Valencia celebrará semanalmente cursos para autónomos

La formación será impartida por voluntarios en la Camara de Comercio de Valencia

Cámara de Comercio de Valencia

La figura del autónomo o emprendedor está siendo de vital importante en el mercado laboral actual. De hecho, según los últimos datos de la encuesta de población activa (EPA) el 40% de los nuevos ocupados son trabajadores autónomos. Las Administraciones Públicas, bien por la urgencia de aligerar su lista de desempleados, o bien por la generación de riqueza que puede crear un emprendedor exitoso, apuestan por facilitar el camino a aquellos que tengan una idea empresarial y quieran ponerla en marcha. El último ejemplo lo encontramos en Valencia, donde la Cámara de Comercio ha iniciado acciones de formación semanales con el objetivo de que los autónomos cuenten con formación suficiente para crear nuevas propuestas de negocio.

Formación centrada en el Plan de Empresa

El Plan de Empresa es uno de los aspectos básicos a la hora de asegurar la viabilidad de un proyecto. Conocedores de ello, la Cámara de Valencia, según confirma en un comunicado, centrará sus esfuerzos de formación en este elemento, a través de talleres de corta duración y eminentemente prácticos. Algunos de los temas que ya están programados en el aula informativa para emprendedores son:

  • Cómo elaborar un Plan de Empresa
  • Modelos de planes de negocio
  • Ventajas de la planificación empresarial
  • Prestación por cese de actividad
  • Servicios y prestaciones que otorgan las mutuas

Los talleres relacionados con el Plan de Negocio estarán impartidos por Secot (voluntariado senior de asesoramiento empresarial). Con esta acción la Cámara de Valencia pretende fomentar el inicio de actividades con una base sólida, que pueda asegurar que los negocios puestos en marcha por emprendedores y autónomos en la Comunitat sean viables y tengan continuidad en el tiempo.

Formación de autónomos para crear empleo

Este tipo de acciones tienen dos impactos positivos en las listas de desempleados. Por un lado, es posible que muchos de los autónomos y nuevos emprendedores se encuentren en situación de desempleo. Si se facilita, a través de formación gratuita, la puesta en marcha de un negocio por parte de estos ciudadanos, tendremos como resultado una disminución del número de parados.

A su vez, los negocios que salgan de estas iniciativas pueden ser generadores de nuevos puestos de trabajo, de ahí el interés por continuar con acciones formativas que facilitan la creación de nuevas aventuras empresariales.