Breakingviews

El sacrificio salarial de los banqueros

La nueva estratagema de Mark Carney para quitar los colmillos al temido tope a los bonus de Bruselas podría necesitar en sí misma un límite. Ahora que Reino Unido ha fracasado en su intento de bloquear una orden de la Unión Europea (UE) para limitar la remuneración variable a dos veces el salario, al gobernador del Banco de Inglaterra le preocupa de que las entidades suban los salarios de los banqueros sénior para competir con los los bonus de sus rivales extranjeros. Pero su solución genial –conseguir que los bancos paguen los sueldos de los directivos en parte en bonos que se recuperen más tarde– requiere una implementación cuidadosa.

La idea del Banco de Inglaterra está en una etapa temprana, según una persona que conoce la situación. Pero supongamos que un director gerente de un banco gana un millón de libras (alrededor de 1,3 millones de euros) en total. Antes del límite a las bonificaciones de la UE, su sueldo base podría haber sido 200.000 libras. El límite requeriría que un banco que no estuviera dispuesto a reducir el paquete global llevara el salario base a 330.000 libras, con el fin de mantener la relación permitida entre retribución fija y variable. En opinión de Carney, el pago de esa cantidad fija adicional podría aplazarse.

De media, los profesionales financieros solo aceptarán recortes del 20% en su sueldo, según PwC

El plan de Carney podría funcionar, proporcionando el aumento de la parte de la retribución fija en un bono, pero intentar aplazar más podría ser contraproducente, si los resultados de la encuesta de PwC son una guía fiable. De media, los profesionales financieros solo aceptarán recortes salariales del 20% para un trabajo “ideal”, incluso en otro sector.

El ministro de finanzas británico, George Osborne, quiere que se armonicen los pagos a nivel global. En la práctica, la compensación de los banqueros ha sido una de las áreas en las que más difícil ha sido lograr el acuerdo de los gobiernos. Así que Reino Unido puede llegar a ser la única jurisdicción que ponga los sueldos base en riesgo. Si Carney no ejerce su papel como jefe de la Junta de Estabilidad Financiera para calibrar correctamente los bonos salariales, la superioridad de Londres podría verse amenazada.