Se han creado 1.600 empleos en lo que va de año

Los concesionarios consolidan su recuperación en 2014

Dejan atrás tres años de rentabilidad negativas sobre facturación

Interior de un concesionario Volkswagen.
Interior de un concesionario Volkswagen.

Los concesionarios dejan atrás tres años de rentabilidad negativas sobre facturación. En 2014, las redes obtendrán un 0,58% de rendimiento positivo sobre los ingresos de su negocio, por primera vez desde 2010. Además, la distribución ha logrado crear 1.600 empleos en el año, después de perder 49.793 puestos desde 2007.

Aunque la evolución de los últimos meses hacía prever este final, hasta que no suenan las campanadas de fin de año, nadie puede estar convencido del resultado definitivo. No ha terminado diciembre pero, a falta de días y con los fondos de los planes PIVE y PIMAAire de estímulo a la compra de vehículos nuevos más que asegurados, la previsión de cierre de año para los concesionarios solo puede mejorar. Así, la distribución de coches cerrará el año 2014 con una rentabilidad positiva del 0,58% sobre facturación. Será la primera vez que cumplen el año en números negros desde 2010.

El Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), Jaime Roura, trasladó estos datos a los medios en un encuentro afirmando que 2014 es “el año del inicio de la recuperación, lenta pero positiva”.

Roura hizo hincapié en el esfuerzo que han hecho las redes para “adaptarse a un mercado de mínimos” en el que han vivido la sangría de perder 49.793 empleos entre 2007 y 2012. El sector empieza a levantar cabeza también en este segmento.Según Roura, “en 2013, los concesionarios creamos 903 empleos netos y en 2014, hemos recuperado unos 1.600 puestos de trabajo”. “Si la recuperación se consolida y se hacen los deberes, en 2015, el sector podrá crear hasta 2.500 empleos, utilizando medidas como la formación dual”, avanzó el presidente.

A futuro, el mercado crecerá despacio, con lo que recuperar las cifras previas a la crisis se hace casi imposible. En concreto, las estimaciones de la consultora MSI para Faconauto señalan que el mercado de turismos conseguirá superar la mágica cifra del millón de unidades vendidas para 2016. MSI mantiene la previsión de ventas de 850.000 unidades para 2014 (por debajo de las estimaciones de la patronal de fabricantes Anfac que ya apunta a 865.000 turismos comercializados a cierre de año) y apunta a unas matriculaciones en 2015 de 942.042 unidades, un 10,85% más que en el año precedente.

Para 2020, la consultora especializada apunta a un mercado de 1,3 millones de vehículos vendidos, “todavía muy por debajo de los años 2006 y 2007, en los que se vendieron 1,6 millones de automóviles” pero ya en un entorno que podrían considerar “el mercado natural de un país como España”.

Para este año, la patronal espera “vislumbrar una rentabilidad media de las redes del 3%” sobre facturación, si bien para llegar ahí se necesita “revisar los estándares excesivos que fijan las marcas, eliminar los costes improductivos y reintentar y reorientar la posventa”., explicó Roura. “Empresarialmente, también hay cosas que hemos hecho mal que vamos a arreglar”, señaló el presidente, anunciando que “desde Faconauto estamos negociando con la CEOEy los sindicatos un convenio laboral exclusivo para el sector de la distribución de automóviles”.

Defensa frente a Competencia

La asociación también presentó el informe que la consultora MSI ha realizado como defensa el sector frente a la investigación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para afirmar que “el mercado español es de los más competitivos de Europa”. “Puede que se hayan presentado pruebas de manual (al respecto de posibles pactos de precios entre empresas) pero no han afectado al cliente ni han causado perjucio económico al consumidor”, destacó Blas Vives, secretario general de Faconauto. “No hay cartel en los concesionarios porque solo hacemos lo que nos marcan los fabricantes”, remachó Roura.

El argumento principal de la defensa de las redes es que ninguna marca del mercado español acapara más del 8% de cuota, lo que prueba la alta competencia. “Esperamos que la CNMC vea más allá, que el sector funciona bien y limite las sanciones”, pidieron.

“No vamos a cobrar el actual PIVE hasta marzo”

Los concesionarios están seriamente preocupados por la posibilidad de no cobrar las ayudas de la prórroga del plan PIVE 6 hasta dentro de tres meses o más. “Las reservas que se están haciendo ahora no las vamos a cobrar hasta marzo”; señaló el presidente de Faconauto, Jaime Roura. “Estamos financiando nosotros el PIVE y no sabemos hasta cuando vamos a poder aguantar”, afirmó.

El Gobierno aprobó el pasado 28 de noviembre una extensión del plan PIVE 6, cuyos fondos se agotaron a finales de octubre, para que las ayudas pudieran llegar a final de año. El problema vino al descubrir que, frente a la idea generalizada (y apuntada por el director general de Industria, Víctor Audera) de que esta prórroga vendría respaldada por un crédito extraordinario de 70 millones de euros, lo cierto es que la extensión no tiene una dotación concreta comunicada. Se alimenta de los remanentes de los anteriores planes (muy escasos) y de un adelanto de los fondos del plan PIVE 7, unos 175 millones consignados en Presupuestos Generales del Estado. Pero, mientras que las reservas pueden hacerse, el desbloqueo de los fondos depende de la aprobación de los Presupuestos, que se producirá en el primer trimestre del año. Hasta que ese dinero no llegue al IDAE, los concesionarios no recuperan las ayudas, con lo que todas las operaciones hasta entonces vienen respaldadas por su propio capital. Para cuando lleguen los fondos, los concesionarios habrán adelantado alrededor de 100 millones.

Desde Faconauto se quejaron además de que aquellas concesiones que venden vehículos comerciales “no han cobrado aún ni un euro” del plan PIMAAire 3, unos cinco millones de euros.