Editorial

Los coches reflejan las mejoras

La positiva evolución del consumo privado es la principal característica de la mejora del PIB español. De hecho, es el nuevo motor de la economía y, junto a la inversión, ha llevado el crecimiento del producto a niveles desconocidos desde hace seis años a la vez que compensa el frenazo del sector exterior. Según los últimos datos de la contabilidad nacional, el consumo de los hogares españoles de abril a junio (+0,7%) sumó el quinto trimestre consecutivo de crecimiento. Esto indica que las familias recuperan la confianza y han empezado a tomar decisiones de compra que tenían paralizadas a la espera de ver más claro el horizonte.

El sector del automóvil es uno de los que mejor está reflejando esta situación. Y lo hace de forma adelantada. Las matriculaciones de coches han aumentado en España todos los meses desde agosto de 2013. Las ventas crecieron un 13,7% en agosto y un 16,4% en lo que va de año gracias al “esfuerzo comercial” y, según reconocen las asociaciones del sector, a las ayudas a la compra proporcionadas por las continuadas ediciones del PIVE, que ya va por la sexta. Lo cierto es que las cifras siguen lejos de la época de las vacas gordas, pero en agosto se vendieron más coches que en el mismo mes un año antes y hay que remontarse a hace una década –el periodo de octubre de 2003 a octubre de 2004– para encontrar una serie similar. A eso hay que añadir que el crecimiento de agosto es el mayor desde 2010 y el más elevado entre los mercados europeos relevantes. Es lo que resaltan las patronales, que por otra parte no ignoran el bajo volumen del que parten estos crecimientos.

Lo que sí es muy buena señal, acorde con un aumento de la confianza de las familias, es que el canal de venta a particulares crece un 20,2% en lo que va de año, más que la media general, seis puntos más que el de flotas de alquiler y casi el doble que el canal de empresas. Este último, además, confirma sus expectativas para seguir al alza tras haberlo hecho en agosto por séptimo mes seguido, lo que refleja mayor actividad empresarial. Claro está que, a pesar de todo, se tardará en recuperar los niveles de ventas anteriores y que el parque seguirá envejeciendo.

Aunque Volkswagen lidera con sus modelos la clasificación de vehículos más vendidos, tanto en el acumulado anual como en agosto, ese mes se ha producido una novedad que puede ser la puerta de un cambio en el mercado: el más vendido ha sido el Dacia Sandero, de la marca low cost de Renault, que se puede adquirir por 8.500 euros. Es decir, las familias optan por comprar pero priorizan más que nunca el precio, algo a lo que el sector debe estar muy atento, y más porque debe ser consciente de la temporalidad de las ayudas, que no tienen por qué eternizarse en el tiempo. Solo sin muletas se conseguirá el deseado afianzamiento definitivo de las ventas.