Bruselas remata su plan para reducir la dependencia de Rusia

La unión energética europea incluirá a España como base exportadora de gas

El vicepresidente de la Comisión Europea para Unión Energética, Maros Sefcovic.
El vicepresidente de la Comisión Europea para Unión Energética, Maros Sefcovic. EFE

La Unión Energética requiere proveedores de gas diversificados y adaptables a la demanda”, señala la Comisión Europea en el documento que marca el punto de partida para uno de los mayores intentos de transformación del modelo energético europeo. La Comisión señala, en concreto, hacia Argelia como una de las fuentes prioritarias para la importación de gas, lo que coloca a España como plataforma de reexportación gracias a sus dos gasoductos de conexión con el Magreb.

El documento, al que ha tenido acceso CincoDías, detalla los ejes de una Unión Energética que pretende poner fin a la fragmentación de la política europea en ese terreno del mismo modo que el euro puso fin a la existencia de las políticas monetarias nacionales. Bruselas también quiere reducir la dependencia de un país como Rusia, que a su juicio no trata tan bien como se merece a un club que se gasta 400.000 millones de euros al año en importaciones energéticas.

El primer eje, según el documento elaborado por el vicepresidente de Energía de la CE, Maros Sefcovic, gira en torno a la seguridad del suministro y la diversificación de proveedores. Y señala como acción prioritaria la adopción de un programa para diversificar el suministro de gas, “incluida la facilitación de un aumento importante de las importaciones a través de la ruta Sur [procedente del Cáucaso], del Mediterráneo y de Argelia”.

Bruselas también anuncia una estrategia sobre importación y almacenamiento de gas licuado (LNG, en sus siglas en inglés). España es, junto al Reino Unido, el mayor importador de LNG de la Unión Europea, por lo que también en ese capítulo la Península Ibérica jugará un papel clave en la nueva estrategia europea de seguridad del suministro.

Renovación de edificios para recortar el gasto en calefacción

La eficiencia energética será tratada como una fuente de energía más, según el proyecto de Unión Energética al que ha tenido acceso CincoDías. El documento subraya que “la calefacción es la mayor fuente de demanda de energía de toda Europa y en la mayoría de los edificios depende de gas importado”.

Bruselas lamenta que, a pesar de ese ingente consumo, el 90% de la viviendas sean energéticamente ineficientes, un despilfarro en un continente que gasta 110.000 millones de euros al año en subvenciones a la energía, a menudo injustificadas, según la CE.Ese consumo innecesario agrava también la vulnerabilidad de la UE en momentos de tensión como el que vive ahora con Rusia por el conflicto sobre Ucrania.

La Comisión asegura que intentará reducir ese gasto con una revisión de las directivas sobre eficiencia energética de los edificios y con iniciativas para facilitar la financiación de proyectos de renovación.

La CE, por último, considera imprescindible el desarrollo de bases de almacenamiento (hubs) en diversas partes de Europa. Y recuerda que en el Mediterráneo ya se está desarrollando esa plataforma. España, según datos de la compañía Enagás, dispone del 40% de la capacidad de almacenamiento de toda Europa y del 32% de la capacidad de regasificación.

Interconexiones

Límites más exigentes de CO2 para turismos y camiones

La nueva política energética europea será menos verde que hasta ahora, pero sin abandonar los objetivos de reducir la dependencia del petróleo y el nivel de emisiones de CO2. La Comisión Europea señala, en concreto, hacia el sector del transportes, dependiente en un 94% del de productos derivados del petróleo. El proyecto de Unión energética elaborado por el vicepresidente de Energía, Maros Sefcovic, prevé “estándares más exigentes para la emisiones de CO2 de los automóviles y furgonetas”. Y anuncia también la introducción de ese tipo de límites “para los vehículos pesados”.

El proyecto de Unión Energética de la Comisión recuerda que el transporte supone el 30% del consumo energético de la Unión Europea. Y asegura que en esta legislatura “va a hacerse realidad el cambio al ferrocarril”. La CE también declara la guerra a los atascos urbanos, que según sus cálculos suponen un coste de más de 120.000 millones de euros al año.

El documento base sobre la Unión Energética ha sido elaborado por el vicepresidente de Energía de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, quien junto al comisario de Energía, Miguel Arias Cañete, será el responsable de uno de los principales proyectos de esta legislatura (2014-2019). 

El proyecto ya fue debatido por la Comisión, presidida por Jean-Claude Juncker, el 30 de enero. Y la presentación oficial está prevista para el 25 de febrero, día que también se publicará una comunicación sobre interconexiones eléctricas, otra de las prioridades del Gobierno de Mariano Rajoy en esta área.

“Sin interconexiones, la energía no fluye por muy buena que sea la legislación”, reconocía Sefcovic el pasado 29 de enero en el instituto de estudios Bruegel de Bruselas, durante una intervención a la que asistió expectante una nutrida representación del sector energético europeo.
La CE reitera su objetivo de alcanzar en 2010 una capacidad de interconexión equivalente al 10% de la potencia instalada; y del 15%, en 2015. La península Ibérica y los países bálticos son los candidatos a beneficiarse de esa integración de un mercado continental al que ahora tienen difícil acceso.

España y Francia inaugurarán este mes su nueva línea, desde Figueras a cerca de Perpiñán, lo que permitirá doblar la capacidad de interconexión del 3% al 6%. Bruselas, además, ya está identificando los proyectos que pueden resultar esenciales para mejorar la conexión de los mercados energéticos. España desea construir una línea submarina entre el País Vasco y Aquitania; mejorar dos interconexiones con Francia a través del Pirineo occidental; y potenciar la interconexión entre Galicia y Portugal.