Cómo hacer comunicación interna en una pyme

La comunicación interna se ha convertido en una parte fundamental para elevar el sentimiento de pertenencia de un empleado. Una herramienta básica para motivar, permitir el desarrollo de los trabajadores y facilitar un ambiente de trabajo que fomente la productividad. Asunción Soriano, CEO de Inforpress y codirectora del Observatorio de Comunicación Interna, nos aporta claves sobre cómo gestionar la comunicación interna.

asunción soriano, comunicación interna

La comunicación interna se ha convertido en una parte fundamental para elevar el sentimiento de pertenencia de un empleado con respecto a la pyme en la que trabaja. Una herramienta básica para motivar, permitir el desarrollo de los trabajadores y facilitar un ambiente laboral que fomente la productividad. Asunción Soriano, CEO de Inforpress y codirectora del Observatorio de Comunicación Interna, nos aporta claves sobre cómo gestionar la comunicación interna.

¿Realiza la pyme española un adecuado tratamiento de la comunicación interna?

La experiencia de Inforpress muestra que aquellas pymes que acometen la implantación de un plan de comunicación interna se centran sobre todo en asegurar una correcta difusión de la información dentro de la organización. Pero son menos los que acometen estrategias orientadas a fomentar el orgullo de pertenencia, atracción y fidelización del colaborador, generar la marca empleador o a facilitar la participación de los empleados en proyectos estratégicos de la organización.

Debemos prestar nuestro esfuerzo en diseñar un plan de comunicación interna conectado a la estrategia y misión de la compañía, apoyándonos en que la información llega de modo correcto y que genera el impacto buscado.

¿Quién debe realizar la comunicación interna en las pymes españolas? ¿Es un trabajo repartido entre el departamento de RR.HH. y el departamento de comunicación? ¿Cuál de los dos debe tener más peso?

Se trata de un debate eterno en el ámbito de la comunicación interna. En nuestra opinión, lo importante no es quién lo coordine o qué área tenga más peso. Lo fundamental es que esa comunicación interna esté perfectamente alineada con las metas de la organización, que los líderes estén convencidos e involucrados y que el modelo ponga a las personas (a los empleados) en el centro.

La comunicación interna a través de modelos de comunicación en cascada, la capacitación de sus líderes y colaboradores, herramientas de participación y trabajando específicamente en la figura del mando, construye un cultura basada en el people engagement apoyada en pilares de Employer Branding y fidelización y fomentando el aprendizaje social de las personas.

Resulta fundamental que se garantice la coherencia entre la comunicación interna y la externa en la empresa, y la única manera de hacerlo es contando con la participación y coordinación de ambas áreas.

¿Para qué sirve la comunicación interna?

Los empleados son el pilar fundamental sobre el que se sostiene una compañía y la comunicación interna la clave para alcanzar su éxito. Como embajador de la marca, un trabajador identificado con su organización va a ser el mejor prescriptor ante los clientes de la organización y otros stakeholders. Nos encontramos en la era de las personas, en la que el talento de los colaboradores es la clave de la transformación, así como la ventaja más competitiva para las empresas.

¿Cómo recomienda a una pyme realizar la comunicación interna?

La clave está en hacer un plan y asegurar su implantación. Diseñar qué vas hacer y hacerlo.

Para ello necesitas sostener un adecuado flujo de la información dentro de la organización, crear espacios de participación relevantes de los empleados en proyectos estratégicos y asegurar canales adecuados de escucha (feedback) para recibir en todo momento las opiniones e inquietudes de los equipos.

¿Cuáles son las últimas tendencias en la comunicación interna?

Las compañías necesitan reconocer, motivar, desarrollar el talento y fidelizarlo. Creando engagement con su público interno. En este sentido, los aspectos que se están manejando ya en las organizaciones más punteras en comunicación interna son: el uso de herramientas tecnológicas (on line, 2.0 y móviles) para desarrollar una verdadera comunicación interna “en tiempo real”; la involucración de los líderes (directivos y mandos) en el desarrollo de las acciones de comunicación interna y el manejo de herramientas audiovisuales para maximizar el impacto. Las acciones de gamificación (aprendizaje de habilidades a través del juego) también se están manejando actualmente con propósitos de comunicación interna.

¿Cree que los directores de pymes entienden los beneficios de una adecuada comunicación interna?

Estamos ante la edad dorada de la comunicación interna. A causa de la recesión y del uso de internet las empresas han pasado de poner el foco sobre el público externo a ponerlo en el interno. Ha crecido considerablemente el interés por el empleado. En este sentido, podemos decir sin temor a equivocarnos, que la dirección de las empresas está percibiendo, cada vez más, el rol estratégico de la comunicación interna para lograr los objetivos de negocio.

No todos, pero sí son muchos los que se han dado cuenta de que la comunicación interna es una obligación y una prioridad. Tal y como mencioné anteriormente, los empresarios han comenzado a otorgarle una posición destacada dentro de las organizaciones. Según el último informe elaborado por el Observatorio de Comunicación Interna e Identidad Corporativa, dirigido por Inforpress, Instituto de Empresa y Capital Humano, cada vez hay una mayor implicación de la presidencia y del comité de dirección en los proyectos.

¿Qué efectos tiene sobre la productividad y la eficiencia una buena comunicación interna?

Como ya hemos apuntado, la comunicación interna ayuda decididamente a la consecución de los objetivos de negocio de una organización. Algunos de esos objetivos pasan por mejorar la productividad y la eficiencia. En este sentido, una buena comunicación interna no solo debe ayudar a mejorar esos indicadores, sino que además debe ayudar a que el equipo entienda la importancia de los mismos sobre la marcha de la organización. Si un empleado se siente “relevante” en su empresa, entenderá y hará suyos los objetivos.

Ahora más que nunca, ha llegado el momento de que las empresas comiencen a trabajar en una correcta gestión de las personas, con un enfoque estratégico, que les permita mantener a los mejores profesionales y que influya a la hora de conseguir los objetivos de la compañía. Para ello, han de actuar sobre distintas dimensiones entre las que cabe destacar: la formación, el desarrollo de habilidades, la experiencia, la participación y la comunicación.