Solicita 90.306 millones

La banca prefiere la subasta semanal a la barra libre del BCE

El presidente del BCE, Mario Draghi.
El presidente del BCE, Mario Draghi.

El Banco Central Europeo (BCE) concedió ayer 90.306 millones de euros a la banca europea con motivo de la subasta semanal que celebra. La cifra supera con creces los 82.600 millones de euros que el sector solicitó en la barra libre de liquidez a cuatro años condicionada a la concesión de crédito (TLTRO, por sus siglas en inglés), que el organismo que preside Mario Draghi llevó a cabo el pasado jueves.

Aunque los fondos prestados ayer deberán ser devueltos el próximo miércoles 1 de octubre, frente al plazo de hasta cuatro años en que se concedió la liquidez de la pasada semana, lo cierto es que la subasta semanal del BCE resultaba más barata que la barra libre de liquidez puesta en marcha.

El coste, en concreto, es del 0,05%, la tasa de interés rectora que dispuso Draghi a comienzos de mes cuando bajó en 10 puntos básicos el precio del dinero hasta un nuevo mínimo histórico. La TLTRO, por su parte, se celebró bajo un 0,15% de interés.

La subasta semanal, además, está exenta de condicionantes mientras que aprovechar la barra libre de liquidez al máximo presiona a las entidades a incrementar la concesión de crédito a la economía real, si lo siguen reduciendo, o mantener la tendencia al alza, si ya sube.

El objetivo de Draghi es evitar que la banca utilice los fondos para realizar operaciones financieras de compra de deuda pública con alta rentabilidad (carry trade), como hizo en las subastas anteriores, y reactivar el acceso de las empresas a la financiación.

Con todo, incumplir estas indicaciones tan solo obliga a las entidades a devolver el montante solicitado en 2016, en lugar de hacerlo en 2018.

Las peticiones recibidas en Fráncfort en la TLTRO resultaron modestas teniendo en cuenta que el sector tenía a su disposición hasta 400.000 millones de euros, si bien se espera que sea en la segunda ronda de diciembre, que se espera más barata y en la que las entidades ya conocerán sus resultados en los test de estrés, cuando confluyan el grueso de las peticiones.

De momento, es cierto que esta primera inyección de liquidez ha ayudado a rebajar el volumen de peticiones en la subasta semanal, que en la anterior cita había sido de 105.689 millones de euros, pero sigue sin ser la opción favorita de la banca.

Las solicitudes enviadas a Fráncfort ayer provenían, en todo caso, de 135 entidades financieras de la zona euro mientras que en la barra libre del jueves pasado fueron 382 instituciones quienes reclamaron liquidez al BCE.