29 multinacionales que operan en España sellaron acuerdos fiscales opacos con Luxemburgo

Algunos de los postores del ladrillo español evadían impuestos

Los negocios comprendían desde el ladrillo a la calificación de riesgo pasando por el cine.

Captura de la página web del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación con las revelaciones sobre los acuerdos fiscales secretos alcanzados entre diversas multinacionales con Luxemburgo.
Captura de la página web del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación con las revelaciones sobre los acuerdos fiscales secretos alcanzados entre diversas multinacionales con Luxemburgo.

Una treintena de empresas multinacionales con presencia en España firmaron acuerdos secretos con Luxemburgo para rebajar su factura fiscal tributando a tipos inferiores al 1% en el Ducado –frente al 21% de media en Europa- a través de una compleja estructura de sociedades, entre 2002 y 2010.

La mayoría de estas sociedades son firmas de capital riesgo pero la lista incluye también aseguradoras, bancos e incluso firmas de moda. Así lo revelan los documentos publicados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés).

La documentación detalla cómo una treintena de las 340 multinacionales que sellaron acuerdos fiscales opacos, o tax ruling, con Luxemburgo mantienen negocios en territorio español por los que no habrían tributado, gracias a una ventajosa estructura fiscal diseñada por la consultora PriceWaterhouseCoopers.

El modelo permitía a las compañías reducir casi a cero el pago de impuestos, hacerlo de forma confidencial y mantener este tratamiento año tras año mediante la creación de sociedades con sede en Luxemburgo que o bien desviaban los beneficios como préstamos a sus filiales o bien recibían íntegramente los dividendos de sus filiales en otros países europeos.

Un ejemplo es el de Tiger Partners, una filial de la firma de capital riesgo Tiger Advisors, que el 19 de octubre de 2009 firmó un tratamiento tributario secreto con Luxemburgo, según se detalla en un documento que forma parte del archivo del llamado LuxembourgLeaks, para llevar a cabo inversiones inmobiliarias en España.

En su caso, el esquema comprende un acuerdo sellado entre Miura International Parent, un hedge fund con domicilio fiscal luxemburgués que es filial de Tiger Partners, y la española Praedium Desarrollos Urbanos, una sociedad limitada con sede en Barcelona. Las dos compañías se asociaron para invertir en empresas del sector inmobiliario español. En el documento se especifica que el monto de cada inversión oscilaba en una horquilla de entre 10 a 100 millones de euros.

No es la única firma afincada en el Ducado que ha demostrado apetito por el ladrillo español. Es el caso del fondo estadounidense Oaktree, que tras entrar con fuerza en el capital de Panrico y Campofrío pujó por las hipotecas problemáticas de Catalunya Banc y terminó haciéndose con el centro comercial Gran Vía de Vigo por 115 millones el pasado junio.

En 2010, la sociedad aprobó el traspaso de sus activos en España y Reino Unido, por valor de 61 millones de euros, a su Sicav en Luxemburgo bajo el esquema fiscal diseñado por PriceWaterhouseCoopers.

Otro caso es el de la sociedad de capital riesgo Doughty Hanson, de la que se fichó al que fue responsable de los activos inmobiliarios de Sareb, Juan Barba, y que en los últimos tiempos ha protagonizado compras de centros comerciales en España, entre otros.

Los archivos publicados revelan un diseño para que el holding luxemburgués del grupo adquiriera en 2008 la mayoría de Araneo, la firma mediante la cual realizaba inversiones inmobiliarias en España, por ejemplo, o la compra de otras filiales por toda Europa en 2007 para que pasaran a tributar desde el Ducado con excepcionales ventajas fiscales.

Desde cine a agencias de calificación de riesgo

Las revelaciones que trae la publicación de los documentos de la consultora PwC abarcan también el acuerdo fiscal entre Luxemburgo y un entramado societario con domicilio en el Ducado, cuyo origen es la compañía de capital riesgo Veronis Suhler Stevenson.

Entre las inversiones realizadas por esta sociedad están los dos millones de euros para los estudios de animación Ilion, con sede en Alcobendas (Madrid), creadores de Planet 51, una de las películas españolas más taquilleras de la historia.

De los acuerdos fiscales con Luxemburgo se benefició también McGraw-Hill, el grupo al que pertenece la agencia de calificación de riesgo Standard & Poor’s, según se desprende de la lectura de los papeles publicados en la web de LuxembourgLeaks.

En un documento del 21 de abril de 2010, la consultora PwC relata que una directiva europea obligaba las agencias de calificaciones crediticias a reestructurar sus filiales europeas. McGraw-Hill creó entonces dos sociedades con domicilio fiscal luxemburgués a las que fue transferida Standard & Poor’s España, entre otras.