Los astilleros europeos construirán 24 barcos entre 2014 y 2017 con una inversión de 12.100 millones

Los cruceros se rearman

Las navieras amplían la capacidad de sus buques y aumentan su flota para acomodarse al crecimiento de la demanda mundial

La nueva sección del MSC Armonia es insertada en el espacio que ha quedado entre la proa y la popa luego de que el barco fuera partido en dos. La nave es ampliada en el dique seco del astillero Fincantieri, en Palermo. Ver fotogalería
La nueva sección del MSC Armonia es insertada en el espacio que ha quedado entre la proa y la popa luego de que el barco fuera partido en dos. La nave es ampliada en el dique seco del astillero Fincantieri, en Palermo.

El MSC Armonia es una mole de acero que pesa 60.000 toneladas, el equivalente a 330 ballenas azules.

Pero en manos de los ingenieros del astillero siciliano Fincantieri parece un juguete de Lego.

Para empezar, el barco ha sido partido por la mitad como si se tratase de una barra de pan. Luego, su proa ha sido separada de la popa unos 30 metros. En el espacio que ha quedado en el medio, los técnicos han insertado un nuevo bloque de 2.200 toneladas de camarotes, tiendas, restaurantes y zonas comunes.

El despliegue de naves más grandes en el Mediterráneo refleja la creciente popularidad de esta zona

Toda esta operativa, que ha tomado varios días y comenzó con el corte de la quilla el 2 de septiembre, ha sido necesaria para aumentar un 25% el número de cabinas del buque de 783 a 976, y añadir nuevas áreas de entretenimiento, como una biblioteca, un spa y un parque acuático.

La nave permanecerá todavía varias semanas más en el dique seco. Lo siguiente serán mejoras técnicas en el casco, las hélices y el sistema eléctrico para reducir el consumo de combustible.

Cuando el barco vuelva a navegar, el 17 de noviembre próximo, habrá ganado 24 metros de eslora, será más espacioso y contaminará menos.

Pero lo más importante en términos de negocio es que su capacidad habrá crecido desde los 2.069 pasajeros hasta los 2.680.

El MSC Armonia, que este invierno ofrecerá paseos de ocho días por el Mediterráneo, partiendo de Génova con destino a las islas Canarias, es el primero de los cuatro barcos del mismo modelo (Lírica) que la compañía italiana MSC Cruceros renovará con una inversión de 200 millones de euros entre agosto de 2014 y noviembre de 2015.

Es también una muestra de la confianza del sector en el crecimiento de la demanda.

“La industria está aumentando su capacidad”, confirma Emiliano González, director general de la filial española de MSC Cruceros, presente en el muelle de Fincantieri en Palermo. “La mejor prueba es que astilleros de toda Europa están recibiendo encargos de construcción de nuevos barcos por parte de diferentes compañías”, añade.

En efecto, según CLIA, la asociación internacional de líneas de cruceros, incluyendo las entregas programadas para los primeros seis meses de 2014, los astilleros europeos tienen prevista la construcción de 24 barcos hasta 2017 por un valor total de 12.100 millones de euros, lo que añadirá capacidad para atender a unos 69.000 pasajeros adicionales.

Royal Caribbean, por ejemplo, contrató en mayo último al astillero STX France, en Saint-Nazaire, para construir un cuarto barco de la clase Oasis (la más grande del mundo), que se entregará en 2018. Antes, a mediados de 2016, estará disponible el tercero, que encargó al mismo constructor hace un año.

Estos se unirán a sus gemelos, el Oasis of the Seas y el Allure of the Seas, que normalmente prestan servicios en el Caribe, aunque el primero de ellos llegó el fin de semana pasado a Barcelona para ofrecer desde ahí dos paseos por el Mediterráneo antes de poner rumbo a Rotterdam, donde le espera un mantenimiento de rutina.

El Oasis of the Seas en el puerto de Barcelona.
El Oasis of the Seas en el puerto de Barcelona. Efe

Teniendo en cuenta estos últimos encargos y otros anteriores, el grupo estadounidense, con sede en Miami, tiene previsto invertir alrededor de 6.800 millones de dólares entre 2014 y 2018.

En cambio, Pullmantur, filial española de Royal Caribbean, mantendrá su capacidad estable el próximo año, aunque espera ampliarla hasta un 30% en 2016 con la incorporación de nuevos buques.

Norwegian Cruise Line, otra empresa de Miami que incluye en su catálogo rutas por el Mediterráneo, ha puesto en marcha el programa Norwegian Next, en el que invertirá 250 millones de dólares.

“Este plan no incluye ampliaciones, pero sí importantes reformas, tanto en los camarotes como en los espacios comunes”, aclara Kevin Bubolz, director de marketing y desarrollo de negocio para Europa. “Desde 2013, varios de nuestros barcos han sido ya reformados y a lo largo de 2015 otros pasarán también por el dique seco”, precisa.

Además, en los próximos cinco años la empresa incorporará cuatro barcos nuevos a su flota, cada uno de los cuales pesará 164.600 toneladas y tendrá capacidad para 4.200 pasajeros. “El valor de este contrato es de unos 3.000 millones de euros”, destaca Bubolz.

Todas estas inversiones se sustentan en el crecimiento de la demanda mundial, que en la última década ha pasado de 12 millones de pasajeros a 21,3 millones. “Este incremento del 77% en el número de turistas que eligen un crucero para pasar sus vacaciones se refleja tanto en el aumento de la capacidad de los barcos como en la construcción de nuevos”, comenta en Madrid Alfredo Serrano, director para España de CLIA.

El directivo destaca que el despliegue de naves más grandes en el Mediterráneo es una muestra de la creciente popularidad de esta zona. De hecho, esta región ocupa el segundo lugar en las preferencias de los viajeros, con una cuota de mercado del 19%. Por delante está el Caribe, con el 37%.

En Europa, mercados emisores como Alemania y Francia han experimentado un fuerte crecimiento en los últimos dos años. El primero subió un 22%, con 1,68 millones de pasajeros, mientras que el segundo creció un 18%, con 522.000. A la cabeza del ranking se mantiene Reino Unido, con 1,7 millones de pasajeros y un aumento del 2%.

En España, la buena noticia es que después de dos años malos, las reservas anticipadas empiezan a recuperarse.

“Es pronto para dar cifras, pero este ejercicio finalizaríamos con 450.000 pasajeros, lo que supondría una bajada del 5%, pero hay que tener en cuenta que este año dos compañías han retirado dos barcos del mercado español, lo que significa entre 75.000 y 80.000 clientes menos, por lo que en realidad la cifra habría crecido”, concluye González, de MSC.

Las cifras

El nuevo módulo del MSC Armonia llega al astillero de Palermo.
El nuevo módulo del MSC Armonia llega al astillero de Palermo.

77% ha crecido la demanda mundial de cruceros en la última década, pasando de 12 millones de pasajeros a 21,3 millones, según CLIA.

24 barcos serán construidos en astilleros europeos entre 2014 y 2017, por un total de 12.100 millones de euros. Esta inversión aumentará la capacidad de la industria en 69.000 pasajeros.

200 millones de euros invertirá MSC Cruceros en la ampliación de cuatro naves, la primera de las cuales prestará servicio en Canarias.

450.000 españoles realizarían este año un crucero, lo que supondría una caída del 5% con respecto a 2013. El mercado local sigue lejos del pico de 701.000 pasajeros que alcanzó en 2011.