Breakingviews

Fin de la guerra para Reino Unido

El ministro de Finanzas de Reino Unido, George Osborne, está a punto de amortizar la deuda centenaria de la Primera Guerra Mundial. Según los estándares actuales, los bonos sin fecha son caros para el gobierno y los términos otorgan a sus titulares una rentabilidad decente.

El gobierno británico emitió su préstamo de guerra en 1917. Al principio, la deuda sin fecha ofrecía una rentabilidad del 5%. Se reestructuró en 1947 para pagar un 3,5%. Incluso la cifra más baja parece cara para los estándares actuales. El débil crecimiento económico y la baja inflación han suprimido los rendimientos antiguos. La deuda del gobierno británico a diez años da solo el 2% en la actualidad.

El préstamo de la guerra no tiene fecha y puede ser pagado por el gobierno británico al valor inicial sin penalización. Eso significa que el bono cotiza con un descuento sobre los bonos ordinarios y que, a su vez, crea una oportunidad para que Osborne pida la amortización. Puede entonces refinanciar el préstamo con valores comunes que pagan tasas más bajas. Supongamos que sustituye los 2.000 millones de libras (unos 2.550 millones de euros) con bonos a 50 años. El Tesoro de Reino Unido ahorrará 14 millones de libras al año en intereses.

Al mismo tiempo, los inversores ganan porque el ministro de finanzas pagará una libra por valores que antes cotizaban a 95 peniques. Los bancos también respiran con alivio porque negociar con tal deuda no estándar es difícil.

La historia, sin embargo, puede desaprobarlo. Con la amortización de la deuda, Osborne abandona la opción de una refinanciación aún más barata si los tipos bajan más. Igualmente, el Tesoro de Reino Unido podría pasado por alto una rara oportunidad de financiarse a tipos que, a muy largo plazo, son atractivos. En 2010, el coste medio de la deuda del gobierno británico era de más del 3,5%. Las tarifas pueden pasar gran parte del próximo siglo en el mismo territorio.