Breakingviews

Nuevos cálculos en Reino Unido

El PIB del primer trimestre de Reino Unido llegó con fuerza, como se esperaba. Pero hay algo sorprendente que acecha este año. Los encargados de las estadísticas van a solucionar uno de los grandes problemas de Reino Unido –la baja tasa de ahorro– con una alteración de su metodología. Las transformaciones numéricas son maravillosas –pero la realidad sigue siendo preocupante–.

El crecimiento económico del 0,8% respecto al trimestre anterior fue como se esperaba. El ritmo anual del 3,1%, también es muy bueno. Puede que Reino Unido sea la economía con un crecimiento más rápido en el mundo desarrollado, pero hay que hacer algunas advertencias.

El país crece tan rápido por la reducción que se produjo y el tiempo que necesitó para revivir. La segunda advertencia es que hay, incluso ahora, mucha frivolidad en la recuperación, con dinero extranjero entrando en el mercado inmobiliario londinense, parte de él de oligarcas rusos.

Además, la Oficina de Estadísticas Nacionales ha asegurado que el cambio de la versión del Sistema Europeo de Cuentas en septiembre de este año añadirá entre 2,5 y 5 puntos porcentuales al PIB. Un práctico impulso.

Se notará un impacto importante en lo que ha parecido durante los últimos años una de las principales debilidades de la economía de Reino Unido: la baja tasa de ahorro de los hogares. Cambiará el tratamiento que se da a los planes de pensiones de prestación definida para que las contribuciones prometidas por los empleadores pasen a formar parte de los ahorros de los trabajadores. La tasa de ahorro personal se duplicará. Pero la modificación esencialmente cambia el dinero. El ahorro corporativo será más bajo.

Ha comenzado un buen año para el PIB de Reino Unido. Y la recuperación tardía sin duda debe ser bienvenida. Pero las contribuciones de oligarcas y estadísticos son preocupantes. Y el hecho de que la producción sea todavía un 0,6% inferior a la de 2008 es un mejor reflejo de la realidad.