La negociación colectiva en cifras

El 83% de los trabajadores logra alzas salariales por debajo del 1%

La moderación salarial se perpetúa Ampliar foto

Los tres años de moderación salarial que firmaron sindicatos y patronal parece que van a tener continuidad a partir de este ejercicio. A la espera de que alcancen un nuevo acuerdo, las estadísticas revelan que de los 4,7 millones de trabajadores que firmaron su convenio en 2014, un total de 3,96 millones (el 83,4%) han pactado una subida salarial inferior al 1%.

 La celebración de elecciones en CEOE y la brecha que separa a patronal y sindicatos respecto a cómo deben evolucionar los salarios han encallado las negociaciones de un acuerdo que debía haberse formalizado a finales de 2014 y que debía haber dado continuidad al firmado en 2011. En ese documento se estableció una senda de moderación salarial con tres hitos: una subida del 0,5% en 2012, del 0,6% en 2013 y otra en 2014 ligada a la evolución de la economía en el ejercicio anterior, que finalmente se quedó en el 0,6%. La patronal cree que hay poco margen de negociación y que las subidas que se están pactando en convenio en los últimos meses son las que deben marcar la tendencia para futuros acuerdos. Y estas revelan que la media se ha situado en el 0,57% a finales de 2014. En el otro lado, los sindicatos defienden que la recuperación de la economía española (los servicios de estudio auguran que crecerá más de un 2% del PIB este año) es un argumento más que suficiente para que se apliquen subidas de forma inmediata que sirvan para recuperar el poder adquisitivo perdido durante los tres pasados ejercicios.

En este contexto, las estadísticas de Empleo muestran que la moderación salarial se ha consolidado en los convenios firmados el pasado ejercicio. El alza media pactada fue del 0,57%, lo que supone el segundo año consecutivo en el que los sueldos no han avanzado más de medio punto, en línea con lo defendido por la patronal. Esas retribuciones, sin embargo, tan solo concierne a 4,75 millones de trabajadores, frente a los 8,3 millones y los 10,1 millones afectados en 2013 y 2012, por lo que hay un gran número de empleados que todavía no han firmado sus convenios, ya que muchos de ellos han decaído y existen muchas dudas sobre si siguen vigentes o no. Una sentencia reciente del Supremo ha introducido aún más incertidumbres, ya que ha rectificado uno de los pilares de la reforma laboral, al sentenciar que los derechos recogidos en los convenios colectivos seguirán vigentes a pesar de que estos acuerdos hayan caducado y haya transcurrido el año de prórroga que recoge la ley.

El Supremo permite que los convenios sigan vivos pese a haber caducado y a haber transcurrido un año de prórroga

Un análisis más detallado muestra como la moderación salarial se ha generalizado entre todos los trabajadores y todos los sectores. De los 4,7 millones de empleados, 3,96 millones (el 83,4%) ha firmado incrementos inferiores al 1%. De ellos, 7.396 sufrirán una bajada media del 2,93%, 890.749 verán congeladas sus retribuciones, 808.368 las verán incrementadas como mucho medio punto y 2,2 millones entre medio punto y un punto. Más allá de este último límite tan solo se verán beneficiados 787.656 trabajadores, de los que cerca de 20.000 han logrado alzas salariales superiores al 3%.

El impacto entre los sectores en los que más puestos de trabajo se generan también es evidente. La industria manufacturera aporta 1,31 millones de empleados que han firmado sus condiciones de trabajo el pasado ejercicio, con alzas salariales del 0,59%. En segundo lugar figura el comercio, con 752.485 trabajadores e incrementos del 0,55%, mientras que en tercer lugar se sitúa sanidad y servicios sociales, con 435.376 empleados y un alza del 0,08%. De los ocho sectores con más trabajadores afectados por la negociación colectiva (también figuran hostelería, agricultura, actividades administrativas, actividades financieras y transporte y almacenamiento), tan solo esta última ha firmado convenios con incrementos superiores al 1%.

Una de las herramientas más potentes incluidas en la reforma laboral, la inaplicación de convenios, más conocida como descuelgues, parece perder fuerza. Se trata de un mecanismo que permite al empresario que atraviesa dificultades que pueda incumplir las subidas salariales pactadas para sus trabajadores en sus convenios de referencia. En 2014, han descendido hasta los 2.073 (un 17,5% menos que en 2013) y han afectado a 66.203 trabajadores (un 58,5% menos) como consecuencia de dos factores: la moderación salarial y por otra la mejoría del mercado laboral, que ha llevado a la economía española a cerrar 2014 con el primer crecimiento del empleo en siete años.