La operadora implantará en España el teletrabajo de forma progresiva

Orange España aprueba un convenio colectivo con subidas salariales de hasta el 2%

El convenio estará vigente hasta diciembre de 2015 aunque podría prorrogarse un año más

Mujer hablando por teléfono frente a un cartel publicitario de Orange.
Mujer hablando por teléfono frente a un cartel publicitario de Orange. Reuters

Tras varios meses de negociaciones, Orange España y sus sindicatos llegaron a un acuerdo a final de julio para la firma del tercer convenio colectivo. Un nuevo marco laboral que estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2015, si bien podría extenderse un tercer ejercicio, si ambas partes así lo acuerdan.

Entre otros puntos, el convenio va a incluir las nuevas revisiones salariales. Según fuentes sindicales, los empleados que tengan un salario bruto fijo anual inferior a 26.112 euros tendrán una revisión salarial del 2%. A su vez, para los salarios que no superen los 44.024 euros al año, la revisión salarial será del 1%. Estos cambios tendrán efectos retroactivos desde el 1 de enero, si bien se descontará el adelanto del 0,3% aplicado en la nómina de abril.

Para el próximo año, la revisión salarial dependerá de la evolución del Ebitda de la operadora. No obstante, desde CC OO se advirtió de que los salarios más bajos tendrán asegurado un incremento del 2% o del IPC si este fuera mayor. De igual forma, ambas partes establecieron que para los salarios más altos se incluya en los próximos ejercicios la opción de eliminar el tope de revisión salarial, dependiendo de la evolución del Ebitda de la compañía.

La revisión salarial se une a los bonus recibidos por la plantilla de Orange España por la evolución de los resultados de la operadora en 2013. La compañía pagó en primavera a sus empleados un bono extraordinario por el 8,81% del salario bruto fijo anual, por el cumplimiento de los objetivos en el pasado año. Este bonus fue superior a una nómina mensual (los empleados de Orange reciben 14 nóminas al año). Ya en el año anterior, la teleco pagó un bono por el 7,2% de su salario bruto fijo anual.

Además, ambas partes han incluido en el convenio colectivo la implantación del teletrabajo. Bajo los acuerdos establecidos, esta modalidad de trabajo se implantará de forma progresiva durante la vigencia del convenio, comenzando por las áreas técnicas y comerciales, para pasar de ahí a otros departamentos.

En este caso, el teletrabajo tendrá carácter voluntario y reversible, según señalan fuentes sindicales, que indica que se han seguido las distintas directivas europeas en la materia. “Será lo suficientemente extenso y flexible como para ayudar a conciliar la vida personal, familiar y laboral”, señalan fuentes sindicales, que añaden que se ha pedido a la empresa que se agilicen todos los procesos.

En términos generales, en el convenio colectivo se ha mantenido la actual jornada laboral en 1.740 horas anuales así como la jornada intensiva tanto en verano como los viernes (podría establecerse también para las vísperas de los festivos nacionales). Al mismo tiempo, el permiso de lactancia se va a prolongar hasta los 12 meses del bebé, mientras que el permiso por fallecimiento de familiares de primer grado se amplía hasta los cinco días.

En los complementos salariales, el convenio señala que los trabajos programados realizados en fin de semana subirán un 25%, mientras que el kilometraje subirá a 28 céntimos el kilómetro a partir del año que viene, siempre que se alcancen los 1.000 kilómetros al mes.

Dentro del capítulo de beneficios sociales, el convenio incluye un aumento del fondo social hasta 545.817 euros, para el pago de ayudas a empleados con hijos menores de siete años así como de distintas ayudas sanitarias.

El convenio se extiende al personal de Orange España y Orange Cataluña, pero no a las filiales de Tiendas Propias, Simyo o el call center de Oviedo.

Tendencia de avance en los últimos años

Orange España ha mantenido la tendencia de crecimiento en los últimos años, pese a la crisis económica y la dura guerra de tarifas que se ha vivido en el mercado español de las telecomunicaciones. Una evolución que ha castigado duramente a algunos de sus rivales.

En 2013, Orange España registró unos ingresos de 4.052 millones de euros, un 0,6% más que en el ejercicio anterior. La empresa, que se ha consolidado como la segunda filial del grupo en aportación de ingresos solo por detrás de Francia, elevó el Ebitda durante 2013 un 9,2% (un 12,8% sin las medidas regulatorias) hasta 1.038 millones. El margen de Ebitda se situó en el 25,6%, por encima del 23,6% del año anterior.

En el primer semestre de 2014, no obstante, las cuentas de Orange España se han debilitado con respecto a años anteriores. Sus ingresos descendieron un 5% entre enero y junio hasta 1.920 millones de euros, por culpa en gran medida de la caída del volumen de negocio en el segmento del móvil. La empresa registró un Ebitda de 461 millones, un 1,7% menos, si bien el margen de Ebitda aumentó en 0,8 puntos porcentuales. Orange España cerró junio con 14,25 millones de clientes, frente a los 13,75 millones de la misma fecha en 2013.