El euríbor a 12 meses cae a niveles nunca vistos por debajo del 0,37%

Los hipotecados pagarán cuotas en mínimos históricos gracias a Draghi

Anuncia de una hipoteca en 2007.
Anuncia de una hipoteca en 2007.

Las medidas del BCE han surtido algunos efectos inmediatos. La principal referencia para calcular las hipotecas en España, el euríbor a 12 meses, ha caído un 14% en tres días y situará la cuota de las hipotecas en mínimos históricos. Está en los 0,36 puntos porcentuales.

Mario Draghi tomó decisiones intrépidas e inesperadas el pasado jueves, aunque advirtió que caerían en saco roto si los gobiernos no hacían su parte. El presidente del Banco Central Europeo (BCE) alertó de que los países, y sus gobernantes, deben hacer más reformas estructurales y más intensas y además poner en marcha estímulos fiscales que saquen del pozo el consumo interno.

Con todo, una parte importante de los ciudadanos verá ya en sus bolsillos los efectos de las medidas, tanto de las tomadas como de las anunciadas: los hipotecados. De acuerdo a los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el número de viviendas con hipoteca en España se sitúa en el entorno de los seis millones. Y la mayoría de esos préstamos está vinculada a la evolución del euríbor a 12 meses –el precio al que están dispuestos a prestarse el dinero las principales entidades de la zona euro a un año–, que se ha hundido en los últimos días.

Este índice –la referencia para calcular el precio de las hipotecas de casi el 88% de los contratos de acuerdo a los datos de junio del INE– se sitúa hoy en el 0,36%. Justo antes de que Draghi hablara, el jueves 4 de septiembre, marcaba el 0,418%.

Para un tipo de interés medio del 0,35% –en lo que va de mes la media se sitúa en el 0,404%–, una hipoteca de 150.000 euros a un plazo de 20 años con un diferencial de un punto porcentual implicaría una cuota de 713 euros al mes. En septiembre de 2013, el euríbor hipotecario concluyó en el 0,543%, y esa misma hipoteca hubiera supuesto una letra mensual de 727 euros.

La rebaja no es cuantiosa, pero los expertos coinciden en que el Banco Central ha subrayado su voluntad de mantener durante el tipo que sea necesario un entorno de tipos ultrabajos, a imagen y semejanza de lo que lleva haciendo la Reserva Federal de Estados Unidos desde finales de 2008. Esta disposición proporciona un colchón para todos los que tienen hipotecas.

A la rebaja del tipo de intervención a corto plazo, se sumará en octubre la compra de deuda respaldada por activos (bonos de titulización) y de cédulas (hipotecarias y territoriales).

Este mismo mes, además, el BCE realizará la primera subasta teledirigida (TLTRO). La ejecutará el 18 de septiembre, la siguiente será en diciembre y habrá rondas adicionales a partir de marzo de 2015. Con la bajada al 0,05%, el tipo de interés al que prestará el dinero el BCE será del 0,15%.

El importe que cada banco recibirá en las subastas teledirigidas no podrá sobrepasar el 7% de la cuantía total de préstamos concedidos a particulares –sin incluir los créditos hipotecarios– y a empresas. Las entidades que vayan a la ventanilla tendrán que justificar además que conceden más crédito o, al menos, que moderan la caída del dinero que han prestado.

El BCE penaliza ahora con un 0,2% el dinero que le dejan los bancos en su caja fuerte, lo que ha provocado una situación inédita en el mercado interbancario. Las entidades financieras no solo no cobran por prestar dinero, sino que pagan. Lo nunca visto. El tipo de interés a un día (Eonia) –la media del precio que cobran las entidades por prestarse dinero a un día– se sitúa en 0% o en negativo, después de varias semanas con cruces en negativo.