Su presidente ha de pagar 600.000 euros para eludir la prisión

Empleados de Gowex durante el registro: "No entendemos por qué la policía no ha entrado antes"

Policías registran la sede de Gowex Ver fotogalería
Policías registran la sede de Gowex

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha ordenado el registro de la sede de Gowex, ubicada en el Paseo de la Castellana número 21 de Madrid, una semana y media después de que el fundador del grupo reconociera haber falseado las cuentas de la empresa durante los últimos años.

Los operarios de la Unidad Central de Delincuencias Económica y Fiscal (UDEF) registrarán también un despacho alquilado por Gowex a la empresa de oficinas Regus, según informa Efe.

Policías nacionales en la puerta de las oficinas de Gowex en el Paseo de la Castellana impiden el acceso a cualquier persona ajena a la empresa. Desde fuera, se ve a empleados sentados en el pasillo mientras los expertos realizan sus investigaciones.

Empleados de la compañía han declarado a Cinco Días: "No entendemos por qué la policía no ha entrado antes". Segúneste un trabajador "la policía nos ha apartado a un pasillo mientras los investigadores estan registrando las oficinas".

Añaden que los abogados han recomendado a los empleados "permanecer en nuestros puestos de trabajo" auqnue afirman que la situación de la empresa está "totalmente descabezada". Otros afuimran que "esta compañía ha hecho cosas de verdad, auqnue las cuentas fueran falsas".

El ex presidente de Gowex, Jenaro García, tiene un plazo de 15 días para abonar la fianza de 600.000 euros que le impuso ayer el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz para no ingresar en prisión por el falseamiento de las cuentas de la empresa, que ha pedido el concurso de acreedores.

Jenaro García comparecio ayer durante dos horas ante el juez, en las que reconoció que falseó las cuentas de la empresa de redes wifi y simuló facturaciones con empresas creadas para ello que se gestionaban con testaferros desde 2004. Asimismo, entregó su teléfono móvil, su ordenador portátil y otra documentación y se comprometió a colaborar con la justicia.

El magistrado entiende que los delitos que le imputa podrían sumar más de diez años de prisión, por lo que ello podría llevarle a querer “eludir la acción de la justicia” y fugarse. En este sentido, precisa que García podría haber cometido un delito societario en su modalidad de falseamiento de cuentas y también de uno relativo al mercado de los consumidores, concretamente el de falseamiento de información económica y financiera, así como uno de uso de información relevante.