Este es el propósito de Peek, un kit portátil que funciona junto a cualquier smartphone
Diagnosticar el glaucoma y la ceguera es posible con nuestro smartphone

Diagnosticar el glaucoma y la ceguera es posible con nuestro smartphone

Gracias a la financiación en masa se consiguen cosas como Peek, uno de los dispositivos más curiosos e interesantes que hemos podido ver nunca en plataformas de crowdfunding. Como ya sabemos, la ceguera es un problema verdaderamente importante en países subdesarrollados. Concretamente, alrededor de 39 millones de personas son ciegas en el mundo, pero el 80% de ellas podrían haberse evitado. Lamentablemente, en muchas regiones existen personas que no tienen acceso a cuidados oculares ya que los exámenes actuales son caros, pesados, frágiles y complicados de usar. Normalmente no están diseñados para que puedan moverse de un lugar a otro y por ello varios expertos en cuidado ocular han desarrollado Peek.

Básicamente Peek es una herramienta que se acopla a la cámara de un smartphone y ofrece imágenes de alta calidad de la parte trasera del ojo y la retina. De esta forma puede diagnosticarse una gran cantidad de enfermedades que en realidad tienen cura y no provocarían la ceguera a miles de personas, como las cataratas o el glaucoma. El dispositivo combina un oftalmoscopio tradicional con una cámara en un teléfono móvil, ofreciendo una forma portátil y económica de realizar exámenes oculares.

La colaboración junto con la conocida ONG Médicos sin Fronteras y la Agencia de Prevención de la Ceguera permitirá tener un gran impacto en las vidas de miles de personas. Según los últimos estudios, Peek es capaz de tratar a más de 1.000 personas a la semana y evitar, por ejemplo, la ceguera proveniente de las cataratas –el dispositivo detecta quién necesita urgentemente una de estas operaciones-, prevenir la ceguera provocada por la diabetes –algo bastante ocurrente en países como India y Tanzania-, comprobar signos de malaria para actuar antes de que sea tarde…

Otra de las grandes ventajas de Peek es que las imágenes capturadas por el sistema pueden ser enviadas fácilmente a médicos y especialistas para que puedan diagnosticarlas de forma remota. Lo mejor de todo es que el dispositivo es algo real y las primeras pruebas se han llevado a cabo durante los dos últimos años con altas tasas de éxito. El periodo de investigación y desarrollo ha acabado y el equipo está preparado para el proceso de fabricación. Si os interesa colaborar, no tenéis más que visitar la página del proyecto en Indiegogo. En ella se encuentran las distintas cantidades que podemos donar, obteniendo distintos beneficios dependiendo de lo que pagamos: por unos 75 euros podremos comprar un Peek y realizar nuestros propios test.

Normas