Son una nueva forma de ofrecer seguros pero que requiere de un buen análisis

¿Qué hay más allá de los seguros combinados?

¿Qué hay más allá de los seguros combinados?

El mundo asegurador puede llegar a ser un mundo muy complejo para aquellos que no son expertos en la materia. Muchas condiciones y supuestos que se plantean en una póliza de seguro y que hay que tener en cuenta para saber en qué medida se está realmente cubierto por un seguro.

Aseguradoras que operen y ofrezcan sus productos y servicios en España hay muchas, más grandes y más pequeñas, con más longevidad o menos, tradicionales o novedosas en su forma de trabajar… y al calor de esta competitividad surgen los llamados seguros combinados, es decir, poder asegurar varios elementos bajo una teórica misma póliza. Ha supuesto una nueva manera de entender el negocio, ofreciendo más y consiguiendo un ahorro en el precio. Pero hay a quien le surgen dudas acerca de este tipo de productos, como por ejemplo la opción de asegurar un coche y una moto bajo una misma póliza. ¿Qué hay detrás de este tipo de seguros?

¿Se pueden asegurar dos elementos bajo una misma póliza?

Centrándonos en lo que a vehículos a motor se refiere, debido a la proliferación en este ramo de este tipo de seguros, y tal y como apunta Carlos Lluch (experto de iAhorro.com), es ilegal contar con un contrato de seguro que asegure varios vehículos. Esta afirmación se corrobora tomando la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, ya que en su artículo 2.1 indica que “todo propietario de vehículos a motor (…) estará obligado a suscribir y mantener en vigor un contrato de seguro por cada vehículo de que sea titular”.

¿Quiere decir que los seguros combinados son ilegales? No, lo que ocurre en estos casos es que no se realiza una póliza con dos vehículos sino que se crean dos pólizas (una para cada vehículo).

¿Por qué es necesaria una póliza por vehículo?

En primer lugar, la respuesta está encaminada al cumplimiento de la ley y en segundo lugar es por una cuestión de orden. Es decir, el Ministerio del Interior tiene que llevar un seguimiento de todos los vehículos matriculados y asegurados en el país y por lo tanto por cada matrícula deberá haber un número de póliza. Estos datos quedan registrados en el fichero FIVA y tiene por objeto el control de estas situaciones de cara a evitar el fraude en cuestión aseguradora.

Carlos Lluch lo tiene claro, entiende que existan nuevos modelos de negocio en el mercado asegurador, pero en estos casos hay que analizar muy bien la cobertura que ofrecen. ¿Por qué? Porque conseguir ofrecer un mejor precio es relativamente sencillo si se termina por suprimir coberturas que (en un seguro de cualquier vehículo) pueden ser muy importantes, como por ejemplo la cobertura de accidentes del conductor.

Además hay que tener también muy en cuenta las condiciones concretas que tienen este tipo de seguros, como por ejemplo que únicamente pueda conducir ambos vehículos el titular de la póliza, quedando excluido de cualquier cobertura en caso de no ser así.