Estarían negociando un acuerdo que incluiría efectivo y acciones

BT y Telefónica se juegan unas sinergias de hasta 9.000 millones

Las ‘telecos’ británicas consideran que la consolidación es imparable

Tienda de O2 en Londres.
Tienda de O2 en Londres. REUTERS

La confirmación de las negociaciones entre BT y Telefónica para una posible venta o integración de O2 en el operador británico ha desatado numerosas especulaciones sobre el poderío de la nueva compañía surgida de la transacción. Y las cifras que suenan son multimillonarias. Así, la nueva operadora podría registrar unas sinergias antes de los costes de integración de entre 4.250 y 7.100 millones de libras (entre 5.400 y 9.000 millones de euros), según las estimaciones de Morgan Stanley.

El banco recuerda que el rango de sinergias en integración de operadoras de fijo y móvil se ha situado entre el 3% y el 5% de los costes operativos (opex) y gastos de capital (capex) combinados. Estos analistas estiman que el opex y el capex combinado de BT_y O2 rondaría los 16.000 millones de euros, con lo que asumiendo un rango de entre el 3% y el 5% habría unas sinergias anuales de entre 480 y 800 millones de euros.

Estos analistas estiman también que el valor de la transacción se movería en un rango de entre 12.600 y 14.400 millones de euros. La cuestión se centraría en saber qué parte estaría dispuesta a pagar en efectivo BT y qué parte se abonaría en acciones. Según fuentes del mercado, el grupo británico debe ser cuidadoso con el desembolso para evitar que se dispare su deuda con una consiguiente bajada del rating. Al cierre de septiembre, el endeudamiento de BT rondaba los 8.900 millones de euros.

Según Reuters, ambas partes han intensificado las negociaciones para llegar a un acuerdo, que incluiría el pago en acciones y efectivo. Ambas partes descartaron hacer nuevos comentarios.

En el mercado se apunta a que Telefónica podría quedarse con una participación en la nueva sociedad del 20% del capital (la capitalización bursátil de BT es de 41.000 millones de euros). De ser así, Telefónica sería el principal accionista de la nueva BT-O2, muy por delante de BlackRock e Invesco, que poseen un 5,63% y un 4,79%, respectivamente.

De momento, los mercados financieros siguen apostando por los acuerdos. Las acciones de BT subieron ayer un 0,43% si bien, por momentos, avanzaron más de un 1,7% (el lunes habían subido más de un 3,7%). Telefónica, por su parte, subió ayer un 0,83%.

En cualquier caso, ambas partes todavía tendrían que llegar a un acuerdo. Tanto Telefónica como BT aseguraron que los contactos son todavía preliminares, e incluso el grupo británico indicó que también negociaba con otro operador de móviles. En el mercado se coincide que el otro aspirante es Everything Everywhere, participada por Deutsche Telekom y Orange, que también han mostrado su disposición a vender la empresa.

De todas formas, las operadoras británicas son conscientes de que el proceso de fusiones parece imparable. Si en España, Alemania, Italia o Francia ya se comercializan las ofertas convergentes fijo-móvil, en Reino Unido sucederá lo mismo. Además, el usuario británico está acostumbrado a adoptar con rapidez las nuevas tendencias además de hacer un gasto en telecos por encima de la media.

Impacto en la deuda del grupo español

La operación de O2 y BT también tendría un impacto para el actual apalancamiento de Telefónica. Morgan Stanley estima para 2015 una deuda neta de la operadora española de 43.000 millones de euros tal y como se ha publicado, si bien subiría hasta 49.500 millones al añadir las emisiones de deuda híbrida o de bonos convertibles llevadas a cabo por la operadora. Esto implica, según estos analistas, un apalancamiento de 2,4 veces o de 2,8 veces, antes de los costes de integración de E-Plus en Alemania.

Con un acuerdo con BT en el que se valorase O2 en el entorno de los 13.500 millones de euros, el apalancamiento de Telefónica bajaría a 1,9 veces en términos reportados o de 2,2 veces en términos subyacentes.

En el hecho relevante publicado el lunes referente a las negociaciones con BT, Telefónica precisó que siempre analiza las diversas alternativas estratégicas en los mercados en los que tiene operaciones “que permitan generar valor a sus accionistas y solidificar su posición financiera”. Es decir, la compañía está muy pendiente de la evolución de su deuda con el posible impacto en el rating. Aun así, la reducción de deuda no se podría aclarar hasta saber qué parte del dinero recibiría Telefónica en efectivo y qué parte en acciones.

Con la integración, la operadora española se beneficiaría también del dividendo de BT, que hasta ahora ha insistido mucho en la retribución a los accionistas. Para este año, BT prevé elevar un dividendo entre un 10% y un 15%.

En cualquier caso, Reino Unido tiene un peso de gran relevancia para Telefónica. En los nueve primeros meses del año, las actividades en el país aportaron en torno al 13,5% de los ingresos totales del grupo.

Procesos

Moody’s aboga por que el mercado británico será uno de los siguientes en afrontar el proceso de consolidación. BT ofrece triple-play mientras que Everything Everywhere, Telefónica O2, Vodafone y 3H son predominantemente compañías de móviles. En un informe publicado hace pocos días, Moody’s recuerda que Reino Unido, junto a España, Francia, Suecia o Polonia, mantiene todavía cuatro operadores móviles de red, mientras que en Alemania, Austria, Irlanda o Suiza el número ha bajado a tres.