Las navieras esperan que el mercado español se reanime esta temporada después de dos años de caídas

El negocio de los cruceros se alista para levar anclas

La reducción de la oferta de barcos que recorren el Mediterráneo contribuirá en parte a la recuperación de las ventas

El MSC Preziosa, el nuevo barco de la cadena italo-suiza en el que ha invertido 600 millones de euros.
El MSC Preziosa, el nuevo barco de la cadena italo-suiza en el que ha invertido 600 millones de euros.

Satisfecho por el récord de llegadas en 2013, el presidente Mariano Rajoy ha calificado al turismo como el “mascarón de proa” de la economía. Pero quizá el símil náutico no sea el más apropiado.

Pese a la creciente popularidad de España como destino de cruceros, el mercado receptivo lleva dos años de caídas: 5,38% en 2012 y 0,74% hasta noviembre pasado. Hasta ese mes, el último del que se dispone de estadísticas, arribaron 7,1 millones de pasajeros, según Puertos del Estado. El récord se alcanzó en 2011, cuando llegaron 7,9 millones, un 12% más que en 2010.

En el mercado emisor, es decir, aquel conformado por viajeros españoles, ya sea que embarquen en puertos nacionales o extranjeros –Venecia, Hamburgo y Copenhague son los más frecuentes–, el viento tampoco ha sido favorable. Aún no se tienen datos oficiales, pero en 2012 el número de excursionistas se redujo un 18%, hasta los 576.000, desde el pico de 701.000 que se alcanzó en 2011.

“De 2013 todavía no tenemos cifras porque CLIA [la asociación internacional de líneas de cruceros] publicará su informe anual a inicios de marzo; pero todo hace pensar que el mercado emisor ha sufrido una caída en consonancia con la caída del consumo en España”, dice Emiliano González, director general de la filial de MSC Cruceros.

“España es el cuarto mercado más grande de Europa y el segundo más popular”, destaca Belén Wangüemert, presidenta de CLIA

La presidenta de CLIA España, Belén Wangüemert, coincide en que aún es pronto para hacer un balance del mercado local en 2013; sin embargo, espera que los resultados “continúen la senda de 2012”, cuando el sector inyectó en la economía 1.255 millones de euros y generó más de 26.000 empleos.

“En 2012 fuimos el cuarto mercado más grande de Europa por aportación económica y país emisor de pasajeros. Además, si atendemos a otras cifras, como el número de pasajeros que embarcaron en España, somos el segundo país más popular: en 2012, unos 1,2 millones de viajeros [nacionales y extranjeros] comenzaron su viaje en alguno de nuestros puertos”, destaca.

Barcelona es el primer puerto de Europa por tráfico de pasajeros y el cuarto del mundo, solo superado por los tres grandes de Florida. A noviembre del año pasado ya había rebasado los 2,4 millones de todo 2012.

Prueba de su importancia es que ha sido elegido por Royal Caribbean para que a partir de 2015 sirva de base al Allure of the Seas, el crucero más grande del mundo.

Otros puertos, como los de Palma de Mallorca, Vigo, Tenerife, Las Palmas o Valencia, están experimentando un fuerte crecimiento también. Este último, por ejemplo, pasó de recibir 253.743 visitantes en 2010 a 480.233 en 2012.

Wangüemert atribuye estos resultados a la calidad y variedad de rutas y destinos que ofrece España, lo que le permite llegar a una amplia diversidad de turistas. “La penetración de este producto vacacional seguirá creciendo a medida que los consumidores conozcan los servicios y la variada oferta que ponemos a su disposición”, señala.

En cuanto a las perspectivas para 2014, afirma que las navieras son conscientes de las dificultades económicas que atraviesan las familias, especialmente las de clase media. “Por ello, nos estamos adaptando y ofreciendo cruceros para todas las necesidades, tanto de precio como de tiempo y destino”.

En ese sentido, precisa que las principales tendencias para este año pasan por un incremento de pasajeros jóvenes que viajan por primera vez, los cruceros multigeneracionales, un mayor número de barcos de lujo, destinos exóticos y más opciones de todo incluido.

Por su parte, Emiliano González, de MSC Cruceros, estima que 2014 supondrá un punto de inflexión para el sector luego de las caídas de los dos últimos años, a lo que contribuirá en parte una reducción de la oferta, con el traslado de barcos a otras rutas.

“El Mediterráneo occidental seguirá siendo el destino más apreciado y el paquete estándar de 8 días, 7 noches, el más demandado”.

En lo que concierne a MSC, sostiene que 2014 se presenta como un año prometedor, ya que hace poco el grupo aumentó su flota a 12 barcos con la incorporación de uno nuevo, el MSC Preziosa, en el que ha invertido 600 millones de euros.

Normas