Cómo crear un vídeo corporativo

Siete pasos para crear un vídeo corporativo de calidad y que marque la diferencia para tu organización empresarial. Guía elaborada en colaboración con OnlineMedia.es

Grabació de vídeo corporativo

Hoy en día es muy importante diferenciarse de la competencia, por lo que crear un vídeo corporativo es una buena opción para las empresas. La saturación de contenidos en Internet ha cambiado las reglas del juego y nos obliga a ser creativos y a buscar un elemento característico que marque la distinción de nuestra marca en el mercado. Para conseguir esto, el video se convierte en un elemento decisivo a la hora de llegar a nuestros futuros clientes.

Para crear un buen vídeo corporativo es recomendable seguir estos consejos, que han sido facilitados por la productora de vídeos corporativos onlinemedia.es:

1. Identificar la audiencia a la que va a ir dirigida el vídeo. Hay que tener en cuenta que no todos los clientes son de la misma naturaleza ni tienen los mismos gustos. Por ello es muy importante tener bien definido cuál va a ser el target al que nos vamos a dirigir y adecuar el lenguaje visual a sus necesidades. Es un error planificar un vídeo intentando abarcar todo tipo de audiencias ya que, de este modo, no se va a llegar a ninguna.

2. El vídeo tiene que generar emociones. Hay que alejarse de la monotonía y de lo habitual, evitando crear un vídeo aburrido en el que sólo se hable de la empresa o el producto. Hay que contar una historia para enganchar al espectador y generarle interés, provocándole emociones con el vídeo, que hagan que más tarde recuerde a la empresa.

3. Creatividad. El vídeo debe ser creativo y original, encontrando un punto diferenciador respecto de la competencia. Hay que buscar las fortalezas de nuestro negocio y mostrarlas de forma única.

4. Dirigir el mensaje hacia el cliente y no hacia la empresa. En muchas ocasiones el vídeo se centra únicamente en mostrar la empresa, perdiendo el enfoque de la comunicación con el cliente, a quien poco le importan los datos y las gráficas de evolución. Es necesario ahondar en ese toque humano que genere expectación en la audiencia y despierte nuevas necesidades.

5. Debe ser breve. Se trata de seducir a los clientes con el vídeo, de provocarles un interés que más tarde les lleve a desear saber más sobre la empresa, pero si el vídeo se excede de duración esto puede ser contraproducente y producir el abandono de la visualización del mismo. Para que esto no suceda, el vídeo corporativo no debe durar más de un minuto y medio o dos como máximo.

6. Alta Definición. La calidad del vídeo es muy importante a la hora de generar imagen de marca. El hecho de que el vídeo pueda visualizarse en cualquier soporte con la máxima calidad posible aporta un valor añadido a la experiencia.

7. Difundir el vídeo. Hoy en día las redes sociales tienen un gran peso en la rutina de las personas y cada día millones de internautas visualizan vídeos en YouTube. Por eso, además de incrustar el vídeo en la página web de la empresa, es muy recomendable colgarlo también en el canal corporativo en YouTube y desde ahí compartirlo en las redes sociales como Facebook, Twitter, Google+… para, de este modo, conseguir llegar a muchísimas más personas que, aunque no estén dentro del target de la empresa, sean potenciales clientes.