Ventajas y desventajas de la política de precios bajos

Ventajas y desventajas de política de precios bajos

Los precios bajos pueden tener consecuencias buenas y malas

Cuando un empresario, autónomo, pyme o emprendedor se enfrenta a la decisión de poner los precios a su producto o servicio, debe analizar en profundidad los siguientes parámetros:

  • Coste de producción.
  • Mano de obra.
  • Oferta y demanda que existe del mismo.
  • Posicionamiento de marca que queremos obtener.

Una de las estrategias de marketing de precios más recomendada y utilizada es la de comercializar a precios muy bajos cuando estamos empezando. La idea es promocionarnos y darnos a conocer dentro de nuestro mercado, y entrar con fuerza a través de uno de los argumentos de venta más importante: el precio. Un argumento que, teniendo en cuenta la situación actual de crisis en el consumo en España, convierte a esta política en más efectiva.

Qué es una política de precios bajos

Lo más importante, si decides comenzar tu actividad dentro de esta política, es que tengas en cuenta que ofrecer tu producto a un precio más bajo que el de la competencia no significa que lo ofrezcas con menos calidad. El producto tiene que ser tan bueno o mejor que el resto. Esto es sólo una estrategia de marketing para darte a conocer, y demostrar tu capacidad como empresa.

Ventajas e inconvenientes de unos precios bajos

Ventajas:

  • La principal ventaja de ofrecer un producto de calidad a precio bajo es que vas a ganar clientes. Actualmente, el consumidor valora el precio como principal factor en la decisión de compra.
  • Imagen de calidad y buen precio. Es, según diversos estudios, el mejor posicionamiento posible dentro de España. Mercadona y, especialmente su línea de productos 'Bosque Verde', es un buen ejemplo de éxito empresarial en los últimos años. Pero ten en cuenta que, si tu empresa también actúa en el extranjero, la política de precios fuera de nuestras fronteras debe ser completamente diferente.

Desventajas o inconvenientes:

  • Que te asocien con baja calidad. Dependiendo del sector de actuación, un precio demasiado bajo puede ser asociado a una baja calidad.
  • Pérdida de clientes al subir el precio. El aumento del precio debe ser progresivo, una vez que has ganado la confianza de tus clientes y tus ventas se han estabilizado.
  • Menos beneficios. Es una consecuencia lógica, pero a la vez muy importante. Todos los cálculos que hayas realizado en tu Plan de Negocio deben estar actualizados y deben tener en cuenta esta estrategia empresarial. De lo contrario tu organización empresarial está avocada al fracaso.

Por último señalar que esta estrategia no es viable si lo que pretendemos es lanzar un producto considerado de lujo. En esta gama, los descuentos, promociones o política de precios bajos no están permitidos, pues corremos el riesgo de perder el valor que realmente haría importante a esa marca: la exclusividad.