Breakingviews

Maximizar el salario mínimo

Los costes laborales de los grandes almacenes estadounidenses Wal-Mart aumentarían significativamente si el gobierno de Estados Unidos incrementara el mínimo salarial nacional. Pero la compañía también tiene muchos más clientes de bajos ingresos que empleados. Eso se traduciría en un beneficio neto en sus ingresos, de acuerdo con un análisis de Breakingviews.

El presidente Barack Obama y su partido quieren incrementar el sueldo por hora más bajo de los 7,25 dólares (uno 5,3 euros) a 10 (alrededor de 7,3 euros). Casi la mitad de los 1,4 millones de empleados nacionales de Wal-Mart ganan un salario inferior a la tasa más alta, de acuerdo con PayScale. Estos trabajadores cobran de media 8,45 dólares por hora en una semana laboral de 34 horas. Después de contabilizar los impuestos sobre la nómina, un mayor salario mínimo aumentaría los costes para Wal-Mart en alrededor de 2.000 millones de dólares (unos 1.500 millones de euros).

Al mismo tiempo, los 10 dólares por hora implicarían que una cuarta parte de sus compradores combrarían más, según los cálculos de Breakingviews, utilizando datos de Prosper Insights & Analytics. Si fueran a gastar proporcionalmente más entonces los ingresos de la compañía podrían crecer en unos 13.000 millones de dólares.

A parte de los 17 millones de estadounidenses directamente afectados por un aumento del salario mínimo, otros 11 millones verían crecer su sueldo de forma indirecta, calcula el Instituto de Política Económica. Eso significa que un mayor número de carteras se abrirían más.

La compañía hasta ahora ha rehuido el debate del sueldo mínimo. Pagar preventivamente a sus propios trabajadores más conlleva cierto riesgo, pero sin duda presionaría a los rivales, así como a los gobernantes. Y mientras Wal-Mart puede querer evitar las repercusiones políticas, las económicas parecen convincentes.