Tribuna

Los actores de la recuperación

A pesar de que este 2015 no empieza con los mejores datos globales, a lo largo de 2014 la economía española ha ido afianzando su trayectoria de recuperación, con un aumento de la confianza que se ha visto reflejado en el crecimiento de la demanda interna, la reactivación progresiva del consumo, una mejora incipiente del mercado laboral y el aumento del número de trabajadores autónomos.

El Ibex 35 inicia el ciclo anual con pérdidas y, aunque los analistas son optimistas respecto a las previsiones, lo cierto es que la Bolsa se enfrenta a varios factores inquietantes. La inestabilidad política que reina en Europa, en un año marcado por elecciones en países como Grecia y el Reino Unido, que pueden tener un impacto en la moneda única, y la caída del precio del petróleo fortalece, si cabe, la precaución de los inversores. Las declaraciones de Mario Draghi, presidente del BCE, sobre la compra de títulos de deuda soberana, la subida de los tipos de interés en Estados Unidos y las tensiones geopolíticas en Oriente Medio y Rusia avivan aún más la intranquilidad del panorama internacional.

Bajo este paraguas poco alentador, sería lógico pensar que la economía de nuestro país acabe resentida, pero la recuperación de la economía interna empieza a ser una realidad. Son muchos los indicadores que apuntalan este pensamiento y que nos empujan a ser optimistas a pesar de las fluctuaciones en el contexto macroeconómico.

Directivos de las principales compañías de nuestro país han hecho balance y creen en un futuro mucho más esperanzador: bautizan el nuevo año como el de “la consolidación económica”. Entre las previsiones, un crecimiento del PIB que rondará el 2% y una creación de empleo cercana a los 300.000 puestos de trabajo alientan este enfoque local más positivo. La mejora del crédito, la bajada de la prima de riesgo, los menores costes de producción por la caída del precio del crudo o el aumento de las exportaciones por la devaluación del euro frente al dólar son algunos de los factores que sustentan el optimismo.

Así, por ejemplo, según el último informe de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, 2014 se ha cerrado con cerca de 76.000 autónomos más, lo que se traduce en un aumento global del 2,5%, hasta alcanzar los 3.125.800 trabajadores. Se trata del segundo año consecutivo en el que crece el número de trabajadores por cuenta propia, siendo el incremento de 2014 prácticamente tres veces superior al registrado a lo largo de 2013, cuando el número de autónomos aumentó en 25.659 emprendedores.

Todas las comunidades autónomas cerraron el año con un aumento en el número de cotizantes en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, siendo Canarias (4,1%), Islas Baleares (3,8), Andalucía (3,5%) y Murcia (3,4%) las que registraron un mayor crecimiento.

Es importante destacar que el sector de la construcción, uno de los más damnificados de la crisis, no solo se suma a la corriente de recuperación sino que la lidera. De hecho, es el sector que más ha visto aumentar el número de empleados por cuenta propia, cerca de 5.000, seguido por la hostelería y la agricultura.

Todo indica que esta tendencia de crecimiento iniciada en 2014 no solo se mantendrá en 2015, sino que aumentará, ya que el 35% de los autónomos tiene previsto contratar personal durante el nuevo año.

Estos son algunos de los indicios que demuestran que aún en un escenario internacional no del todo favorable, internamente estamos construyendo y el papel de los bancos es clave en este incipiente crecimiento. No es casualidad que la mejora del crédito haya sido uno de los motivos de impulso para el aumento del colectivo autónomo.

Los nuevos emprendedores, autónomos y todos los profesionales, deben percibir de sus entidades bancarias el apoyo a sus iniciativas empresariales, la cercanía, proximidad y confianza que les impulse a invertir y crecer con garantías. Desde Arquia Banca apostamos por un modelo de banca de proximidad real, un servicio de calidad, diferencial, especializado y comprometido con los profesionales para asesorarles a lo largo de toda su carrera.

Los datos son concluyentes, ellos son una parte clave de la ansiada recuperación económica, por lo que debemos apoyarles con medidas reales y soluciones específicas que contribuyan al desarrollo de su actividad como uno de los pilares de nuestra economía.

 Mariano Muixí es director general de Arquia Banca.