La balanza comercial arroja un saldo positivo de 8.579 millones de euros

El alza en la producción de coches dispara la importación

Fábrica de SEAT en Martorell
Fábrica de SEAT en Martorell REUTERS

La actividad de las fábricas del sector de la automoción necesita de materia prima para mantenerse en movimiento. La mayor producción de las factorías españolas en el primer semestre del año ha motivado un espectacular alza en las importaciones, que suben un 25,3% hasta junio, según los datos pormenorizados facilitados por la patronal española de fabricantes de vehículos Anfac. Se importan vehículos y piezas por valor de 15.615 millones de euros.

“El sector de componentes es tradicionalmente deficitario en balanza comercial, no se fabrican en España todas las piezas que se necesitan para producir los coches que efectivamente salen de las líneas de producción españolas”, detallan desde la patronal. En el primer semestre, el segmento de componentes ha importado por valor de 9.257 millones de euros, un 17,3% más que en el mismo periodo del año anterior, mientras que exportó por valor de 5.445 millones de euros, un 2,8% más que hasta junio de 2013.

En esta línea, las fábricas españolas incrementaron su producción de coches casi un 12% hasta junio de 2014, alcanzando un volumen total de 1.292.832 unidades en el primer semestre del año. En el mes de junio, la fabricación aumentó un 15,63% con 226.953 vehículos. De este modo, Anfac señala que “España está recuperando los niveles de producción de antes de la crisis. A mitad de año, ya está por encima del volumen previsto para este 2014 de 2,4 millones de unidades”, detallaron.

Por su parte, el sector importó unos 6.358 millones de euros en vehículos, un 39% más que en el primer semestre del año pasado. La patronal achaca esta subida también a “la mejoría de la economía española y al plan PIVE de estímulo a la compra de vehículos, que están incrementando la demanda interna” de coches.

En España, los coches que se venden son en su mayoría importados de fuera de las fronteras del país. En concreto, según los datos del Instituto de Estudios de la Automoción elaborados a partir de las cifras de la Dirección General de Tráfico, el año pasado se matricularon en España 722.689 vehículos. De estos, solo un 20% eran de producción nacional, unos 141.328 coches vendidos. El 70% del mercado interno de turismos y todoterrenos proviene de fuera de las fronteras de la Unión Europea.

En 2013, se importaron 513.757 vehículos de estos países. Otros 67.604 automóviles se adquirieron en países de la UE. Las importaciones de turismos el año pasado representaron 8.437 millones de euros, un 8,8% más que en el año anterior, cuando se compraron coches por valor de 7.755 millones de euros fuera de España.

Por su parte, las importaciones de componentes el año pasado ascendieron a 17.213 millones de euros, un 21% más que en el mismo periodo del año anterior. Sin contar la importación de motores y cajas de cambio, se compraron partes, piezas y accesorios para la automoción por valor de 14.084 millones de euros, un 21% más que en 2012.

Durante el año 2013, los fabricantes instalados en España produjeron un total de 1.819.317 motores y 825.928 cajas de cambio que, en buena parte, se exportaron durante el año.
La industria del motor sin embargo sigue manteniendo un saldo comercial positivo. Pese al incremento de las importaciones, desde Anfac destacan que “el saldo comercial positivo del sector fabricante de automóviles se sitúa 10 veces por encima del nivel pre-crisis y la previsión estima un saldo comercial positivo en 2014 alrededor de los 16.000 millones de euros”.

De hecho, según los datos facilitados por la propia patronal, la balanza comercial arrojaría ya un saldo positivo de 8.579 millones de euros respecto de la venta de vehículos. “Estos datos señalan que las previsiones están en línea de cumplimiento”, afirman. Aun así, es un 4,3% menos de superávit comercial que el año pasado, que cerró con un balance positivo de 16.527 millones de euros en el año por venta de automóviles.

No es así en el caso de las piezas, cuyo saldo se presenta negativo en el primer semestre. Las importaciones superan a las exportaciones en 3.812 millones. Esta cantidad es un 47% superior a la diferencia entre importaciones y exportaciones del año pasado.

Las fábricas mantienen el tirón exportador

La industria del motor sigue siendo eminentemente exportadora y uno de los sectores más potentes en España. Las cifras del Ministerio de Economía colocan a la industria como tercer sector exportador. Representan el 15,2% del total.

Según Anfac, el sector ya ha exportado por valor de más de 20.382 millones de euros en lo que va de año, un 8,2% más de lo que se exportó en el mismo periodo del año anterior. En cuanto a exportaciones de vehículos, ya se ha vendido por valor de 14.936 millones de euros, un 10,3% más que en el primer semestre de 2013. En el segmento de piezas, se ha exportado por valor de 5.445 millones de euros, un 2,8% más que el año anterior hasta junio.

La producción de vehículos de “mayor valor añadido y de gama más alta” de lo que se fabricaba en España hasta ahora, junto con la multiplicación de los destinos de exportación permite mantener la buena marcha de las exportaciones.

En concreto, las exportaciones de vehículos aumentaron en el primer semestre del año un 8,13%, con 1.078.873 vehículos fuera de las fronteras españolas. El mes de junio registró un incremento del 12,63%, con 191.140 vehículos enviados a otros países. De este modo, junio recuperó el “crecimiento de los primeros meses del año”, señalaron desde Anfac, que apuntan a que se exportarán un total de dos millones de vehículos en el año.

La Europa de los Quince sigue siendo el principal destino de exportación de automóviles fabricados en España. Hasta mayo, acaparó el 78,9% de las ventas fuera de España. Sus cuatro mercados principales también son los que más compran vehículos españoles, con el mercado francés a la cabeza. Compra un 30% de todas las exportaciones de vehículos españolas. Le sigue Alemania con un 15,3% en 2014. Sin embargo, los vehículos fabricados en España están haciéndose presentes cada vez más en destinos muy diversos. La exportación a destinos fuera de la UE está aumentando progresivamente en los últimos años tanto en volumen como en cuota y supuso en 2013 más de la quinta parte de las ventas en el exterior.