El índice sube un 12% en lo que va de año y guarda recorrido

Alicientes y obstáculos para nuevas subidas del Ibex

Alicientes y obstáculos para nuevas subidas del Ibex

Tras un 2013 excepcional en el que subió un 21,4%, el Ibex coge carrerilla y avanza un 12% en lo que va de 2014, lanzado para cerrar su mejor primer semestre desde 2003 (un 13,6% repuntó entonces). El selectivo ha alcanzado esta semana cotas no vistas desde 2010, con las nuevas medidas expansivas del BancoCentralEuropeo (BCE) como principal aliciente de su último rally. Tras esta acelerada ascensión, el índice conserva una tendencia alcista, aunque los expertos avisan que las correcciones son lógicas y hasta saludables en los mercados.

La Bolsa española, la segunda mejor del año en Europa solo por detrás de la italiana, cuenta con el impulso del BCE como uno de sus principales aliados de cara al futuro, gracias a la liquidez que el organismo central inyectará en el sistema. La perspectiva de que la recuperación económica vaya tomando cuerpo y esto genere una mejoría de los resultados empresariales es otra de las razones a favor de que el Ibex continúe su senda de subidas.En contra están el vértigo generado por su última escalada y otros temores como el fantasma de la deflación en la zona euro. Estos son los motivos a favor y en contra de que el selectivo español continúe con sus alzas.

A favor: BCE y expectativas de recuperación de los resultados

El Ibex se movió de febrero a mayo en una franja lateral entre los 10.000 y los 10.400 puntos, paralizado sin animarse a afrontar nuevas subidas pero sin hallar razones para venirse abajo. Todo hasta que el BCE sacó de la atonía a los mercados.Primero, con las expectativas de acción creadas por MarioDraghi cuando anticipó en mayo que el banco central podría dar nuevos pasos en junio.Después, por la adopción de medidas para combatir el riesgo de deflación en la zona euro como la extensión de la financiación barata para la banca hasta diciembre de 2016 o las nuevas barras de liquidez condicionada a la concesión de créditos a pymes (TLTRO) por un importe de hasta 400.000 millones. Medidas acordadas en su reunión de la semana pasada y a las que puede unirse una compra de titulizaciones respaldadas por créditos a empresas (ABS) en los próximos meses.

Por eso, Alfonso de Gregorio, analista de Gesconsult, cree que, a pesar de las últimas revalorizaciones, existen más razones para las subidas que para la corrección. “La principal de todas ellas son las medidas de estímulo anunciadas en la pasada reunión del BCE. Ya no se trata de simple verborrea sino de iniciativas concretas para inyectar liquidez al mercado y hacer llegar esa misma liquidez a la economía real”, aporta.

Aunque las nuevas TLTRO no se pondrán en marcha hasta septiembre y la posible compra de activos privados no se espera antes de final de año, los inversores celebran el impulso que estas medidas no convencionales pueden conseguir sobre los mercados por la liquidez que introducen en el sistema, algo muy positivo para la renta variable.

Directamente relacionadas con la acción del BCE se encuentra otra de las razones que favorece a la renta variable, el contexto de tipos de interés en su mínimo histórico, lo que deja a la Bolsa como la inversión más atractiva. Diego González, socio director de la Eafi Bull4All, destaca que “la renta fija, la alternativa tradicional, tiene un potencial escaso y muchos riesgos en el horizonte. Por lo tanto, es lógico que sigan entrado flujos de dinero de la renta fija a la Bolsa lo que le da un soporte e impulso a las cotizaciones”. Con el precio del dinero en su mínimo histórico, muchos inversores asumen el riesgo de buscar en la renta variable el interés que cada vez les cuesta más encontrar en la renta fija.

Más allá del gran poder de influencia sobre los mercados del banco central, cuyas decisiones han sido el principal revulsivo para las Bolsas, existen otras razones que propiciarían que la fiesta bursátil continuara. Uno de esos aspectos positivos para el Ibex es el avance progresivo de la economía española, ya fuera de la recesión. “La mejoría en los datos macroeconómicos nacionales unidos a un creciente apetito por el riesgo está favoreciendo que la actual tendencia tan positiva se asiente en el mercado”, explica Javier Urones, analista de XTB.

Victoria Torre, responsable de análisis y producto de Self Bank, incluye entre las señales positivas el crecimiento del PIB el primer trimestre en España, que se aceleró del 0,2% al 0,4%, frente al estancamiento de la economía francesa o la contracción del 0,1% de Italia. A pesar de ello, esta experta matiza que “aunque algunos datos son halagüeños, todavía seríamos cautos”.

La confianza de los inversores en que ese resurgir de la economía se traduzca en una recuperación de los resultados empresariales es otro argumento que permitiría ver nuevos ascensos en el parqué. “Los beneficios de las empresas del Ibex estuvieron el año pasado todavía un 50% por debajo de los de 2007. El mercado descuenta una normalización progresiva de las cuentas y esas expectativas son las que justifican las valoraciones actuales”, destaca Nicolás López, analista de MG Valores.

“Aunque la revisión de beneficios sigue siendo a la baja, los indicadores adelantados señalan que el punto de inflexión podría estar cerca. En una mayor recuperación tendrá mucho que decir la buscada depreciación del euro”, añade Natalia Aguirre, de Renta 4.

Para Daniel Pingarrón, experto de IGMarkets, la peor evolución del Ibex frente a otras Bolsas occidentales durante los años más duros de la crisis, sigue otorgando al selectivo español mayor margen de subidas que a sus homólogos del ViejoContinente. “Los activos periféricos se han convertido en la moda de inversión en 2014”, apostilla. La sustancial mejoría de la deuda pública española, con el interés del bono a diez años en zona de mínimos históricos, ha sido otro impulsor para la Bolsa y, aunque el recorrido parece agotado, seguirá infundiendo confianza.

En contra: Vértigo tras las últimas subidas y riesgo de decepción

“Los mercados en algún momento corrigen. Siempre lo hacen porque tienen su patrón basado en avances y tomas de beneficios”. Con esta afirmación resume López uno de los principales motivos que manejan los expertos consultados para prever un descanso en la actual senda alcista de los mercados.La tendencia de fondo sigue siendo positiva, pero quizá se ha ido demasiado lejos y demasiado rápido, alertan. El nivel alcanzado por el Ibex y por algunos valores se considera exigente.

Frente a las buenas expectativas de resultados empresariales, que supone para muchos analistas una razón que alimentaría nuevas alzas bursátiles, está la creencia de otros expertos de que tal vez hay excesiva euforia en los mercados. “Si se ve con ojos complacientes y se piensa que un PER (las veces que el beneficio de la empresa está incluido en su cotización) de 15 ó 16 es aceptable, el mercado parece más barato pero realmente es porque hemos bajado el listón. Creo que ahí reside el gran peligro. Tal vez nos estamos pasando de complacientes”, advierte De Blas.

En este sentido, Víctor Peiró, director de análisis de BEKA Finance, destaca que el principal catalizador que necesitan ahora los mercados para seguir subiendo son los resultados empresariales.Este experto considera que “dado que la recuperación de beneficios es un proceso lento, lo lógico es que estemos un tiempo consolidando los niveles actuales”.

Las Bolsas también necesitan, según los expertos, que la recuperación económica en el conjunto de la zona euro tome vigor y, sobre todo, que se ahuyente definitivamente el temido fantasma de la deflación.El hecho de que el BCE tuviera que actuar en su última reunión mensual para hacer frente a un escenario de baja inflación durante un periodo prolongado de tiempo significa que la economía europea necesita impulsos extraordinarios.

Aunque los mercados se queden con la parte positiva de la nueva liquidez que entra en el sistema y el respaldo del BCE a la recuperación, esta es más frágil de lo deseado. El 15 de mayo, en la segunda peor sesión del Ibex desde que empezó el año, las Bolsas cayeron con fuerza, precisamente tras conocer unos débiles datos de crecimiento en la zona euro que desataron las dudas sobre la recuperación de la región. López incluye entre las razones que puede justificar una corrección en el Ibex “el riesgo de deflación en la zona euro o la eventual publicación de algunos datos malos en la región”.

Además de eso, Torre cree que la economía española se enfrenta a varios retos propios como“la necesidad de seguir haciendo ajustes para cumplir con Bruselas o la lucha contra la alta tasa de paro, que mejora pero de forma muy lenta”. En la zona euro, los test de estrés a la banca podrían generar momentos de tensión, al tiempo que la reactivación del crédito sigue siendo una asignatura pendiente.

Aunque los factores externos que han provocado nerviosismo los últimos meses en los mercados (depreciación de las divisas emergentes, debilidad de la economía china, conflicto entre Rusia y Ucrania...) han pasado a un segundo plano en el ánimo de los inversores, algunos riesgos siguen ahí. Esta semana, elBanco Mundial empeoró su previsión de crecimiento global hasta el 2,8%, frente al 3,2% de su estimación actual. Esta bajada se debe sobre todo a la peor visión sobre los países en desarrollo, para los que prevé un crecimiento del 4,8%, medio punto porcentual menos que su anterior estimación. Las dudas sobre la desaceleración enChina, inmersa en un proceso de cambio de modelo económico más centrado en el consumo, siguen de fondo.

También puede surgir un obstáculo inesperado por el frente geopolítico. El empeoramiento de la situación en Irak, donde un grupo terrorista controla varias zonas del país, ha empujado al alza el precio del petróleo.

Las claves del devenir bursátil

1. El impulso del BCE y sus medidas de política expansiva siguen siendo una de las principales razones a favor de las Bolsas para los próximos meses.

2. Las cifras macroecomómicas deben acompañar al buen tono de los mercados. Las Bolsas necesitan que la recuperación siga asentándose en la zona euro y, en el caso concreto del Ibex, en España.

3.  Los resultados de las empresas también están llamados a jugar un papel clave en el desarrollo futuro del Ibex.Los expertos creen que las cuentas corporativas deben beneficiarse de la recuperación económica e impulsar así sus cotizaciones.

4. El entorno de bajos tipos de interés(enEuropa están en el mínimo histórico del 0,15%) y la pérdida de brillo de las inversiones alternativas a la Bolsa, como la renta fija, seguirán propiciando que muchos inversores opten por invertir en Bolsa en su búsqueda por la rentabilidad.

5 . El miedo a la deflación en la zona euro, que obligó al BCE a mover ficha la semana pasada, es una de las sombras en el horizonte bursátil que el Ibex necesita despejar para seguir con su racha alcista.

6. Las dudas sobre algunas economías emergentes, que causaron un escenario de tensión en las Bolsas a finales de enero tras la brusca depreciación del peso argentino, han pasado a un segundo plano pero siguen latentes.

7. La lógica de los mercados dice que a un rally como el vivido por el Ibex en las últimas sesiones le sigue una corrección saludable para asentar niveles. Es otra de las razones en contra de que el índice prosiga con su escalada.

8. Otros riesgos externos como las tensiones geopolíticas procedentes de Irak, donde la situación de violencia amenaza con empujar al alza el precio del petróleo, podrían inquietar a los inversores.