La empresa: "No somos el enemigo"

Taxistas de media Europa, en pie de guerra contra Uber

La guerra del taxi contra las aplicaciones que ofrecen servicios de transporte, como Uber, ha entrado en una nueva fase, con paros en buena parte de Europa, grandes atascos y cruce de declaraciones entre el sector del transporte, la propia empresa y la Comisión Europea. En Madrid, la huelga de taxis registró un seguimiento de un 100%, respetándose los servicios mínimos, según la Asociación Gremial de Auto Taxi de Madrid. El paro había sido convocado también en otras ciudades europeas, como Londres, París, Milán y Berlín.

En Barcelona, después de que la Generalitat ordenase el martes el cese inmediato de la actividad de Uber (era la única ciudad de España donde estaba operativa), solo una plataforma minoritaria llamó a la huelga, lo que no evitó que piquetes alterasen el servicio en el aeropuerto o la estación de Sants. En Londres y París las protestas provocaron complicaciones en el tráfico, con 300 atascos de kilómetros en la capital gala.

La compañía ha respondido en un comunicado que “siempre ha estado dispuesta al dialogo con las administraciones para buscar alternativas que supongan un beneficio y una libertad de elección para los consumidores”. Uber “quiere cumplir en todo momento con las normativas que están vigentes en las ciudades en la que opera”, pero considera que al tratarse de “innovaciones empresariales” se deben contemplar “alternativas que supongan una apertura a modelos de negocio que actúan en beneficio de usuario como es el modelo que plantea Uber”.

La huelga de taxis en Madrid se convocó en respuesta al inicio de la actividad de la empresa, que según los taxistas va en contra de lo que establece la legislación en materia de transportes terrestres.

También habló sobre los paros la vicepresidenta de la Comisión Europea Neelie Kroes. Según Kroes, la huelga “no funcionará” y ha aconsejado al sector que se adapte a las nuevas tecnologías. “La tecnología digital está cambiando muchos aspectos de nuestras vidas. No podemos abordar estos retos ignorándolos, haciendo huelga o intentando prohibir estas innovaciones”, escribió Kroes en su blog.

La vicepresidenta ha vuelto a defender a ‘Uber’ y a otras aplicaciones de taxi como ‘DJump’, ‘Taxipal’, ‘Taxify’, ‘Hailo’ o ‘BlaBlacar’. “[La innovación+ Elimina algunos puestos de trabajo y cambia otros. Pero mejora la mayoría de empleos y crea nuevos”, sostiene.

Para Kroes, son las autoridades locales las que deben garantizar que las personas que trabajan en esta nueva economía digital, como los conductores, paguen todos sus impuestos y cumplan las reglas. Pero ha avisado de que “si no utilizamos la tecnología digital, millones de empleos simplemente se irán a otra parte” y la innovación seguirá concentrada en EEUU.

La postura de Kroes ha sido ampliamente criticada desde el sector del transportes. La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) ha criticado la pasividad de las administraciones ante las plataformas que ofrecen servicios de viajeros que generan un lucro, pero que se realizan “sin la más mínima norma, ni pago de impuestos ni cotizaciones”. Al mismo tiempo, ATA ha expresado su apoyo a los taxistas.

Las empresas de transporte de viajeros en autobús han atribuido, por su parte, a la utilización de coches compartidos la mitad del descenso de pasajeros que registraron sus líneas de larga distancia durante el primer trimestre del año, caída que cifran en un 14,1%, según asegura la patronal del sector Fenebús. Esta asociación empresarial manifestó así su respaldo “incondicional” a los paros y movilizaciones, así como a las medidas de inspección y control anunciadas por el Ministerio de Fomento.

El presidente de la Confederación del taxi de España (CTE), José Artemio Ardura, anunció que este colectivo se plantea nuevas movilizaciones a lo largo del verano si la administración no emprende actuaciones legales contra aplicaciones