Emilio Botín, falleció repentinamente de un infarto a última hora del martes

Santander nombra por “unanimidad” presidenta a Ana Botín

Ana Patricia Botín, nueva presidenta de Banco Santander Ver fotogalería
Ana Patricia Botín, consejera delegada de Santander UK. REUTERS

La sucesión del banquero más emblemático y veterano del sector financiero español, Emilio Botín, estaba ya en marcha. La designación iba a recaer, como al final ha sucedido, en su primogénita, Ana Botín. Pero al final los acontecimientos se han adelantado. Sobre las 24 horas del martes, Botín fallecía en Madrid a consecuencia de un ataque al corazón.

El que fuera presidente durante 28 años de Santander estuvo el fin de semana en el gran premio de Fórmula 1 en el circuito de Monza (Italia) y nada hacía prever el desenlace de ayer. Fuentes cercanas al directivo incluso recordaron que poco antes de fallecer el banquero había estado hablando, a las 21.00 horas, por teléfono, aunque a las 17.00 horas había decidido abandonar su despacho en Madrid al encontrarse algo indispuesto, pero no como para modificar su agenda. 

Pero a las 8.45 horas de la mañana de ayer un escueto comunicado del banco a la CNMV anunciaba el fallecimiento de Botín: “Banco Santander lamenta comunicar el fallecimiento de su presidente Emilio Botín”, decía. Tenía 79 años de edad, y el 1 de octubre debía cumplir los 80.

SANTANDER 4,57 0,42%

El banco asegura que la ejecutiva “es la persona más idónea” para sustituir a su padre

El mundo económico, empresarial y político quedó conmocionado por la noticia, mientras que en Banco Santander se activaron todas las palancas para nombrar sucesor inmediatamente.

De acuerdo con lo previsto en el artículo 24 del reglamento del consejo, ayer mismo se reunió la comisión de nombramientos y el consejo de administración para designar nuevo presidente. Y, también como estaba previsto desde hace tiempo, Ana Botín (ha eliminado el uso de su segundo nombre, Patricia) fue nombrada por unanimidad presidenta. Un grupo financiero de su tamaño –primer banco de la zona euro– “no puede dar señales de incertidumbre en el mercado”, explicaba ayer un directivo financiero.

El banquero más carismático e influyente del panorama financiero español había dejado todo atado. No era partidario de los imprevistos, aunque a él sí le gustaba sorprender con operaciones que nunca dejaban indiferentes al mercado. Hizo suya esa frase de “cada día tiene su afán”. Con el nombramiento de su hija mayor, la cuarta generación de la saga Botín seguirá presidiendo el grupo creado en 1887. Emilio Botín López, bisabuelo de la desde ayer presidenta del grupo, fue el primer miembro de esta familia que llegó a presidente, en 1909.

La muerte del banquero conmocionó ayer a todo el sector económico, político y de la cultura

La influencia de la familia en el accionariado del banco, sin embargo, se ha ido diluyendo a lo largo de los años y a medida que el banco regional se ha ido convirtiendo en un gigante internacional con presencia en 15 países. En la actualidad, la familia controla alrededor del 1,98% de su capital.
El banquero ya comenzó en 2012 a reordenar sus participaciones en el banco como inicio de una transición ordenada. Traspasó a sus seis hijos la mayoría de sus acciones en la entidad, rebajando su paquete de títulos desde los 32,5 millones de acciones hasta 6 millones.

La muerte de Emilio Botín sorprendió también a su propia familia. La hasta el lunes consejera delegada de Santander UK, Ana Botín, se encontraba en Londres cuando recibió la noticia del fallecimiento de su padre, y nada más conocer el fatal desenlace voló a Madrid.

El consejo de administración del banco se reunió urgentemente y nombró “por unanimidad” a Ana Botín presidenta. Unas horas antes, la comisión de nombramientos y retribuciones, el órgano encargado de proponer la elección de nuevo presidente al consejo, consideró que Ana Botín “es la persona más idónea dadas sus cualidades personales y profesionales, su experiencia, su trayectoria en el grupo y su unánime reconocimiento nacional e internacional”.

Tras esta reunión, la ya primera ejecutiva del banco, señaló que “en estos momentos tan difíciles para mí y mi familia, agradezco la confianza del consejo de administración y asumo con total compromiso mis nuevas responsabilidades”. Yañadió: “Durante años he trabajado en el grupo Santander en distintos países y responsabilidades y he podido comprobar la enorme calidad y dedicación de todos nuestros equipos. Seguiremos trabajando con total determinación para seguir construyendo un Banco Santander cada día mejor para nuestros clientes, empleados y accionistas”.

Fernando de Asúa, vicepresidente primero y presidente de la comisión de nombramientos y retribuciones, expresó en un comunicado emitido por la tarde, tras el final del consejo, el “profundo sentimiento de pesar” por el fallecimiento de Botín, quien “ha sido importantísimo para el banco, al protagonizar una extraordinaria transformación del mismo, convirtiéndolo en el primero de la eurozona y en uno de los más importantes del mundo, y para España”.

La salida de Ana Botín de Santander UK ha provocado que se tenga que cubrir el puesto de consejero delegado. Para ello su presidente, Terry Burns, adelantó que el consejo de administración se reunirá la semana próxima para nombrar un nuevo consejero delegado. Nathan Bostock, viceconsejero delegado del banco británico es el candidato.