Volatilidad en los mercados

¿El rebote de la Bolsa se quedará en flor de un día?

Vista general de la estación de bombeo de crudo de Yuganskneftegaz, antes perteneciente al gigante petrolero ruso Yukos, en el campo de petróleo de Priobskoye, a 200 km de Nefteyugansk (Rusia).
Vista general de la estación de bombeo de crudo de Yuganskneftegaz, antes perteneciente al gigante petrolero ruso Yukos, en el campo de petróleo de Priobskoye, a 200 km de Nefteyugansk (Rusia). EFE

Los mercados vivieron ayer, por fin, una sesión alcista en los parqués bursátiles después de varias sesiones de nerviosismo y elevada volatilidad en los mercados provocada en gran parte por la crisis en Rusia con el rublo en caída libre, el desplome del precio del petróleo y el proceso electoral en Grecia como telón de fondo.

IBEX 35 8.873,10 -0,04%

Desde principios de diciembre, hasta el miércoles, el Ibex 35 había perdido más de un 10%, lo que hacía pensar a los analistas que este año no iba a haber el tradicional ‘rally’ de fin de año. Ayer, el selectivo  subió un 3,4%, y cerrar cerca de los 10.400 puntos –cuando apenas hace unos días horas estaba en los 9.900-. Ahora toca preguntarse si el rebote será duradero. Aquí están las claves:

1- Petróleo: El petróleo es el activo que más están vigilando los inversores y la evolución de los precios del ‘oro negro’ en el corto plazo seguirá marcando el paso de las Bolsas, dada la enorme correlación que se ha creado entre ellos. A juicio de Daniel Pingarrón, estratega de IG Markets, los mercados “en lugar de valorar el estímulo positivo que un crudo más barato tiene para los países occidentales, se inclinan por una interpretación en clave de menor demanda por la ralentización económica mundial, acentuada por el daño que los nuevos precios del petróleo causará a los países productores”. Hoy, el barril de Brent se cambia a 59,6 dólares y avanza posiciones.

2- La crisis en Rusia: El Ministro de Finanzas ruso anunciaba esta semana que habían comenzado a utilizar las reservas de divisas para amortiguar la depreciación del rublo. Tras la abultada depreciación del rublo y las fuertes subidas de los tipos oficiales (hasta el 17%), Rusia ha comenzado “medias a la desesperada” con la venta de reservas en monedas extranjeras. La volatilidad en el mercado de divisas fue ayer de nuevo notable. El propio Gobierno ruso reconoce que la estabilización de su moneda dependerá en gran medida de la normalización en el mercado del petróleo, pero asegura que el rublo está infravalorado a los niveles actuales. De hecho ayer se conocieron los detalles de la intervención este lunes por parte del banco central que vendió 1.960 millones de dólares con el objetivo de intentar frenar el derrumbe de su divisa, sin tener demasiado éxito.

las agencias de rating no tardarán en calificar a la deuda rusa a nivel de bono basura

 Se comenta que en lo que va de año el Banco Central de Rusia ha destinado más de 80.000 millones de dólares en diversas intervenciones en el mercado de divisas para apreciar el rublo.

“Más preocupante es la situación del mercado de deuda, en el cual los intereses exigidos a 2 años están a niveles insostenibles y reflejan una curva de tipos invertida (tipos a corto más elevados que tipos a largo), elevando la probabilidad de un default". Creemos que las agencias de rating no tardarán en calificar a la deuda rusa a nivel de “bono basura”, algo que catapultará la salida de capitales de Rusia, agravando la situación ya de por sí complicada. Actualmente Moody’s tiene un rating de Baa2, S&P de BBB- y Fitch de BBB”, explica Pablo García, de Carax AlpahaValue.

El Gobierno ruso, conjuntamente con el Banco Central y los directivos de las mayores compañías del país, comentaba que está estudiando medidas de urgencia para frenar el pánico financiero. Sin embargo,ayer se celebró la tradicional rueda de prensa que todos los años por estas fechas ofrece el presidente de Rusia, Vladímir Putin,  para hacer su balance anual y que, este año, ha despertado un especial interés por la situación por la que atraviesa el país.

Putin aseguró que Rusia saldrá de la crisis en dos años, en el peor de los casos y ha adelantado que la economía del país creció entre el 0,6% y el 0,7%, hasta octubre.

En su primera reacción ante el desplome que ha sufrido el rublo los últimos días, Putin ha opinado que el Gobierno y el Banco Central han tomado, “en términos generales”, las medidas adecuadas para estabilizar la moneda, al intervenir en su conferencia de prensa anual ante medios rusos y extranjeros.

 3- Proceso electoral en Grecia: La incertidumbre política se mantiene en Grecia después de que el candidato a la presidencia del país, Stavros Dimas, no lograse ayer salir elegido en la primera ronda de votación, al no obtener el apoyo de dos tercios de los votos del Parlamento, lo que conducirá a una segunda vuelta el próximo martes 22.

Dimas recabó 160 votos, lejos de los 200 que necesitaba para ser nombrado presidente, en una Cámara de 300 diputados. El primer ministro griego, Andonis Samarás, afirmó tras la sesión que confía en que Dimas sea elegido, pues “hay aún dos votaciones más”.

“Estoy convencido de que los diputados no quieren que el país entre en una aventura”, dijo Samarás en alusión a un posible cambio de Gobierno que, según señaló en anteriores declaraciones, “podría resultar fatal para la trayectoria europea del país”.

“La estrategia del miedo ha fracasado. La democracia no puede ser chantajeada. Pronto el pueblo será el protagonista y traerá la solución”, aseveró el líder de Syriza, Alexis Tsipras, tras la votación.

 En este sentido, los analistas de Link Securities explican que “los mercados descuentan ya que el “tema” se resuelva, para bien o para mal, en la última de las tres votaciones para elegir presidente que tendrá lugar el 29 de diciembre y en la que el candidato del Gobierno griego sólo necesita 180 votos –ayer se quedó en 160, límite que establecían los analista para darle alguna oportunidad en la tercera votación-. Antes, en la votación del 22 se llevará a cabo una segunda votación en la que el candidato oficial también necesitará 200 votos como en la primera, algo que no parece que esté a su alcance. Entendemos que, por ahora, este tema “quedará aparcado”, al menos hasta dentro de semana y media.

4- Reserva Federal: Como era previsible que ocurriera, la Fed cambió algo su lenguaje, intentando hacer “encaje de bolillos” con las palabras para no tensar más los mercados financieros. Así, la Fed habló de que se mostrará “paciente” a la hora de “normalizar” su política monetaria, algo que dijo es consistente con la expresión utilizada en sus últimos comunicados, concretamente desde marzo, de que mantendrá sus tipos de interés cerca de cero durante un “periodo considerable” de tiempo.

Este cambio de lenguaje fue bien recibido por los mercados de valores estadounidenses, que interpretaron que es muy factible que, dadas las expectativas de inflación a corto plazo, condicionadas éstas por la fuerte caída de los precios de la energía, la Fed puede iniciar el proceso de subidas de tipos incluso más tarde de lo que espera el mercado (mediados de 2015).

“En este sentido, comentar que los cambios que se van a producir en la composición del FOMC en 2015, dejan este comité en manos de los miembros considerados más “blandos”, los denominados “palomas”, más favorables a mantener durante el tiempo que sea necesarios los tipos de interés a los niveles actuales de mínimos históricos”, aseguran en Link Securities.

En este sentido, destacar que la Fed se mostró optimista sobre el comportamiento de la economía estadounidense en el futuro. Todo ello fue muy bien acogido por unos mercados que ya mostraban claros síntomas de sobreventa.