La divisa nipona se sitúa en su nivel más bajo en siete años

El yen, en caída libre frente al dolar; el euro, en mínimos

Un empleado de la Bolsa de Tokio observa los monitores de cotización.
Un empleado de la Bolsa de Tokio observa los monitores de cotización. REUTERS

El Banco de Japón (BOJ) ha intensificado el ya de por sí agresivo programa de estímulos a la economía, ampliando el ritmo de compras de 60-70 millones de yenes hasta los 80 millones de yenes, una medida que ha tenido un impacto muy favorable en la renta variable (el Nikkei de la Bolsa de Tokio se ha disparado casi un 5%), pero que ha golpeado a la divisa del país, que ha caído en picado frente al dólar. El yen se ha depreciado un 2,5% frente al billete verde, situándose en los 111 yenes por dólar, lo que supone su nivel más bajo desde enero de 2008.

La política ultraexpansiva del BOJ contrasta con el repliegue de los estímulos por parte de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, que esta misma semana puso fin al Quantitative Easing (QE) que ha inyectado dinero al sistema desde 2012. Una medida que, por su parte, fortalece al dólar, que se está haciendo fuerte respecto a las principales divisas.

Las decisiones de ambos bancos centrales han llevado al par dólar-yen a rebasar con amplitud la resistencia que tenía en los 110 yenes por dólar, tocando el siguiente objetivo de 111, comenta Ramón Morell, analista de ETX Capital. 

Por su parte, el euro está al filo de la barrera de los 1,25 dólares, el menor nivel del año y desde agosto de 2012.

Para Steen Jakobsen, Economista Jefe de Saxo Bank, la medida adoptada por el BOJ "en un movimiento casi desesperado por mantener las ruedas del Abenomics aún rodando", podría llevar al yen hacia los 135 unidades por dólar. "Desde la perspectiva del mercado, el movimiento de hoy se ha sincronizado casi a la perfección con la reunión del FOMC de esta semana, donde se anunció la retirada de estímulos, su programa QE3, lo que refleja la gran diferencia en las trayectorias monetarias de cara al futuro entre el BOJ y la Fed", apunta.

John J. Hardy, Director de Estrategia de Divisas de la entidad, explica que también "otra noticia estaba sometiendo a presión al yen, al anunciarse que el fondo de pensiones de inversión del estado incrementaría su asignación a inversión extranjeras hasta el 40%, desde el 23%".