Aprovechará los suelos y activos adquiridos a Kutxabank y Eurohypo

Lone Star aspira a ser el mayor promotor de España

Grúas de construcción.
Grúas de construcción.

Trabajamos para ser el promotor residencial número uno de España, el principal constructor de vivienda en este país”, aseguraba este miércoles el director para Europa del fondo estadounidense Lone Star, el argentino Juan Pepa. “Estamos yendo al suelo directamente”, avanzó, exponiendo que aunque “en 2012 se decía que el suelo valía cero”, hoy comienzan a ver oportunidades de rentabilizarlos desarrollándolos.

“No nos vemos como un inversor extranjero, sino como un agente industrial, invirtiendo sus dividendos en la construcción de viviendas”, defendió Pepa, aseverando que el 50% de los esfuerzos del grupo en España durante la próxima década será la creación de miles de empleos en el sector que más fuerza laboral ha destruido en la crisis. Así lo expuso en el acto de presentación de un estudio de PriceWaterhouseCoopers (PwC) sobre las tendencias inmobiliarias en Europa que registra un creciente apetito por los activos residenciales.

Para lograr sus objetivos, Lone Star se apoyará en las dos grandes operaciones clave que ha cerrado desde su desembarco en España en 2012: la macrocompra de los activos de Eurohypo y la adquisición de la inmobiliaria de Kutxabank, Neinor, las dos mayores de sus respectivos campos en toda la crisis.

Sareb reevalúa su estructura interna

El flamante presidente de Sareb, Jaime Echegoyen, asegura estar “cómodo” con el actual modelo de equipo de la sociedad que le deja como hombre fuerte del banco malo tras la salida de su predecesora, Belén Romana, y, de momento, sin número dos. Un posible nombramiento que, sin embargo, Echegoyen está analizando a medio plazo mientras evalúa junto al consejo de Sareb cómo hacer “más eficiente” la estructura de una sociedad que cuenta ya con cerca de 300 empleados. Echegoyen también avanzó que Sareb está recabando más información sobre los grandes inversores para lograr ofrecerles paquetes a medida y dar salida a los 46.000 millones en activos que pesan en su balance. El presidente de Sareb aclaró, no obstante, que la venta de grandes carteras apenas suponen un 20% de su actividad y que deberán seguir mejorando tanto este canal como el minorista. En 2015, aspira a mantener el ritmo de ventas de más de 40 pisos diarios mientras concluye el traspaso de las gestión de su carga a las nuevas plataformas adjudicatarias. La sociedad prevé presentar sus cuentas de 2014 en marzo cuando el Banco de España le comunique qué dotaciones  por deterioro debe hacer. Si el supervisor no aprueba antes la normativa contable oficial para la sociedad, Sareb realizará una consulta al supervisor.

La primera operación, sellada junto a JP Morgan la pasada primavera, permitió a Lone Star comprar a Commerzbank la cartera hipotecaria de Eurohypo, valorada en 4.500 millones en manos de Commerzbank, por unos 3.500 millones. Un paquete que les permitirá ir accediendo a importantes carteras de suelo e inmuebles que ejercen como garantía de esos préstamos.

La segunda, del pasado diciembre, que se cerró por 930 millones, dio al fondo el control de la plataforma de gestión de ladrillo de Kutxabank, con 90 empleados especializados, así como el 50% de los activos inmobiliarios de la entidad. Se trata fundamentalmente de suelos, así como algunas promociones terminadas repartidas sobre todo por País Vasco, Madrid, Barcelona, Murcia o Andalucía.

“El ciclo en España está arrancando, asevera Juan Pepa, que habla de un prometedor periodo de 10 años que algunos dejarán pasar pero en el que “cada vez es más difícil entrar” para salir como ganador. “En España casi se nos pasa el arroz”, admite, explicando llegaron en 2012 pero no invirtieron hasta el año pasado, siendo ya 2013 “un año muy bueno para el que hiciera inversiones”.

El proyecto de Lone Star es, para el socio de PwC Enrique Used, la muestra evidente de que la inversión que empezó hace dos años comienza a dar sus frutos en forma de “grúas, el mejor signo de que vuelve la actividad”. Un marco en el que, a falta de que se consolide la vuelta de la financiación, empieza a detectarse el interés de nuevos inversores –sin que se agote el de los fondos oportunistas– y empieza a haber apetito por activos residenciales, frente al pujante mercado de oficinas.

En este último área, el vicepresidente y director gerente del Mercado Alternativo Bursátil (MAB), Jesús González, dijo que espera ver seis nuevas sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria (Socimi) antes de verano.

Normas