Están afectados más de 400 MW que tendrán que devolver 86 millones

La CNMC quita las primas a las renovables que arrancaron en 2013

El sistema de liquidación del regulador interpreta que deben devolver las primas

Están afectadas todo tipo de renovables y seis plantas de cogeneración

La CNMC quita las primas a las renovables que arrancaron en 2013

El Ministerio de Industria comienza a darse cuenta de que, lejos de estar rematada, la reforma eléctrica está plagada de flecos. Así, el departamento que dirige José Manuel Soria se enfrenta cada día a la amplia casuística derivada de una reforma para la que aprobó más de una docena de normas de distinto rango (algunas aún por desarrollar).

 Uno de los últimos conflictos es el de las plantas de renovables que se pusieron en marcha a lo largo de 2013, a los que, según interpreta la CNMC en aplicación de su sistema de liquidaciones, no tienen derecho a recibir retribución alguna en el segundo semestre del año pasado.

Según la disposición adicional segunda, punto sexto, del real decreto ley del 14 de julio de 2013, con el que el ministerio puso fin al sistema de primas a la producción con energías renovables y a la cogeneración, para los megavatios que se hubieran puesto en marcha entre el 1 de enero de 2013 y esa fecha, se “considerará que el inicio de su vida útil regulatoria será el 1 de enero del año siguiente al de la autorización de explotación definitiva de la instalación”, esto es, el 1 de enero de este año.

Por tanto, las plantas afectadas deberán devolver el 100% de la retribución (primas) recibida en los 170 últimos días de 2013, frente al resto de instalaciones del régimen especial que se regían por su misma regulación (la derivada del famoso real decreto 661), que siguieron cobrando primas a cuenta del nuevo sistema de retribución basado en costes estándares, que se aprobó en junio pasado.

Se trata de 410 MW, en su mayoría termosolar y eólica, aunque también figuran plantas fotovoltaicas, minihidráulicas y de biomasa, que tendrán que devolver 86,4 millones de euros, según cálculos de las afectadas, correspondientes a las primas que recibieron en el segundo semestre de 2013 (ver cuadro). En la misma situación que estas instalaciones de renovables, se encuentran, al menos, otras seis plantas, de cogeneración, según la asociación del sector, Acogen. Para calcular el efecto se ha comparado la potencia instalada por tecnología en diciembre 2012 y agosto 2013 a la que se ha aplicado el ingreso regulado medio de cada tecnología proporcional al periodo.

Algunas de estas compañías se han dirigido, sin muchas esperanzas, a la Secretaría de Estado de Energía, pues son cuestiones “menores” para el secretario, Alberto Nadal, o el ministro Soria, “pero que tampoco puede resolver un funcionario”, comentan fuentes empresariales. Además, los responsables de Industria parecen estar inmunizados contra la amenaza de nuevas demandas en los tribunales, “pues te recuerdan que ya llevan acumulados cientos y uno más, no les importa”, añaden.

25 años de vida

Fuentes jurídicas consultadas consideran que se trata de un caso de retroactividad propia de primer grado, pues de habérseles reconocido una vida regulatoria (entre el 1 de enero y el 14 de julio de 2014) pasan a quedarse sin ella en el segundo semestre. Además, para cumplir con el real decreto ley, la CNMC no debía haberles pagado primas en ese periodo, no pagarlas y obligarlas ahora a una devolución (o regularización).

Para el ministerio, la medida está justificada porque, aunque ahora no cobren, se trata de que se les respete los 25 años de vida regulatoria que establece la ley, a lo largo de los cuales recibirán los incentivos que sustituyen a las primas. En el caso de las plantas de cogeneración, no se puede retrasar el cobro de la retribución específica de 25 años de vida regulatoria, especialmente, en las que han tenido un coste de combustible, señalan en Acogen.

Una medida para ajustar el déficit

En ninguno de los supuestos de las plantas que tendrán cero retribución en el segundo semestre de 2013 (ni primas ni los incentivos aprobados este año basados en parámetros), se encuentran, lógicamente, los proyectos afectados por la moratoria renovable aprobada por el Ministerio de Industria en enero de 2012. De esta moratoria se salvaron las plantas incluidas en el prerregistro oficial del ministerio, lo que les daba derecho a incorporarse al sistema eléctrico cobrando la correspondiente retribución regulada.

Las plantas obligadas a la devolución de las primas cobradas en el segundo semestre del año pasado, son la que se pusieron en marcha a partir del 1 de enero de 2013, una vez recibida la autorización definitiva de la Administración. En ese periodo estas instalaciones cobraron primas y lo siguieron haciendo después de aprobado el real decreto ley de julio de 2013, que dio paso a la llamada reforma eléctrica. La tecnología que más tienen que devolver, casi 40 millones de euros, es termosolar (unos 150 MW).

Fuentes empresariales consideran que la medida es “uno de los parches” que Industria ha utilizado para aplazar costes del sistema y hacer cuadrar las cuentas de 2013, cuya liquidación final se conocerá en noviembre. El objetivo del Gobierno para este año es lograr déficit de tarifa cero, gracias a los recortes de la reforma y las subidas de los peajes de acceso.