El modelo de Lenovo usa Android y el de Microsoft Windows
Lenovo vs Microsoft

Comparativa: Lenovo YOGA Tablet 2 Pro frente a Microsoft Surface Pro 3

Ayer mismo fueron anunciados los nuevos modelos de la gama de producto YOGA de Lenovo y, entre ellos existen dispositivos que utilizan sistema operativo Android y, también, los que recurren a Windows. Uno de los que usan el desarrollo de Google, concretamente el Lenovo YOGA Tablet 2 Pro es el que hemos elegido para compararlo con el tablet Microsoft Surface Pro 3 que ahora mismo ya está a la venta en nuestro país.

En ambos casos hablamos de dos dispositivos que tienen pantallas de grandes dimensiones, concretamente 12 pulgadas con una resolución de 2.160 x 1.440 el dispositivo de Microsoft y, en el caso del tablet de Lenovo, hablamos de un modelo con un panel de nada menos que 13,3 pulgadas a 2.560 x 1.440. En principio este último modelo está recomendado para los que necesiten el máximo espacio de visualización, aunque sus dimensiones son algo superiores como indicaremos luego, pero lo cierto es que aquí el resultado comparado es muy parejo. Evidentemente, en ambos casos el componente es táctil y, por lo tanto, se puede manipular directamente con las manos.

Pero el Lenovo YOGA Tablet 2 Pro tiene escondido un pequeño “secreto” en el apartado de la imagen: integra un pico-proyector en su lateral (como se puede ver en este vídeo). Esto resulta de gran utilidad en muchos casos, tanto profesionales como los no tanto, ya que permite incluso el poder ver películas en casi cualquier situación a una distancia óptima de dos metros. Las especificaciones de este componente indican que es posible crear una pantalla de hasta 50 pulgadas (16:9) con una calidad de 40/50 lumens y un sonido compatible con Dolby Digital en unos altavoces frontales de 1,5 vatios de potencia. Aquí, la Microsoft Surface 3 Pro no tiene contestación posible.

El hardware esencial

Aquí encontramos la primera gran diferencia entre ambos modelos, ya que pese a que el fabricante del procesador es el mismo, Intel, el modelo elegido es muy diferente. El que se integra en el Lenovo YOGA Tablet 2 Pro es un Intel Atom de cuatro núcleos que funciona a una frecuencia de 1,8 GHz, que no está mal, pero que no es capaz de igualar a los Intel Core (dependiendo de las versiones es i3, i5 o i7) del Microsoft Surface 3 Pro. Por lo tanto, el “gato al agua aquí se lo lleva este último, aunque bien es cierto que Android es menos exigente para ofrecer una capacidad más que solvente.

La RAM se adapta perfectamente a las necesidades para que el sistema operativo de cada uno de los modelos se ejecute con fluidez. Es decir, que el dispositivo de Microsoft en el peor de los casos incluye 4GB, por lo que aplicaciones de retoque de imágenes no tienen problemas al funcionar; y, en el caso del modelo de Lenovo, hay que decir que la memoria alcanza los 2 GB, por lo que no hay problemas de funcionamiento, aunque bien es cierto que llegar hasta los tres hubiera sido una muy buena idea.

Un detalle importante a destacar es el del almacenamiento interno, que es realmente distinto y puede resultar definitivo: el Lenovo YOGA Tablet 2 Pro tiene 32 GB ampliables mediante el uso de tarjetas microSD de hasta 64 GB. En el caso de la Microsoft Surface 3 Pro, se recurre a opciones que pueden alcanzar los 512 GB, aunque es posible adquirir un modelo con sólo sesenta y cuatro. Lo cierto es que la diferencia es grande, pero como se verá luego esto repercute tanto en el precio de ambos modelos y, como no, incluso en el peso.

Par acabar aquí, hay que decir que la autonomía es clave, y en este apartado queda mucho mejor parado el Lenovo YOGA Tablet 2 Pro, ya que este modelo con un uso normal alcanza un tiempo de uso de hasta 15 horas, mientras que el dispositivo de Microsoft se queda en las nueve de máximo. Esto, debe tenerse en cuenta.

Diseño y otras cuestiones

Aquí hay que valorar dos factores importantes, como son el grosor y el peso (las dimensiones completas es complicado compararlas, ya que las de su pantalla no son las mismas). En el caso del Microsoft Surface Pro 3 las marcas que tiene son de 9,1 milímetros y 800 gramos respectivamente, mientras que el dispositivo de Lenovo tiene 12,6 (3,7) mm. Y llega a los 950 gramos. Sin duda, el modelo de la compañía de Redmond se lleva el gato al agua.

Adicionalmente hay que indicar que los dos tablets tienen cámaras integradas, lo cierto es que son suficientes en los dos casos, pero hay diferencias a comentar. El Lenovo YOGA Tablet 2 Pro tiene una trasera de 8 megapíxeles y otra delantera de 1,6 Mpx, por lo que la calidad está asegurada, así como las videoconferencias a, como poco, 720p. En el caso del dispositivo de Microsoft, los dos sensores alcanzan los 5 Mpx, una solución sólida, está claro.

También hay que indicar que cada uno de los modelos tiene opciones adicionales a comentar. Por ejemplo, el Surface 3 Pro tiene opciones de conectividad avanzadas que no están presentes en el Lenovo YOGA Tablet 2 Pro, como por ejemplo los puertos USB 3.0. Eso sí, en ambos casos se integra WiFi, Bluetooth y, también, acceso a redes móviles.

Para finalizar, no hay que dejar de comentar que el Lenovo YOGA Tablet 2 Pro incluye un accesorio que permite colocar el tablet en tres posiciones, (libro, inclinado y stand), a la que hay que añadir una denominada “gancho” que posibilita el poder colgar el dispositivo. Por su parte, el Microsoft Surface 3 Pro tiene en su funda con teclado integrado un elemento diferencial y, además, integra un soporte que permite también utilizarlo como si estuviera colocado en un atril.

Como hemos indicado antes, los precios también son muy diferentes, y el modelo de Lenovo resulta mucho más económico que el de Microsoft. El primero cuesta 499 euros, que no es poco, pero hay que decir que el terminal más económico de Surface 3 Pro llega a los 799 € (y el más caro 1.949). Por lo tanto, este es un apartado a valorar y que se debe tener muy en cuenta a la hora de tomar una posible decisión de compra.

Normas