Las grandes empresas piden otra vuelta a la reforma laboral

Espaldarazo con matices a la gestión económica de Rajoy

Imagen de la última reunión de Mariano Rajoy con el Consejo Empresarial para la Competitividad, celebrada en julio de 2013.
Imagen de la última reunión de Mariano Rajoy con el Consejo Empresarial para la Competitividad, celebrada en julio de 2013.

Las grandes empresas que componen el Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC) almuerzan hoy con Mariano Rajoy para mostrarle el apoyo incondicional que le han ofrecido desde que llegó al Gobierno en noviembre de 2011. Incluso en las peores épocas cuando la prima de riesgo bordeaba los 650 puntos (500 más que ayer) y el rescate de la economía española parecía inminente, los distintos informes del CEC reflejaban un apoyo unánime a las políticas de ajuste de Rajoy y mostraban una imagen de la economía española muy diferente a la que sugerían los indicadores económicos. En mayo de 2012, el informe anual del CEC consideró que el nivel adecuado de la prima de riesgo era de entre 150 y 200 puntos (ayer estaba por debajo de los 150) y que España rebajaría el déficit a los objetivos pactados en 2012 y 2013.

El apoyo a Rajoy no ha palidecido, pero por el camino se han aprobado algunas reformas que han dejado un regusto amargo entre los empresarios, que se sienten traicionados ante lo improvisado de algunas de las medidas y la “absoluta” falta de interlocución sobre los cambios. Fuentes cercanas al CEC apuntan que le transmitirán ese sentimiento a Rajoy, en especial en lo referente al decreto de diciembre sobre la obligatoriedad de cotizar por las retribuciones en especie, aprobado de forma urgente y sin contar con las empresas. También lo harán por una reforma fiscal que ha acabado con los numerosos beneficios fiscales que disfrutaban las grandes empresas. Estas últimas podían llegar a pagar un tipo efectivo del 16%, muy por debajo del tipo oficial del 30%. “Sin embargo, difícilmente nos podemos oponer a estas reformas con los sacrificios que están realizando los ciudadanos”, apuntan esas mismas fuentes.

Malestar empresarial por la obligación de cotizar por la retribucion en especie

Los miembros del CEC son conscientes de que la corrección del principal problema de la economía española (la tasa de paro no bajará del 24% hasta 2017, según la Comisión Europea) pasa por sus manos. Y por ello van a insistir en su petición, desoída en numerosas ocasiones, de una rebaja de las cotizaciones que pagan los empresarios a la Seguridad Social. Una reivindicación que ya se encargó de enfriar el Secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomas Burgos, ante la difícil situación de tesorería del sistema, ya que incurrirá en déficit este año y el que viene. De hecho remarcó que una rebaja de seis puntos de las cotizaciones sociales, tal y como solicitan los grandes empresarios, obligaría al Ejecutivo a subir el IVA al 29%.

En su encuentro con Rajoy, los empresarios reclamarán al presidente del Ejecutivo que no frene el impulso reformista de los dos últimos ejercicios y que vaya incluso más allá en algunos aspectos de la reforma laboral. Los empresarios, tal y como mostraron en la última asamblea de CEOE, también están muy contrariados por la gestión de los fondos para las políticas activas de empleo y reclaman una revolución para que esos recursos lleguen a los parados poco cualificados. También tienen previsto presentarle a Rajoy un decálogo para reindustrializar España.

Otro asunto que con toda probabilidad estará encima de la mesa será el referéndum que el gobierno catalán ha previsto para el 9 de noviembre para independizarse de España. Algunos miembros del CEC, como José Manuel Lara Bosch, presidente de Planeta, han amenazado con abandonar Cataluña si finalmente sale adelante la afrenta sececionista de Artur Mas.

Descarta más ajustes tras las elecciones

En la entrevista concedida a la SER, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sugirió que las pensiones sufrirán una nueva reforma a largo plazo, aunque también puso en valor el hecho de que no se hayan congelado como en Francia. “De 100 euros del presupuesto, 37 se van a pensiones, es gasto social. Éste es uno de los temas que en el futuro habrá que afrontar, porque somos nueve millones de pensionistas y dieciséis millones y pico pagando Seguridad Social”, aseguró. Pese a esta advertencia, Rajoy descartó que se vayan a hacer más ajustes en el gasto después de las elecciones al Parlamento Europeo del próximo 25 de mayo. “Tenga la seguridad de que no”, afirmó. Ypara ello valoró el hecho de que la recaudación “haya crecido un 4,7% en los primeros meses, porque hay más actividad”, y que la recaudación de las pymes “está aumentando el 6,7%, lo que es un buen dato”. Frente a las críticas por el aumento de la desigualdad, Rajoy insistió en que “lo mejor para luchar contra ella es crear empleo y tener una educación que garantice la igualdad de oportunidades”. Asimismo se puso como principal objetivo combatir el fraude fiscal. “Somos el país de los 28 de la UE en el que menos se recauda en IVA con respecto al PIB”, señaló.