre el riesgo político en España?
Es cierto que están surgiendo muchos partidos y puede ser difícil mantener el equilibrio de Gobierno. Después de lo ocurrido en Grecia, hay que estar vigilante de lo que suceda en las elecciones de España y Reino Unido. Pero hay que tener claro que el BCEva a estar ahí para encajar cualquier riesgo sistémico, para absorber la volatilidad y los riesgos.

 ¿Logrará el QE estimular la economía real, no solo la financiera?
Del QE tenemos ya dos versiones: la japonesa y la de EE UU, que sí funcionó. Personalmente creo que el plan europeo va a funcionar, su efecto se va a ver a través de todo el mercado y creará confianza. Y eso es un estímulo para la economía.

El ‘default’ ruso es una posibilidad

El conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, en el que esta semana se logró acordar un frágil alto el fuego, ha permanecido en segundo plano entre las preocupaciones de los inversores, en parte gracias al narcótico que ha supuesto el plan de compra masivo de deuda anunciado por el BCE, que está demostrando gran capacidad para absorber los picos de tensión del mercado. Pero el conflicto tiene sin duda importantes derivadas económicas, capaces de aguar el tono de optimismo con que los inversores contemplan la recuperación de la zona euro. “Los inversores no han reaccionado con gravedad al conflicto desatado en Ucrania a mediados del pasado año, puede que porque estaban concentrados en el BCE”, explica Colin Graham.
Una guerra en el este de Europa impactaría sin duda sobre una parte importante de las exportaciones de la locomotora europea, Alemania, ahora gran beneficiada de la depreciación del euro. Pero además, Rusia y su crisis económica suponen otro foco de amenaza, después de que el derrumbe del crudo haya provocado la recesión del gigante ruso. “La caída del precio del petróleo está causando a Rusia un daño real. Sí es una posibilidad el default, ya ha habido rebajas de calificación financiera aunque no es algo que los inversores estén cotizando ahora, al menos de momento. Tendría graves consecuencias pero no es algo que se contemple ahora”, añade.

Normas