La investigación sobre las “marcas blancas” se desinfla

Bruselas certifica la buena salud del sector de la distribución

El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia
El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia EFE

El departamento de Joaquín Almunia, comisario europeo de Competencia, inició las pesquisas en diciembre de 2012, tras las repetidas quejas de agricultores, fabricantes, proveedores y consumidores. Bruselas encargó entonces un amplio estudio cuyos resultados, difundidos ayer, parecen desmentir las acusaciones.

El informe, de 452 páginas y realizado por las consultoras EY, Cambridge Economics y Arcadia International, constata que “durante la última década, la oferta disponible para el consumidor ha crecido continuamente”. Y que la reciente caída en la innovación del sector no se ha debido a la concentración del mismo sino al impacto de la crisis financiera. La única tendencia negativa detectada es el estrechamiento en la variedad de precios en ciertas categorías de productos.

El estudio tampoco ha encontrado ningún impacto significativo por el aumento de las marcas blancas de las grandes cadenas de distribución, que, según el informe, solo daña la competencia cuando alcanzan una cuota de mercado muy elevada. En 2009, la cuota máxima de esas marcas en la UE no superó el 43% del mercado. En España se situó en el 31%; en Francia, 28%; y en Italia, el 15%.

El departamento de Competencia de la CE someterá ahora el informe a una consulta pública, abierta hasta el 30 de enero de 2015. Aunque es previsible que se repitan las quejas de productores y proveedores, parece difícil que la futura comisaria de Competencia, la liberal danesa Margrethe Vestager, pueda poner en marcha una intervención disciplinaria tras las conclusiones de un informe tan exhaustivo.

El informe se ha llevado a cabo en nueve países (entre ellos, España), analizando 23 categorías de productos (desde frescos a congelados) en 343 establecimientos situados en 105 zonas comerciales. Y se concentra en los llamados “modernos canales de distribución”, es decir, hipermercados, supermercados y tiendas de oferta o descuento.

El análisis muestra que las grandes cadenas de distribución han expandido y aumentado su cuota de mercado en la mayoría de los Estados de la UE. La cuota de las 10 mayores cadenas de distribución ha pasado del 26% en 2000 al 31% en 2011.

Pero esa década coincide también con un aumento de la variedad de productos disponibles; de sus tamaños y formatos, y de número de establecimientos situados en las cercanías del consumidor. En el mismo período se produjo también un gran aumento de las tiendas especializadas en grandes descuentos.

Sector

El sector de la distribución supone una pieza clave del mercado europeo, con más 3,7 millones de pequeñas y medianas empresas y un 8% del empleo total en la UE. El consumo de alimentos (13% del gasto del hogar) contribuye de manera esencial a esas cifras y la cadena de distribución alimentaria, según el estudio encargado por la CE, genera un valor añadido de 715.000 millones de euros al año, equivalente al 6% del PIB de la UE.

La venta de alimentos supone el 42% del total de ventas minoristas de la UE. Y los nuevos canales de distribución (hipermercados, supermercados y tiendas de descuento) cubren en torno al 60% de las ventas de productos de alimentación. En España esa cuota ha pasado del 50% en el año 2000 a más del 70% en 2011.