Descuentos, ofertas y regalos son algunas de las fórmulas que emplean, además del dividendo

Siete cotizadas que sacan la artillería para retener a sus accionistas al margen del dividendo

Logotipo de Repsol, en el Palacio de la Bolsa de Madrid.
Logotipo de Repsol, en el Palacio de la Bolsa de Madrid.

Hay vida más allá del dividendo. Las empresas cotizadas están cambiando su filosofía y están poniendo toda la carne el asador sacando de la chistera nuevas fórmulas para retener a sus accionistas. “Es verdad que una de las principales formas que se conocen para mimar al accionista es el pago del dividendo, y obviamente es una de las más efectivas y más apreciadas por los inversores”, explica Victoria Torre, jefa de análisis y producto de Self Bank. Sin embargo, la experta apunta que existen otras “fórmulas, tal vez más discretas, para mimar al accionista. Por ejemplo, los programas de fidelización que tienen algunas entidades, en los que se incluyen descuentos en algunos servicios, ocio y ofertas financieras. A continuación, algunas de las fórmulas más originales.

BME

Bolsas y Mercados Españoles (BME) ha puesto en marcha un programa de formación para accionistas que lleva funcionando un año, con el objetivo de aumentar la cultura financiera. En colaboración con el Instituto BME, el gestor de las Bolsas españolas está impartiendo cursos presenciales en los cuatro parqués españoles:Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao con el programa Plan de formación al accionista. También ofrece formación a través de la web. En un año, más de 500 accionistas de BME han asistido a estos cursos formativos. El último se impartió la pasada semana en la Bolsa de Bilbao.

CaixaBank

Los bancos son las cotizadas más activas a la hora de mimar al accionista. La oferta de CaixaBank es amplia y abarca desde entradas gratis para asistir a actos culturales organizados por la Obra Social de La Caixa hasta ofertas en viajes y ocio, pasando por cursos de formación al accionista.

La entidad financiera hace diferencias entre los accionistas que tienen menos de 1.000 acciones y los que tienen más. Para estos inversores Vip, Caixabank ofrece descuentos a los accionistas que quieran alquilar o comprar una vivienda a través del portal Servihabitat.

Bankia

Es necesario tener 1.000 acciones de Bankia para poder disfrutar del programa Bankia sin comisiones, en el que ofrecen al accionista la posibilidad de no tener que pagar comisiones de mantenimiento y administración en todas sus cuentas, en todas tarjetas de débito básicas, en los ingresos de cheques nacionales en todas sus cuentas y en las transferencias emitidas desde cuentas en euros (nacionales y UE hasta 3.000 euros por operación). A este programa se añaden los descuentos de hasta 10.000 euros en la compra de vivienda del portal Bankiahabitat. Además, los accionistas que opten por comprar una vivienda de la cartera inmobiliaria de la entidad podrán solicitar a una hipoteca a euríbor más 0,85 puntos básicos y tendrán el seguro de hogar gratis el primer año.

Repsol

La petrolera que preside Antonio Brufau arrancó en 2013 un programa para hacer ver a sus accionistas que tienen más motivos además de los meramente monetarios para seguir confiando en la compañía. Hace un año y medio, la compañía envió cartas a sus socios con las que les comunica que, por el mero hecho de tener títulos de Repsol, tenían un premio: gasolina.

Ahora, la compañía se ha sofisticado y ha desarrollado todo un programa, denominado Repsol en acción con diferentes ventajas en función del dinero invertido en la petrolera. Hay tres grupos de socios, los que tienen hasta 1.000 acciones (unos 20.000 euros);los que tienen entre esa cantidad y hasta 3.000 títulos (60.000 euros); y los que tienen más de 3.000. En función del grupo, el descuento será de 3, 4 o 5 céntimos por litro. Además, los socios pueden acudir a degustaciones gastronómicas que van acompañadas de una presentación de los resultados y estrategias de Repsol.

Santander

Tener 1.000 acciones del banco (valoradas en cerca de 8.000 euros) libera al inversor de pagar las comisiones más habituales en los servicios financieros. No pagarán comisiones de administración o mantenimiento, ni por transferencias, ni por la tarjeta de débito ni por la negociación o la emisión de cheques.

Los socios tienen acceso a las otras ventajas y descuentos del programa Queremos ser tu banco, como ahorros en la compra de billetes de Iberia, el repostaje de gasolina en Galp o los servicios de Orange.

Santander ha creado además una web específica –www.yosoyaccionista.santander.com/es– con ventajas no financieras, con descuentos en los sectores de tecnología, alimentación, cultura, viajes, motor, salud o deportes.

Meliá

Una de las compañías cotizadas con los premios más jugosos para sus accionistas es Meliá Hotels. Ser socio implica ingresar en el programa de fidelidad de la cadena hotelera en el nivel Silver, que implica descuentos instantáneos en las estancias y poder abandonar la habitación a partir de las dos de la tarde en lugar del horario clásico de las 12.00 de la mañana.

Si el inversor ha mantenido 1.000 títulos de la compañía durante un mínimo de 12 meses, la categoría será Gold. Este nivel implica mayores descuentos, poder abandonar la habitación aún más tarde (a las cuatro) y entrar (check in) a las 11 de la mañana en lugar de la hora habitual, fijada a las dos de la tarde, además de rebajas directas en tarifa.

La categoría Gold del programa de fidelización, si no se es accionista, requiere haber realizado 10 estancias o 20 noches.

Baviera

Cotizando en Bolsa desde 2007, la cadena de clínicas especializadas en el cuidado de la visión, la compañía ofrece a sus accionistas descuentos en intervenciones de la vista. En el caso de la corrección por láser, el descuento para accionistas es de 50 euros, mientras que en operaciones de cataratas o presbicia la rebaja alcanza los 160 euros. Para poder beneficiarse de estos descuentos, hay que tener, al menos 25 acciones de Clínica Baviera.