La banca española solicita unos 15.000 millones

La banca europea pide 82.600 millones en la primera subasta TLTRO

Una escultura del símbolo del euro ante la sede del Banco Central Europeo
Una escultura del símbolo del euro ante la sede del Banco Central Europeo EFE

El Banco Central Europeo ha anunciado hoy el resultado de la primera subasta de liquidez a cuatro años, condicionada a la concesión de crédito y conocida por sus siglas como TLTRO. El importe adjudicado a los bancos de la zona euro, que ayer formalizaron sus peticiones a la institución, ha ascendido a 82.600 millones de euros, por debajo de la previsión de los expertos, que hablaban de 100.000, y muy lejos del tope disponible de 400.000 millones, fijado en función de la cartera de créditos de los bancos, excluyendo las hipotecas.

La subasta TLTRO es la fórmula con la que el BCE pretende incentivar, a través de una megainyección de liquidez, la financiación de los bancos de la zona euro a particulares y pymes, clave para apuntalar el frágil crecimiento económico.

En línea con el resto de competidores europeos, la gran banca española ha solicitado a Fráncfort unos 15.000 millones de euros, de los 54.000 millones a los que tendría derecho el conjunto del sector en las dos subastas de este año y los 30.000 millones que prevé que terminen solicitando el Ministerio de Economía.

Esta primera inyección de liquidez, que se hará efectiva el próximo miércoles, ha sido aprovechada por las entidades, no obstante, por revitalizar la batalla comercial que mantienen este año por captar a pymes como clientes.

CaixaBank ha solicitado 3.000 millones de los 7.000 a los que tendría derecho, con el objetivo de “dinamizar el crédito”; Bankia pidió íntegramente los 2.700 millones que podía para lanzar ya hoy una campaña de préstamos que rebaje un 30% el coste de financiación de las pymes; Popular reclamó 2.847 millones, de los 6.000 que le corresponden, para reforzar sus líneas a pymes.

Santander, por su parte, ha solicitado 3.000 millones por su negocio español (por el que puede pedir hasta 6.000) y 600 más por el de Porgutal, sumando 3.600 millones (de los 9.000 a los podría aspirar entre las dos subastas).

Fuentes del mercado aseveran que BBVA, por su parte, ha solicitado 2.600 millones de los 5.600 que podría. Sabadell, que podría recibir hasta 5.000 millones, y Bankinter, a la que le corresponden otros 1.700, han decidido esperar hasta diciembre para realizar sus solicitudes, según fuentes del mercado.

La próxima subasta, en la que se esperan volúmenes mayores, se realizará el 11 de diciembre y se prevé que registre un mayor volumen de peticiones, puesto que ya se habrán conocido los resultados del test de estrés.

El BCE ha informado esta mañana que en la primera ronda ha recibido peticiones de 382 instituciones, representantes de 1.372 entidades de crédito. Todas ellas tienen derecho a reclamar, entre la actual subasta y la de diciembre, un volumen de liquidez equivalente al 7% de su cartera de créditos a empresas no financieras, sin incluir hipotecas.