Primer alza interanual en más de dos años

Consumo y gasto público tiran del PIB, que crece el 0,4% hasta marzo

La demanda empresarial de electricidad crece al nivel más alto en cuatro años

El consumo de carburante de automoción encadena dos meses en positivo

PIB crece un 0,5%
Luis María Linde, gobernador del Banco de España.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, fue el encargado de anunciar el pasado martes que la economía española está ya en la senda de una recuperación y que por ello el Ejecutivo va a incluir unas previsiones de crecimiento en el plan de estabilidad que remitirá la próxima semana a Bruselas que rondarán el 1,5% de media entre este año y el que viene. Un optimismo que fue refrendado por el Banco de España, tradicionalmente más escéptico que el Gobierno, que en su informe económico de abril, vaticinó que la economía española “prolongó la trayectoria de paulatina recuperación de la actividad en un contexto en el que se produjeron un avance adicional en la normalización de los mercados financieros y la consolidación gradual de la mejoría del mercado laboral”. La información “disponible, todavía incompleta” le permite estimar a la institución gobernada por Luis María Linde que el PIB habría aumentado un 0,4% en tasa intertrimestral (frente al 0,2% del período octubre-diciembre). Se trata del incremento más importante desde el primer trimestre de 2008, lo que habría permitido situar a la tasa interanual también en terreno positivo (0,5%), tras nueve trimestres consecutivos de tasas interanuales negativas.

La mejora de la economía se sustenta, según el Banco de España, en la demanda interna, que crece un 0,3%, aporta más que la demanda externa y deja de suponer un lastre para el crecimiento por primera vez desde 2010. El consumo privado crece un 0,3% algo menos que el trimestre anterior, la inversión retrocede el 0,1% (por la caída de la construcción) y el gasto público, aunque el Banco de España no detalla la cifra, vuelve a contribuir de forma positiva al PIB, después del fuerte recorte que marcó el último trimestre de 2013. A su vez, se prevé una contribución positiva de la demanda exterior neta al crecimiento intertrimestral del PIB de dos décimas, inferior en cualquier caso a la del tramo final del año pasado.

Esta estimación del PIB para el primer trimestre de 2014 es coherente con las proyecciones macroeconómicas para 2014 y 2015 que publicó el Banco de España el pasado mes de marzo, y que situaban el avance del PIB en tasas del 1,2% y del 1,7%, respectivamente. Una media del 1,45% que coincide con el 1,5% anunciado por Guindos el martes. Las estimaciones del Banco de España señalan que la demanda interna aportará más crecimiento al PIB que la demanda externa. Un cambio que obedece tanto a la revitalización del consumo y de la inversión empresarial y a la ralentización del vigor exportador, que seguirá creciendo, pero no a los ritmos tan elevados registrados en 2013 en el entorno del 5%.

Las proyecciones están basadas en los buenos datos que se están cosechando en el inicio de este ejercicio en indicadores como la demanda eléctrica, el consumo de carburantes o la compra con tarjetas de créditos. Red Eléctrica de España dio ayer a conocer los datos de consumo de grandes empresas correspondientes a marzo, con un incremento que avala ese cambio de tendencia. En marzo habría crecido un 6,5%, fundamentalmente por el empuje del consumo industrial, con un avance del 8,4%, mientras que el de servicios se ha mantenido igual, algo que no sucedía desde el inicio de la crisis.

Entre enero y marzo, la demanda de grandes consumidores creció un 4,1% respecto al mismo período del año anterior, una vez corregidos los efectos de la temporalidad y de la temperatura, ya que incluyen los datos de Semana Santa, uno de los períodos de mayor consumo de todo el año. Se trata del avance más importante desde enero de 2010, sustentado en la mayor demanda de las actividades industriales de producción de bienes de equipo, las industrias extractivas y el sector primario, “lo que reflejaría una reactivación en cadena de todo el proceso productivo industrial”.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ya avanzó que uno de los indicadores que más tiene en cuenta para valorar la fortaleza de la recuperación es la importación de bienes de equipo, ya que anticipa un repunte de la demanda interna. Este es el sector cuya demanda de electricidad está creciendo más , con un aumento anual del 4,9% y un peso del 23,3% en el total del consumo.

La venta de carburante es otro de los indicadores que muestra sígnos de reanimación tras llevar lastrado los seis años de crisis por el repunte del paro y los recortes salariales. Los últimos datos de la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores) hasta febrero muestran que la demanda de gasolina y gasoleo habría crecido en tasa anual en los dos primeros meses del año, gracias al repunte de la demanda de gasóleo (1,3%) que compensa el retroceso de la gasolina (-0,4%). Un detalle que no es baladí si se tiene en cuenta que más del 70% de los vehículos del parque automovilístico en España consumen gasóleo. Unos datos que se podrían ver refrendados en Semana Santa, en el que la ocupación hotelera ha crecido siete puntos y el número de desplazamientos en vehículo registrados por la Dirección General de Tráfico subió un 11%.

Otro indicador que podría avanzar un cambio de tendencia es la compra con medios de pago electrónicos. En los dos últimos trimestres de 2013 tanto el número de operaciones como su importe crecieron hasta un 6%. Las operaciones de retirada de efectivo de cajeros, en caída libre desde 2009, registraron el retroceso más bajo en el cuarto trimestre de 2013.

Rechaza el riesgo de nuevas caídas de precios

El Banco de España reconoció ayer que el IPC registrará “tasas muy reducidas” e incluso nuevas caídas “puntuales” a lo largo del año, aunque ve “remota” la posibilidad de que se registren caídas generalizadas y persistentes de precios (deflación). Así explica que las tendencias que ya se observan de recuperación del gasto de los hogares y de menores caídas del coste del factor trabajo apuntan a una trayectoria ligeramente creciente de la inflación en el transcurso de 2014.

El turismo tiene una cuota mundial del 6%

El informe del Banco de España revela que el turismo en España tiene una cuota mundial que se sitúa ya alrededor del 6%, muy por encima de la cuota comercial (1,74% del total) y del peso relativo de nuestro país en el PIB mundial (1,86%). “El turismo es uno de los sectores clave de la economía española, que está desempeñando un papel decisivo en la salida de la crisis”, asegura el banco emisor, que insta a mejora de la calidad para atraer segmentos con más capacidad de gasto.

Vaticina una lenta absorción del desempleo

El supervisor descarta que la recuperación económica iniciada en los países del euro no vaya a venir acompañada de creación de empleo, si bien advierte de que la absorción de los altos niveles de paro será “muy lenta” por “el carácter débil” de la recuperación. El artículo pone especial énfasis en el caso español e irlandés, con una mayor sensibilidad de la tasa de paro a la actividad por el desplome de la construcción, un sector muy intensivo en la mano de obra.