Berlín incumple el 63% de las directrices, frente al 45% de Madrid

España y Finlandia son los dos países que más ‘obedecen’ a Bruselas

España y Finlandia son los dos países que más ‘obedecen’ a Bruselas
Reuters

La Comisión Europea ha publicado hoy un estudio con el que intenta demostrar que, a pesar de las críticas, las recomendaciones del llamado Semestre Europeo tienen alguna utilidad. Algunos informes del Parlamento Europeo han señalado que el plan de vigilancia presupuestaria y macroeconómica puesto en marcha hace cuatro años es sistemáticamente ignorado por las capitales, que solo habrían seguido, según la Eurocámara entre un 9% y un 15% de las directrices.

El departamento de Asuntos Económicos, dirigido por el comisario Jirky Katainen, eleva ese porcentaje hasta el 40%, en un informe que utiliza una metodología que pretende ser más ajustada. La Comisión reconoce que ni siquiera esa cifra es satisfactoria. Pero señala que, si se suman las medidas que se han aplicado por completo (solo 1%) a aquellas en la que se ha registrado algún avance o un avance sustancial, el porcentaje de cumplimiento se eleva al 60% de las 279 recomendaciones dictadas en 2012 y 2013.

Por países, Finlandia, España y Holanda encabezan el cumplimento de recomendaciones en 2013 (61%, 56% y 50% respectivamente). Para bien o para mal, cabría decir, porque Finlandia cayó en la recesión a finales de 2013; España mejora lentamente con un crecimiento trimestral del 0,6% en el segundo trimestre de este año; y Holanda va dando bandazos pero sin pasar de un crecimiento interanual del 1%.

En el lado opuesto se sitúan en cambio Alemania, que hace caso omiso del 63% de las instrucciones que cursa Bruselas, lo que no le ha impedido crecer a buen ritmo y batir records de empleo año tras año desde que empezó la crisis. En la misma situación se encuentra Bélgica. E Italia presenta una mezcla de resultados: en 2012 acató la mitad de las directrices y un año después no hizo caso al 75%.

El estudio reconoce que el control del cumplimiento debería ser más riguroso. Sobre todo, porque la Comisión se declara convencida de que sus instrucciones permitirán aumentar el crecimiento y la creación de empleo en los países que la sigan. Por si acaso, sin embargo, la mayoría de los Gobiernos, según señala el informe de la CE, renuncian a aplicar esas instrucciones tan pronto como tienen unas elecciones generales a 12 meses vista. “La aplicación media es superior antes de ese período”, admite el estudio.