Los sindicatos acusan de “echar más leña al fuego”

La plantilla de Panrico tilda de "chantaje" la oferta de reducir despidos si se va el comité

Trabajadores de la planta de Panrico en Santa Perpètua de Mogoda, bloquean el acceso a la fábrica desde primera hora de la mañana. Ampliar foto
Trabajadores de la planta de Panrico en Santa Perpètua de Mogoda, bloquean el acceso a la fábrica desde primera hora de la mañana. EFE

Los trabajadores de Panrico en Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona) han tildado de “chantaje” la última oferta presentada ayer por la dirección de la empresa de reducir un 40% los despidos de la planta vallesana a cambio de que el comité abandonara la empresa, extremo que la dirección niega ahora.

Según los sindicatos, los despidos en la fábrica de Panrico en Santa Perpètua pasarían de 133 a 80, es decir, 53 menos, a cambio de de que el comité de empresa, integrado de forma mayoritaria por representantes de CC OO, abandonara la empresa, condición que la dirección de Panrico ha negado de forma taxativa. La dirección se remite al comunicado emitido ayer por la tarde, en el que la empresa manifestaba que había propuesto “una reducción significativa” de los despidos que avaló la Audiencia Nacional en su sentencia del pasado lunes.

El consejero delegado de Panrico, Carlos Gila, en declaraciones a Efe, ha instado a los huelguistas de Santa Perpètua a buscar un acuerdo con la empresa para poner fin a una huelga que ya dura más de siete meses.

Gila también ha afirmado que se tardarán entre seis y 12 meses en volver a los niveles de producción de antes del paro y que la operación tendrá un coste de 2,5 millones de euros, de los cuales 1,5 corresponderán a materias primas y el resto a los costes de puesta en marcha de la maquinaria, además del gasto extra que pueden conllevar las averías en las máquinas que llevan meses paradas.

El directivo de Panrico también ha lamentado los “costes de imagen” que ha sufrido la marca durante estos meses de huelga y ha instado a los empleados a que sigan el ejemplo de las otras plantas, “que están trabajando a pleno rendimiento”.

“Si no fuera por la fábrica de Santa Perpètua, Panrico ya emitiría noticias positivas”, ha afirmado Gila, que ha asegurado que el plan de viabilidad que puso en marcha el pasado enero y que tiene como horizonte el 2017 “se está cumpliendo a rajatabla”.

Los trabajadores han criticado la última oferta que la dirección de Panrico niega. En un comunicado, CC OO ha mostrado su “rechazo al chantaje de la empresa”, mientras que, en declaraciones a Efe, el presidente del comité, Ginés Salmerón, ha acusado a la compañía de “echar más leña al fuego” del conflicto.

Los trabajadores de Panrico se concentrarán de nuevo esta mañana en la plaza Sant Jaume para hacer visible el conflicto laboral que viven e instar a la Generalitat a que medie en el mismo. Los trabajadores de la planta vallesana tendrán que tomar mañana la decisión de poner fin o no a la huelga indefinida, y, de momento la plantilla sigue dividida.

Mientras que parte de los trabajadores, incluyendo el presidente del comité de empresa, son partidarios de desconvocar el paro, otro segmento de huelguistas quiere continuar con la huelga.

Precisamente esta última oferta, que la dirección niega, ha encendido todavía más los ánimos de este grupo de huelguistas, que, en palabras de Salmerón, “se han cargado de razones para continuar con la huelga”.

“Parece que la empresa está interesada en mantener la huelga”, ha afirmado Salmerón, que, no obstante, se ha mostrado partidario de una “defensa de los puestos de trabajo desde los puestos de trabajo”.